Capítulo 292: ¿Por qué estás gritando?


La dama del vestido rojo estaba mirando hacia ella.

¡Leng Xiangyu repentinamente se resbaló y cayó del carruaje!

“¡Señora!” El sirviente rápidamente la cargó, “¿está bien?”

Leng Xiangyu sabía algo de Kung Fu y aunque no era una experta, esa era la primera vez que la gente la veía caerse.

Leng Xiangyu estaba pálida y repentinamente dijo, “¡Luo Xinglan!” ¡Su voz era aguda y feroz! ¡Todos estaban asustados!

A ella no le importaba lo desordenada que lucía y rápidamente giró hacia esa dirección.

Todos permanecieron en silencio.

Desde luego, siguieron su mirada pero no vieron nada, salvo unas pocas personas que pasaban.

Aparentemente, Leng Xiangyu no volvió a ver a la dama del vestido rojo nuevamente y eso la asustó aún más.

¿Era esa Luo Xinglan? ¿Regresó por venganza?

Cuando estaba en lapsus y con miedo, todos los sirvientes rápidamente se arrodillaron, “¡General!”

¡Leng Xiangyu estaba conmocionada! Su cuello fue jalado por alguien incluso antes de que pudiera verlo claramente. “¿Por qué estas gritando?” Su voz era fuerte y firme – era Gu Xietian.

Leng Xiangyu no esperaba su regreso y dijo impactada, “General… la vi…”

“¿Ella? ¿Quién?” Gu Xietian preguntó apresuradamente.

Leng Xiangyu finalmente regreso a la normalidad y susurró, “Yo… creo que estaba confundida…”

“Te pregunto, ¡¿a quién viste?! ¿Luo Xinglan? Tú estabas gritando su nombre antes…” Gu Xietian rápidamente dio un vistazo a los alrededores, pero no vio a nadie que se pareciera a ella.

Leng Xiangyu rápidamente lo negó, “creo que estaba confundida, la Hermana Luo ha… fallecido hace bastante tiempo, cómo podría haber regresado…”

Gu Xietian la miró ferozmente, y continuó preguntando, “¿estás segura de que era la persona equivocada? ¿Dónde está? ¿Qué clase de atuendo llevaba?” Él luego preguntó a los sirvientes, “¿la vieron?”

Los sirvientes sacudieron sus cabezas ya que ellos realmente no vieron a nadie. Además, sólo habían servido a la familia Gu por un corto período de tiempo, ni siquiera conocían el nombre de Luo Xinglan y mucho menos la conocían en persona. Incluso si hubiera pasado frente a ellos, estos ni siquiera la reconocerían.

Por supuesto, Leng Xiangyu no lo admitiría. Ella simplemente describió la figura del cuerpo de esa dama que se parecía a la de Luo Xinglan…

Gu Xietian se sumió en una depresión y regresó a su carruaje dejando atrás a Leng Xiangyu.

Inicialmente, él quería que los sirvientes buscaran a esa dama, sin embargo, se dio cuenta de que la mayoría ni siquiera sabían quién era Luo Xinglan…

No se rindió y en su lugar merodeó por algunas calles buscándola. Sobraba decir que ni siquiera encontró a alguien que luciera remotamente similar, sin mencionar el encontrar a Luo Xinglan.

Se detuvo en una esquina, deprimido. Era un día con viento, su humor era tan frío como el viento otoñal.

“¡Xing, nuestra hija es tan grandiosa! Sin embargo, ella ahora se enfrenta a un desafío muy difícil, ¿no quieres saber más al respecto?” Parecía que estaba hablando consigo mismo ya que nadie le respondía.

Estuvo de pie allí por un momento y luego se fue, abatido.

En cierto lugar cercano, había una dama de pie en un tejado. Llevaba un vestido rojo con un sombrero con velo. Estaba mirando silenciosamente hacia donde se dirigía Gu Xietian. No hablo ninguna palabra ni se movió, como si ella fuera una estatua.

“Maestra, ¿no quieres verlo?” Ella estaba acompañada por dos jovencitas que portaban vestidos verdes. Estas miraban en la misma dirección y una de las jóvenes se lo preguntó.