Capítulo 290: ¿Asuntos familiares? ¿Asuntos de Estado?


Di Fuyi sonrió, “¿Vas a negociar en su nombre?”

Era una frase tan simple, pero sonaba tan aterradora cuando provenía de la boca de Di Fuyi.

Gu Xietian reprimió sus emociones y se postro, “no estaba tratando de negociar, pero me gustaría poder enseñarle la lección por mí mismo, ya que merece un castigo por insultar a su propia hermana…”

“Depende de usted”. Di Fuyi dijo.

Gu Xietian le informó al Emperador, saltó al escenario y caminó hacia Gu Tianyi. Antes de que pudiera hablar, Gu Xietian le dio algunas bofetadas en el rostro, “¡bastarda! ¡Xijiu es tu hermana! ¿¡Cómo pudiste insultarla e incluso influenciar a otros para que se te unieran!?”

Gu Xietian era un guerrero, él no contuvo su fuerza, pero literalmente abofeteo a Gu Tianyi en el rostro. Cuando él terminó, el rostro de ella se hinchó y se puso rojo, sus labios incluso sangraban.

Ese no fue el final – Gu Xietian le dio una mala patada después de abofetearla. ¡Ella fue arrojada lejos y una de sus costillas incluso se rompió!

En esa ocasión, ella ni siquiera podía levantarse. Yacía en el piso y lloró mientras admitía sus errores…

Gu Xietian dijo enojado, “ya que sabes que la has perjudicado, ¿¡no se supone que debes disculparte con tu hermana!?”

¡Gu Tianyi estaba realmente asustada! Aunque solía hablar muchas tonterías, ¡no esperaba enfrentar una consecuencia tan grave como esa!

Sin embargo, sabía que su padre estaba tratando de buscar una forma de que ella escapara. Rápidamente se arrastró hasta el escenario y se postro ante Gu Xijiu, “yo realmente lo siento, te pido perdón, hermana. Por favor, perdóname”.

Siguió postrada hasta que su piel sangro.

Gu Xijiu le dio una mirada, pero permaneció en silencio.

No era la Madre María, no tenía interés en su disculpa.

La dueña original solía ser intimidada por Gu Tianyi.

¡Ella pateo a la joven Gu Xijiu en el agua durante el invierno, simplemente la acusó, le dijo a otros hermanos que la evitaran, incluso le mintió y casi causo que fuera secuestrada!

No era la persona más malvada del mundo, ¡pero merecía morir!

Nunca había dejado espacio para retirarse cada vez que atacaba a otros.

Aunque algunas de sus acciones no sonaban muy serias, ¡podrían tener graves consecuencias!

Gu Xijiu no mató a Gu Tianyi antes porque no quería que su sangre permaneciera en su cuchillo, ¿cómo podía estar dispuesta a rescatarla ahora?

Gu Tianyi definitivamente sería castigada de una manera cruel si Gu Xijiu se negaba a ayudarla…

Para Gu Xietian, Gu Tianyi ya no era su hija favorita. Sin embargo, lo había estado sirviendo durante tantos años, por lo que no estaba listo para verla sufrir por esos castigos. Miró a Gu Xijiu, “Xijiu…”

Gu Xijiu lo miraba con frialdad, sus miradas lo asustaban tanto que no pudo pronunciar el resto de las palabras que quería decir.

Di Fuyi preguntó, “General Gu, ¿has terminado?”

Gu Xietian se detuvo por un momento, “este es mi asunto familiar…”

Di Fuyi respondió con frialdad, “Si Gu Xijiu fuera sólo tu hija, ni siquiera me importaría cómo tus otras hijas la intimidaran. Sin embargo, es la discípula de El Señor y tu hija la ha insultado. ¿crees que esto todavía es un asunto puramente familiar?

Gu Xietian estaba pálido, no podía continuar respondiendo, “esto…”

Di Fuyi ya no tenía paciencia y le habló al Emperador, “Su Majestad, el General Gu ha terminado su castigo. ¿Es el turno de ella para recibir el castigo legal nacional?”