VVC – Capítulo 288

0

Capítulo 288: No había necesidad de probar por parte del Señor


Di Fuyi era el mejor entre los cinco discípulos elegidos y también el más considerado. Hua Wuyan supuso que siempre encontraría una manera.

“Sólo hay unos pocos en este mundo que saben cómo se ve verdaderamente el Señor. Si la joven no lo hubiera visto realmente en sus sueños, ¿cómo podría contarnos sobre ello, de manera tan viva y vívida? Además, algunas partes de su Kung Fu son en efecto del Señor. Todos estos hechos son suficientes para probar que sus palabras son verdaderas. No hay necesidad de buscar al Señor para probarlo”, dijo Di Fuyi calmadamente.

“Pero…” Hua Wuyan vaciló. Di Fuyi alzó sus mangas y detuvo su discurso, “no hay nada más que decir. Nos tomará un tiempo si realmente queremos ver al Señor. Ocupémonos del asunto que tenemos actualmente aquí con la Señorita Gu”.

Los ojos de Hua Wuyan parpadearon, “¿de qué más hay que hacernos cargo?”

“¡Desde luego! Incluso los discípulos del Señor deben recibir el castigo que merecen después de haber cometido un error tan terrible”, dijo Di Fuyi con toda seriedad.

La multitud estaba en silencio.

Todos esos altibajos dramáticos eran difíciles de seguir para la gente.

Fue especialmente difícil para Leng Xiangyu comprenderlo. Sus latidos aceleraron con el flujo de los escenarios dramáticos de altibajos y su estado de ánimo fluctuaba entre estar esperanzado y temeroso. Sintió como si su corazón estuviera a punto de explotar en su pecho.

Gu Xietian también sintió como si él estuviera a punto de tener un ataque al corazón.

Finalmente dijo, “Maestro Celestial Zuo, este es sólo el error involuntario de Gu Xijiu, además, puede ser la discípula del Señor. ¿No podrías no castigarla por consideración al Señor?”

“Todos son iguales en los ojos de la ley”, dijo Di Fuyi suavemente, silenciando a Gu Xietian.

Di Fuyi giró su atención hacia el Emperador, “Su Majestad, ¿qué piensas de esto?”

El Emperador lo pensó por un momento y finalmente comentó, “aunque fue sólo su error involuntario, hacerse pasar por el discípulo elegido no es algo con lo que se pueda jugar. Ella no debería ser liberada tan fácilmente. ¿Qué tal si lo hacemos es esta manera? Habrá un castigo, pero no será tan severo como un castigo regular para la gente común al hacerse pasar por el discípulo elegido – ella sólo recibirá una sentencia ligera en su lugar. De lo contrario, será difícil para nosotros explicárselo al Señor”.

En esa tierra, incluso un niño de los seguidores del Señor recibiría la recepción más ceremoniosa.

Aunque Gu Xijiu no era realmente su discípula reconocida, él se había esforzado para enseñarle y guiarla. Su identidad debía, por tanto, ser tratada como igual a un discípulo elegido. Si la castigaran como a un plebeyo, eso sería un gran deshonor para el Señor. Por tanto, no había nadie que estuviera en desacuerdo con el punto de vista del Emperador.

La multitud comenzó a parlotear de manera caótica, tratando de aullar por las opiniones del Emperador. Finalmente, Di Fuyi, quien tuvo la última palabra, dio el veredicto final.

La culpa por Gu Xijiu al hacerse pasar por el discípulo elegido no debía perdonarse completamente. Todavía sería llevada al Bosque Oscuro, pero no en la parte más profunda, sólo hasta el tercer pico. Ella definitivamente podría mantener todas sus habilidades de Kung Fu. Incluso le ofrecieron un período de seis meses para prepararse completamente antes de ir.

Una vez que se tomó la decisión, ninguna persona estuvo en desacuerdo. Todos asintieron en acuerdo.

Gu Xijiu dio un suspiro de alivio.

La decisión pronunciada era de hecho una gran noticia para ella. Ahora poseía un cierto nivel de poder espiritual. Su poder alcanzaría nuevas alturas si aprovechaba la oportunidad para concentrarse en su práctica dentro de esos seis meses. Ya no sería un gran asunto el entrar al Bosque Oscuro, ya que sus posibilidades de escapar aumentarían enormemente.

Mantuvo una actitud calmada y escuchó todo el veredicto desde un costado. Al final, no pudo evitar sentirse impresionada por Di Fuyi y desarrollar una sensación de admiración por él.

Todas las promesas que él una vez le hizo a Long Siye se realizaron – franca y justamente. Él incluso se había ganado la reputación de ser desinteresado y justo.

Parecía que el trato de Long Siye no se desperdició.

Ella lo miró. En su mente, una pregunta comenzó a surgir.