VVC – Capítulo 286

0

Capítulo 286: Una marcha


El alboroto de ruidos había causado caos, extendiéndose a través de la multitud.

Hubo algunos maestros entre la multitud que se entregaron a charlas elocuentes de una manera muy sonora. Como todos poseían poder espiritual, sus voces ciertamente se habían vuelto inusualmente fuertes.

Una de las más ruidosas tenía que ser Gu Tianyi. «¡Qué vergüenza! ¡Esto es demasiado vergonzoso!» Ha humillado al General. Sólo porque posee algunos conocimientos médicos, ha olvidado por completo su valor inútil. Incluso se atrevió a hacerse pasar por la discípula elegida – que desvergonzada. Nosotros, de la residencia general, ¡estamos avergonzados de ella!”

«Jaja. Exactamente, esto es gracioso. Me pregunté cuan poderosa podría ser, pero resultó ser simplemente mediocre». Algunas personas estuvieron de acuerdo casi instantáneamente.

«La idiota que soñó con alcanzar el cielo de una sola vez ahora ha quedado completamente expuesta con sus verdaderos colores. Una idiota siempre será una idiota, en cualquier lugar, en cualquier momento…», la multitud continuó.

«Su habilidad médica también puede ser falsa. Probablemente fue pura suerte que incluso lograra curar al chico enfermo esa única ocasión».

«Exactamente, su habilidad médica debe ser totalmente incomparable a la Santa Tianwen. Esa vez fue probablemente una coincidencia afortunada».

«Suspiro, como dice el refrán, las latas vacías hacen un ruido más fuerte. Es realmente fea y vacía…»

Todo tipo de comentarios desagradables y viciosos comenzaron a salir de la multitud, lo suficientemente fuerte como para ser escuchados desde el escenario.

Di Fuyi podía escucharlos y también Gu Xijiu.

Siendo burlada públicamente de tal manera desdeñosa era insoportable.

Sólo había una forma de describir el escenario.

Era como si una celebridad hubiera sido públicamente expuesta a su escándalo y estuviera rodeada por las interminables luces destellantes. Luego sería duramente condenada, tanto por lo que hablo o escribió. La cantidad de presión pública debía ser realmente devastadora.

Era como una marcha, una marcha de condena.

Todos eran como la liga de la justicia, como si estuvieran en un terreno moralmente superior, con el poder suficiente para burlarse y condenarla, a pesar de que el tema no tenía nada que ver con ellos, incluso aunque bien podía ser inocente.

Di Fuyi miró a Gu Xijiu con los ojos medio cerrados. Gu Xijiu frunció sus labios, sin decir una palabra. Actuó completamente a gusto como si la acusación pública no tuviera nada que ver con ella. Debajo de las mangas, todo lo que ella podía sentir era la frialdad en la punta de sus dedos.

Di Fuyi alzó su mano e hizo una señal a la multitud. Él pronunció, «¡silencio! ¡El Maestro Celestial Zuo tiene algo más que decir!»

Su voz no era excepcionalmente atrayente, pero fue suficiente para atrapar a la multitud en un instante, bajando todas sus voces.

La multitud guardó silencio, esperando pacientemente el próximo movimiento de Di Fuyi.

Como era de esperar, era hora de que se ocupara de los asuntos relacionados con Gu Xijiu.

Leng Xiangyu miró al escenario con sus ojos bien abiertos, esperando ansiosamente que Gu Xijiu recibiera el castigo. El castigo era más como un alivio para su odio, por lo que finalmente ella podría sentirse mejor.

Di Fuyi comenzó a hablar. Sonaba completamente relajado, «ella no es la discípula elegida, pero su Kung Fu es en efecto realmente extraordinario. Ha absorbido todos los rayos de la Serpiente Relámpago de Cinco Colores y ahora está brillando en siete colores. ¿No les recuerda a alguien?»

La multitud estaba en un estado de confusión.

Sólo Hua Wuyan y Qian Yueran fueron alcanzados por una repentina realización.

Qian Yueran lo dijo en voz alta, «¡El Señor!»

Las palabras fueron como un hechizo que golpeó la multitud y la silenció inmediatamente. La plaza estaba tan silenciosa que uno podía escuchar el sonido de un alfiler cayendo al suelo.

Di Fuyi sonrió. «Exactamente, es el Señor. Su Kung Fu está profundamente relacionado con el Señor», dijo, palabra por palabra.

Sus palabras se extendieron por la plaza como una onda. La gente estaba muy confundida.

Era el Señor

La idea del «elegido» era ligeramente vaga e insustancial, lo que dificultaba la comprensión de la mayoría de las personas, pero el hecho de que el Señor era el único Dios verdadero en la tierra era algo en lo que la mayoría la gente estaría de acuerdo.

El Kung Fu de Gu Xijiu estaba relacionado con el Dios que era adorado por miles de personas. Eso podría incluso probar que era la discípula del Señor.

Gu Xijiu estaba en estado de shock.

No podía entender la relación entre ella y el Señor. Lo más cerca que había estado de él fue cuando le quitó la bata a la estatua de jade del Señor.