Capítulo 283: Ella se convirtió en la víctima


Su voz era tan suave como la brisa primaveral, pero en el fondo, Qian Yueran pudo sentir la frialdad en su tono. Él rápidamente dejó escapar una sonrisa, “No me atrevo. Sólo lo he dicho porque me sentía un poco desafortunado por la dama. Soy bastante franco y lo que digo puede ser ofensivo para ti en ocasiones, pero debes saber que no tiene intenciones maliciosas”.

Di Fuyi le dio una mirada. Él rio nuevamente, pero en un tono más suave, “no, tú no eres franco, sólo eres un poco tonto. Además, estás fuera de ti”.

Qian Yueran quedó sin palabras.

Di Fuyi sonrió, “también soy franco, por favor no te lo tomes como algo personal”.

El rostro de Qian Yueran instantáneamente se enrojeció. Estaba tan furioso que no podía expresarse correctamente.

Indudablemente, era uno de los grandes Señores Supremos y sin embargo, el Maestro Celestial Zuo decidió criticarlo públicamente llamándolo tonto delante de todo el mundo. Qian Yueran no pudo contenerse, así que dio unos pasos hacia atrás.

Una ráfaga de viento soplo. Un escalofrío recorrió su cuerpo.

Fue extraño. A pesar de que solía actuar imprudentemente por impulso, la mayoría de las veces él todavía era capaz de comportarse y hablar apropiadamente. En esa ocasión, se estaba comportando de manera muy extraña, como si estuviera poseído.

Miró a Di Fuyi e intentó explicarse, pero éste no parecía prestarle atención. En cambio, Di Fuyi hizo señas a sus subordinados en el escenario con un gesto de su mano y dijo, “¡ahora pueden comenzar!”

Los ocho subordinados respondieron al unísono. Dentro de movimientos rápidos, ya estaban parados en ocho posiciones diferentes.

Qian Yueran todavía estaba enojado consigo mismo por ser tan franco, sin considerar las consecuencias. Vio a Di Fuyi avanzar unos pasos al frente. “Hermano Di, ¿vas a ser unilateral y parcial?” Él dijo abruptamente sin pensar, una vez más.

Di Fuyi se detuvo y dijo, “desde luego que no, administraré mis asuntos de una manera justa y ortodoxa. No seré parcial”.

Qian Yueran se sintió aliviado instantáneamente. Mientras recuperaba su aliento, Di Fuyi agregó, “seré justo con todos, incluyéndolos a ustedes dos”.

Qian Yueran se congeló. Él de alguna manera tenía la sensación de que lo que Di Fuyi había dicho podía contener algunos matices en sus palabras.

La expresión de Hua Wuyan también había cambiado ligeramente. “Fuyi, no tengo nada que decir”, dijo con una sonrisa amarga. Ella era la víctima inocente en esa prolongada controversia.

Di Fuyi la miró al rostro y dijo, “¿en verdad?” Su voz era suave, tan suave que había aterrorizado a Hua Wuyan sin una razón aparente.

Gu Xijiu se adelantó abruptamente. Rodeó a Qian Yueran y lo miró atentamente de los pies a la cabeza.

Qian Yueran perdió un poco de su ingenio, “¿qué estás mirando, jovencita?”

Gu Xijiu respondió bastante seca, “nada”, luego giro su cabeza y se alejó.

Qian Yueran estaba perdido de las palabras. De alguna manera tenía la sensación de que había algo que no se dijo en la forma en que decía “nada”.

La prueba había comenzado. Los ocho protectores del Salón Fucang se pararon en sus respectivas posiciones en cada esquina de los Ocho Diagramas, mientras que Gu Xijiu tuvo que colocarse en el centro del Escenario del Cielo Abierto, con la espalda inclinada hacia el centro de los tres pilares.

Había un engranaje oculto en el mecanismo del pilar. Una vez que ella se había aferrado a el, fue inmediatamente detenida por cadenas que salían de la parte superior del pilar.

Di Fuyi comenzó a realizar los rituales en el centro de los Ocho Diagramas. Había brillantes rayos de una colorida luz en la punta de sus dedos. Había un poco de parecido con la Espada Legendaria de las Seis Venas, pero mejor.

Seguidas por los rayos de luz, las nubes en el cielo comenzaron a moverse hacia el pilar central. Un rayo había impactado de pronto en las nubes oscuras. Incluso a plena luz del día, el rayo era sorprendentemente brillante, causando un ataque de nervios.

Esa clase de prueba pública era tan escasa que casi nadie la había visto con sus propios ojos. Fue un momento tan tenso que las personas comenzaron a contener la respiración con ansiedad.

Gu Xijiu también estaba un poco nerviosa, ya que todavía tenía una pequeña preocupación en el fondo de su corazón.

Aunque no había escuchado antes que la gente muriera por accidente durante pruebas anteriores, el rayo que comenzó a golpear dentro de las oscuras nubes que la rodeaban, la había aterrorizado severamente.

Comenzó a suponer que el Maestro Celestial Zuo planeaba golpearla convocando el rayo.

Definitivamente eso parecía por la forma en que él realizaba los rituales.