VVC – Capítulo 282

0

Capítulo 282: ¿Él estaba aprovechando la oportunidad de buscar venganza?


Gu Xijiu también lo miró calmadamente.

Di Fuyi rio, “¿por qué estás apurada? Está a menos de una hora…” luego miró tanto a Qian Yueran como a Hua Wuyan, “¿tienen algo que decir?”

Hua Wuyan vaciló un poco y sacudió ligeramente su cabeza, “no, soy sólo un ayudante en la prueba. Haré lo que tú digas”.

Qian Yueran repentinamente se adelantó y se dirigió frente a Gu Xijiu, “eres demasiado valiente. ¿Sabes qué tipo de castigo recibirás si pretendes ser un discípulo del regalo celestial?” Su voz fue lo suficientemente fuerte y era escuchada por todos.

Gu Xijiu lo miró en silencio y no habló.

Qian Yueran continuó, “todos sus talentos y habilidades en las artes marciales serán eliminados y serán desterrados al Bosque Oscuro. No habrá misericordia. Aunque el Hermano Di es bueno y gentil la mayor parte del tiempo, también es firme y se apega a los principios cuando se trata de asuntos oficiales”.

Él expresó su compasión, “después de todo, eres sólo una niña. Todavía está bien si nunca tuvieras poder espiritual porque no necesitarías pasar por el proceso de eliminación de artes marciales y simplemente te expulsarían al Bosque Oscuro. Sin embargo, ahora ya posees un poco de poder espiritual. Aunque todavía es bajo, aún existe. Una vez que hayas sido probada como una impostora del discípulo del regalo del cielo, tendrás que ser eliminada. Incluso si Di Fuyi tiene una especial admiración hacia ti, él no puede ser indulgente con ese asunto. ¿Por qué querrías clamar que eres una discípula del regalo celestial? No es algo que cualquiera pueda simplemente mantener…”

La voz de Qian Yueran hizo eco en toda la plaza. Era incluso más poderosa que usar un altavoz. Todos en la plaza pudieron escuchar fuerte y claro sus palabras.

Hubo una miríada de expresiones faciales mezcladas después de escuchar su declaración.

El rostro de Gu Xietian palideció inmediatamente.

El Emperador se sorprendió ya que planeaba pedir clemencia a nombre de Gu Xijiu. Ahora, él no podía hacerlo más después de que Qian Yueran lo dijo tan alto en público. Él ya no podría ayudar a apelar.

Los ojos de Gu Xijiu se oscurecieron.

Aunque Qian Yueran sonaba como si él se preocupara por ella, de hecho estaba tratando de hacer que conociera su destino. Una vez que lo dijo, nadie podría pedir más favores e incluso Di Fuyi tenía que actuar con justicia.

Nunca había esperado que Qian Yueran fuera tan astuto, ¡aunque él parecía ser una persona bastante directa!

Por supuesto, Gu Xijiu no se olvidó de su hermano mayor, Gu Tiancao, quien era el discípulo del clan Jiuxing. Ella Incluso jugó un truco con un custodio del clan Jiuxing en el palacio. Escuchó que ese guardián era uno de los discípulos favoritos del Señor Supremo de Jiuxing…

Parecía que recibía una venganza personal con el clan Jiuxing.

¿Él estaba aprovechando la oportunidad para vengarse?

Pero el truco que utilizó para tomar su revancha era un poco demasiado bajo.

Ella después miró a Di Fuyi.

No quería malinterpretar sus pensamientos, pero no pudo evitar pensarlo después de haber visto lo que sucedió en ese momento…

Dudaba que la razón por la que Di Fuyi le ayudó a desbloquear su poder espiritual fuera para tener una razón para eliminar sus artes marciales y su poder espiritual ese día.

Él luchó con Tian Jiyue, lo lastimó gravemente y arrastro a Long Siye a ese incidente para que pudiera tener una buena razón para eliminarlos como testigos. Luego le pidió al Señor Supremo de Jiuxing quien tenía algo en contra de ella que fuera todo el camino para arrojarla a las profundidades de la muerte. ¿Todo eso se hizo para destruirla completamente?

Ella pensó que después del viaje juntos la noche anterior, ellos al menos habrían desarrollado alguna forma de amistad. Incluso si él se negara a ayudarla, al menos no la pondría en problemas, pero ahora parecía que…

Di Fuyi estaba jugueteando con la flauta en su mano. Cuando Hua Wuyan estaba hablando, no dijo nada, sólo sonrió levemente.

Después de que Qian Yueran terminó su frase, Di Fuyi rio y miró a Qian Yueran, “Qian Yueran, ¿estás tratando de recordarme qué debo hacer?”

Su voz era suave como la brisa, pero en realidad asustó a Qian Yueran.