Capítulo 276: ¡No me arrepiento!


Aparentemente, esas pocas mujeres provenían de un clan bastante famoso. Estaban discutiendo felizmente, pero estaban llenas de sarcasmo.

“Si el Maestro Celestial Zuo la examina como una discípula del regalo celestial falsa a los ojos del público, ¿cómo podrá ella todavía vivir en este mundo?” Alguien en la mesa a su lado suspiró.

“Sí. Las personas quienes falsifican ser discípulas del regalo del cielo serán enviadas al Bosque Oscuro. Escuché que el Príncipe Heredero entró en el Bosque Oscuro por una aventura, pero que él sólo pudo alcanzar el tercer pico”.

“Él es tan capaz, pero aún regresó con heridas. La Señorita Gu Xijiu tiene un físico débil y no tiene poder espiritual. Temo que no será capaz de durar en el momento en que entre en el Bosque Oscuro”.

“Es un desperdicio de su talento médico…”

Di Fuyi escuchó un momento y miró a la mesa con las mujeres caballero. Jugó con el vaso en su mano y miró a Gu Xijiu, “¿todavía quieres probar esto en público?”

Gu Xijiu levantó una ceja, “¿por qué no?”

“Te dije que no seré indulgente con las reglas por ti”.

“Sólo necesitas ser justo”.

Luego ella rio, “la prueba pública se ha extendido a todo el reino y hay tantas personas que vienen sólo para verla. ¿Todavía puedes retractarte?”

“¿Por qué no? No soy responsable ante él. Si te sientes arrepentida…”

“¡No me arrepiento!” Gu Xijiu dijo sólo tres palabras. Ella encontraría una forma de salir de los bloqueos.

Di Fuyi permaneció en silencio. Su rostro estaba apagado.

De hecho, todo el mundo estaba discutiendo lo mismo. Algunos de ellos estaban allí sólo por diversión, algunos eran curiosos, algunos estaban allí sólo para regodearse…

Aunque todos tenían una mentalidad diferente, la mayoría de las personas no eran optimistas sobre los resultados de la prueba.

Cuando era casi mediodía, la montura de Di Fuyi apareció lentamente en el cielo y se inauguró oficialmente el Escenario del Cielo Abierto.

Bajo el escenario, este estaba repleto con una audiencia que se empujaba y todos estaban esperando ver la prueba.

Aunque habían pasado varios días desde la última vez, parecía ser la continuación de aquel día.

Gu Xijiu estaba parada al lado de Di Fuyi. Miró el Escenario del Cielo Abierto y la concurrida audiencia. No pudo evitar sentirse inferior.

El tiempo parecía haber regresado y después de todo ella había estado corriendo de regreso al cuadrilátero.

Sin embargo, también hubo algunas diferencias. Antes de escapar, era una extraña para el Maestro Celestial Zuo. Y ahora que ella había establecido algún tipo de amistad con él, al menos sabía que él haría las cosas justamente.

Otra gran diferencia era que antes de escapar, no tenía poder espiritual, pero ahora ya lo poseía.

Aunque ese poder espiritual no era fuerte, no debería ser un problema para ella saltar del bote.

Por tanto, la multitud que había esperado durante mucho tiempo acababa de atestiguar un milagro.

Pensaron que la supuestamente débil Gu Xijiu no podría saltar con éxito desde el bote, que estaba a una altura de cinco o seis pisos hasta el Escenario del Cielo Abierto.

La ruidosa multitud inmediatamente se calló después de que lo vio.

El Emperador del Reino Feixing estaba allí con sus funcionarios del gobierno. Todos estaban sentados en la plataforma de observación que estaba muy cerca del escenario, por lo que pudieron ver los cambios con claridad.

Por supuesto, Gu Xijiu quien estaba de pie en el Escenario del Cielo Abierto, también pudo ver claramente a todos.

El Emperador, el Príncipe Heredero (Rong Jialuo), el Octavo Príncipe (Rong Che), el Cuarto Príncipe (Rong Chu) estuvieron todos presentes. Podía reconocer muchos rostros familiares.

Por supuesto, Gu Xietian estaba entre ellos.

Habían pasado sólo unos días y él ahora lucía mucho mayor. Había cabellos grises adicionales en su cabeza y arrugas en su rostro.

Desde que el bote apareció en el cielo, sus ojos se habían fijado firmemente sobre ella y se sorprendió cuando la vio saltar desde el bote sin la ayuda de ninguna fuerza externa.