Capítulo 269: ¿A quién le tendría miedo? ¿De quién estaba escapando?


Como no había una salida en la cueva, era completamente oscura.

Aunque Gu Xijiu tenía muy buena vista, sólo podía ver un bosquejo de Di Fuyi, ¡y él la estaba abrazando!

“Por qué…” cuando Gu Xijiu abrió su boca, su dedo ya estaba presionando contra su boca, obviamente queriendo que estuviera en silencio.

Una serie de preguntas pasaron a través de su mente, ya que ese Maestro Celestial Zuo era muy fuerte, ¿a quién le tendría miedo? ¿De quién estaba escapando?

Su respiración era ligera, pero como su nariz estaba demasiado cerca de su oreja, Gu Xijiu aún podía sentir el calor de su aliento.

Gu Xijiu se sintió incómoda mientras él la abrazaba. Ella luchó y su insinuación era obvia – ¡déjame ir!

“Xijiu, ¿justo ahora querías devolver mi amabilidad?” Di Fuyi casi parecía como si estuviera hablando mientras mordía su oreja.

El cuerpo de Gu Xijiu se tensó ligeramente mientras asentía con su cabeza.

En un mundo tan oscuro, si un hombre y una mujer se abrazaban en tal abrazo tan apretado, mientras su voz magnética sonaba en sus oídos, ella sentía que su sensible oreja se había quemado, como si estuviera untada con salsa picante.

¿Qué solicitud pediría ahora?

“De ahora en adelante, por favor protégeme por una hora mientras yo medito. Si alguien se encuentra aquí en esta hora, es tu responsabilidad sacarme de aquí teletransportándome”. Di Fuyi dijo claramente.

¡Gu Xijiu dejó escapar un suspiro de alivio y asintió con su cabeza nuevamente!

Definitivamente podía cumplir esa petición suya.

Di Fuyi presionó un dedo sobre su labio, “querida, no me abandones de nuevo, ¡ya que me lo prometiste en esta ocasión!”

Gu Xijiu se estremeció y lo miró fríamente con sus ojos declarando claramente ‘¿por qué todavía me sigues abrazando, quieres que te apuñale para que me dejes ir?’

Di Fuyi sonrió y finalmente la soltó. Después, sacó un futón color jade para sentarse y comenzó a meditar.

El futón de color jade resplandecía e iluminaba la figura de Di Fuyi.

¡Gu Xijiu también sintió la necesidad de sentarse en una roca y tuvo una sacudida mientras lo veía meditar!

¡El método de meditación de Di Fuyi era similar a la estatua que ella vio en la cueva!

Eran los gestos de las manos los que eran ligeramente diferentes y el ángulo de sus piernas cruzadas también era diferente.

Pero la manera en que él cerró sus ojos para meditar casi la hizo que pensara que la estatua de jade había resucitado…

Gu Xijiu había estado escuchando atentamente el movimiento en los alrededores.

Aunque esa cueva estaba oscura, no había monstruos apareciendo ni ocurría ninguna cosa extraña. Por tanto, se sintió bastante aliviada.

Nuevamente, sintió un poco el poder espiritual que se movía lentamente en su cuerpo para nutrir sus venas.

“Pequeño Cang, ahora ¿cuál es el nivel de mi poder espiritual?” Gu Xijiu no sabía mucho sobre los niveles de poder espiritual en esa tierra. Además, como anteriormente no poseía poder espiritual, ahora no podía determinar el nivel de su poder espiritual.

“Nivel dos”- La Piedra del Firmamento cortó la búsqueda.

No era alto. ¡Ese bastardo Conde Le Hua, Rong Yi, a quien ella apuñaló hasta la muerte, en realidad tenía un poder espiritual de nivel tres!

“¿Tan bajo?” Gu Xijiu estaba decepcionada. Pensó que su potencial había sido completamente logrado.

“Se hará más alto si practicas diligentemente…” La Piedra del Firmamento la consoló.

“Pensé que mi cuerpo inútil tendría un poder espiritual extremadamente alto en el momento en que yo pudiera practicarlo”, dijo inconscientemente Gu Xijiu, girando hacia la Piedra del Firmamento.

La Piedra del Firmamento, “…”

“Maestra…” la Piedra del Firmamento vaciló.

“¡Dilo, no tartamudees!”

“Maestra, tu cuerpo es en realidad muy especial, y un poco extraño…” después de todo, había estado en su cuerpo todo ese tiempo, de alguna manera podía sentir todos sus cambios.

“¿Qué parte es considerada extraña para ti?”