Capítulo 252: ¡Nunca he estado tan borracha!


Desde entonces, Long Xi no le permitió beber más. Él era muy estricto con su forma de beber. Long Xi lo hizo porque ella era horrible después de emborracharse y no todos podían soportarla. De hecho, tenía mucha curiosidad sobre lo que hacía después de emborracharse. Trató de preguntarle a Long Xi, pero él se negó a decirle.

Después de algunos intentos, dejó de preguntar. Por tanto, no tenía idea de lo que sucedía cada vez que ella se emborrachaba. Bebió tanto esa vez porque estaba tratando de curar su depresión, por lo que decidió no escapar más.

Sabía que Di Fuyi no la lastimaría a pesar de que quería arrojarla al Bosque Oscuro para ponerla a prueba. Por tanto, ¡decidió ir con todo y bebió! No tenía planeado emborracharse (en su vida anterior, podía tolerar medio litro de licor y no sentir nada) pero su cuerpo actual era diferente.

El “Universo Borracho” no estaba tan concentrado como la mayoría de los licores. Era suave con una fragancia de hojas de bambú. A Long Xi le gustaba tomar bebidas alcohólicas con un bajo porcentaje de alcohol. Gu Xijiu se dio cuenta de que no era tan fuerte cuando lo probó la primera vez. Por tanto, pensó que estaría bien, incluso si bebía un litro. De hecho, bebió un poco más de eso.

Estaba fuera de sus expectativas estar borracha y fue aterrador. ¡Gu Xijiu nunca había estado tan borracha en su vida! Ella vomitó, se cayó del unicornio y regresó varias veces, por lo que sabía que eso era parte de la razón de sus mareos.

Quería mantenerse despierta, pero era inútil a pesar de sus esfuerzos por mantener sus ojos abiertos. Además, su punto de acupuntura fue sellado por Di Fuyi y su circulación sanguínea era terrible.

Escuchó a alguien suspirar, “¿cómo te emborrachaste tanto? No quería sellar tus puntos de acupuntura ya que es malo para tu circulación sanguínea”.

Inmediatamente después, Di Fuyi abrió su punto de acupuntura. Sin embargo, ella ya no lucho. Podía sentir que alguien la cargaba horizontalmente. Había viento frío en la orilla del río, así que junto a su cuerpo mojado, se estremeció y dijo, “frío…”

Di Fuyi la abrazó fuertemente en sus brazos y la llevó hasta la orilla. Él la colocó abajo y le sirvió una bebida picante específica en su boca. Ella odiaba ese sabor y tenía ganas de vomitar, pero Di Fuyi cubrió su boca y tuvo que tragarlo a regañadientes.

Lo picante y lo amargo se extendieron en su estómago, ella estaba enojada y maldecía, “¡¿Qué diablos es eso?! ¿¡Estás tratando de matarme!?” Ella trató de abofetearlo, pero esa persona la detuvo. Escuchó a alguien susurrar junto a su oído, “¡tú pequeña bastarda! Sería fácil para mí matarte, yo ni siquiera necesito veneno. Estoy tratando de reducir el efecto del alcohol sobre ti. Sé una buena chica y bebe más, te sentirás mejor”. Él vació otro tazón de bebida en su garganta.

La luna colgaba sobre el cielo con una brisa constante que soplaba en el otoño. Había muchos arbustos en los alrededor con muchos árboles altos que penetraban en las nubes. Las malas hierbas que las rodeaban estaban secas y amarillentas y casi cubrían a ambos.

Algunos animales aterradores aullaban y rugían en el bosque.

Gu Xijiu se dio cuenta de que alguien estaba sentado en una gran roca cuando despertó. Había una fogata ardiendo no muy lejos de ella que mantenía su cuerpo caliente.