Capítulo 245: Siempre que seas feliz, cariño.


Di Fuyi estiró sus piernas perezosamente y dijo, “puedes tener un vaso si cantas bien”.

“¡Quiero dos!”

Di Fuyi frunció su ceño, “nadie puede negociar conmigo”.

“¡Tres!” Gu Xijiu extendió tres dedos en el rostro de Di Fuyi.

Éste quedó sin palabras. ¡Esa niña aprendía rápido!

Él sonrió, “está bien, cariño, siempre que seas feliz. ¡Sin embargo, debes cantar bien! De lo contrario, te voy a castigar”.

“¿Qué clase de castigo?” Gu Xijiu naturalmente preguntó.

“Uhmm… Como eres tan frágil, no seré demasiado duro contigo”. Di Fuyi reflexionó y luego sacó una botella de cristal azul claro.

Había una solución dentro de la botella de cristal, “Beberás esto. Debes beber esto si no cantas bien, una copa de Guerra Olvidable (es una bebida)”.

¿Guerra Olvidable?

Gu Xijiu miró la botella. No necesitaba preguntar, debía ser un pésimo nombre al azar creado espontáneamente por el Maestro Celestial Zuo.

“¿Es eso venenoso?”

“No, soy el Maestro Celestial Zuo, ¿cómo podría hacerle algo tan malo a una pequeña? ¡Eso es lo que un imbécil haría!” Di Fuyi estaba molesto de que incluso preguntara.

“¿Qué es entonces?”

“Lo sabrás cuando bebas, canta”.

La gente cantaba para ganar dinero, pero ella cantaba para beber. Gu Xijiu se dio cuenta de que ella era rara, pero estaba deprimida y pensó que cantar ayudaría para sentirse mejor.

Por tanto, comenzó a cantar.

Sabía que el Maestro Celestial Zuo sabía muchas cosas e incluso sospechaba de su identidad. Sin embargo, él no tenía pruebas para demostrarlo a pesar de haber tratado de ponerla a prueba de muchas maneras diferentes.

Afortunadamente, sabía que no debía tomar una canción moderna.

Tenía una voz dulce que era casi tan buena como la de la mayoría de las celebridades.

Sin mencionar que Di Fuyi era una persona increíblemente habilidosa. ¡Podía tocar una hermosa melodía de piano al golpear la copa de vino con su martillo de jade! ¡Eran la pareja perfecta!

Cuando Gu Xijiu terminó de cantar, frunció el ceño y preguntó, “¿cómo fue?”

“¡Terrible!” Di Fuyi le dio un comentario de una palabra. Vertió la solución azul claro en su vaso y dijo, “¡bebe!”

Gu Xijiu se mantuvo sin movimiento, “¿Terrible? ¿Por qué? Deberías darme una razón”. ¡Sintió que cantaba bastante bien, a pesar de su comentario ofensivo!

Di Fuyi la miró y le preguntó, “¿qué ocurre? ¿No estás contenta? Puede que otros ni siquiera sean capaces de obtener mi opinión, incluso si están dispuestos a pagarme en oro”.

Gu Xijiu se rio, “no tengo nada para pagarte, pero parece que intencionalmente me tendiste una trampa si no me explicas. No voy a comprometerme”.

“¡Bien, haré que cierres la boca! Te perdiste un tono en medio de la tercera oración, no deberías haber hecho vibrar tu voz, pero lo hiciste. Además, no pudiste alcanzar el ritmo en los últimos dos versos”. Él estaba enumerando algunos de los errores en los detalles como si fuera un director musical profesional.

Gu Xijiu estaba aturdida y lo miraba fijamente, “¿has escuchado esa canción antes?”

¿Se la había cantado Long Siye antes? De lo contrario, ¿cómo sería capaz de señalar esos errores a pesar de que ella sólo se perdió una nota?

“No, esta es la primera vez. La melodía y la letra son bastante buenas, pero hay algunos defectos…”