VVC – Capítulo 242

0

Capítulo 242: Hmm… ¡Estoy retirando mis palabras!


Inconscientemente, giró su cabeza a un lado y todo lo que pudo ver fue una luz púrpura intermitente. ¡Era el Maestro Celestial Zuo!

Di Fuyi la mantuvo cerca con un brazo y no le dio a Long Siye ninguna oportunidad de recuperarse. Él golpeaba continuamente a Long Siye con su otro brazo. ¡A pesar de usar sólo una mano, el deslumbrante brillo dorado era incluso más fuerte que antes, brillando como el sol! Todavía tenía como objetivo el golpear el ataúd de hielo.

Long Siye luchaba para tratar de controlar sus ataques. El resplandor verde era deslumbrantemente brillante y se volvió desagradable a los ojos. Estaba claro que Long Siye estaba trabajando muy duro para tratar de capturar los golpes dorados con sus manos.

Repentinamente, los golpes dorados aparentemente poderosos se desvanecieron en el aire ¡y Long Siye parecía haber lanzado un golpe dinámico a la nada! Era tan poderoso que perdió su equilibrio y casi se lastimó su cintura.

Se enderezó y alzó su cabeza, sólo para ver que Di Fuyi ya estaba llevándose a Gu Xijiu del palacio. ¡Ambos se lanzaron como una estrella fugaz!

La voz de Di Fuyi aún resonaba alrededor del pasillo, “¡Señor Supremo Long, qué amable has sido! Tomaré la misma bebida la próxima vez que te visite. ¡Tengo que ocuparme de algunas cosas ahora, hasta luego!”

El rostro de Long Siye se ennegreció. Salió corriendo por la puerta sólo para escuchar los susurros del viento. Se las arregló para capturar un vistazo de Di Fuyi llevando a Gu Xijiu hacia la espalda de un unicornio. La bestia desató sus alas y saltó imparable en el cielo.

Long Siye gritó furiosamente, “¡Di Fuyi, prometiste llevártela mañana!”

“Hmm…, obviamente ahora estoy yendo en contra de mis palabras”, Di Fuyi rio. Su risa aún hacía eco en el aire. Juntos, tanto Di Fuyi como Gu Xijiu habían desaparecido en el cielo montando su unicornio.

Gu Xijiu pensó para sí misma. En su vida anterior, solía admirar héroes ficticios en los juegos o películas que montaban sus pájaros y volaban libremente por el cielo. No pudo evitar pensar que esa debía ser la razón por la que llegó a esa época. ¡La gente aquí estaba montando pájaros o bestias voladoras!

En su limitada experiencia de vuelo, la criatura más atractiva en la que había cabalgado era esa majestuosa bestia voladora. El unicornio parecía un caballo, pero era incluso aún más hermoso. Su pelo blanco como la nieve tenía un brillo mágico en el.

Su cuerpo aerodinámico reducía cualquier resistencia que tuviera al aire y su estructura muscular le permitía moverse rápidamente sin problemas. Era perfecto en cada sentido. El suave aleteo de sus alas era suficiente para causar violentas ráfagas de viento. El cuerno en la parte superior de su cabeza era espiral con la forma de hélice y era afilado como un pararrayos. Parpadeaba con un indistinto matiz azul.

La mejor parte era que aunque tenía que acomodar a los dos en su espalda, ellos no sentían la menor molestia. No había necesidad de ajustarse para tener más espacio.

Ambos se sentaron uno frente al otro. Gu Xijiu estaba en la parte trasera, mirando hacia adelante mientras Di Fuyi estaba frente a ella, mirando hacia atrás.

Di Fuyi incluso colocó una exquisita mesa antigua entre ellos. La forma de esa pequeña mesa parecía una silla hecha de un material desconocido que iluminaba con un ligero brillo multicolor. Parecía en total sincronía con las características externas de su unicornio. La pequeña mesa vino como un paquete para complementar a la bestia y no estaba en el medio sólo para distanciarlos.

El unicornio voló muy firmemente y eso se comprobó cuando Di Fuyi llenó al borde un pequeño vaso en la mesa, pero la bebida no se derramó en absoluto.

Durante su vuelo, el cuerpo del unicornio proyectó una delgada capa de luces plateadas que parecía como una burbuja que los protegía de los fuertes vientos. Todo lo que ella podía sentir era la más ligera ráfaga de viento chocando suavemente en su rostro. El vuelo era una experiencia maravillosa.

Gu Xijiu estaba mirando abajo la mayor parte del viaje. Di Fuyi no podía decir si estaba mirando hacia abajo a su vaso o estaba perdida en su tren de pensamientos.