VVC – Capítulo 241

0

Capítulo 241: Nadie creería que él era bueno con ella


Gu Xijiu tomo ventaja de la situación y saltó hacia atrás. No tenía tiempo de arreglar la dislocación y se lanzó hacia el exterior del palacio.

Era rápida, pero Long Siye era incluso más rápido. En un destello, había bloqueado por completo su ruta de escape y la sujetó, “Xijiu, por favor cree en mí, estoy haciendo esto por tu bien, vamos, déjame arreglar la fractura”.

Posiblemente nadie podría creer que él era amable con ella. El rostro de Gu Xijiu se puso pálido. Trató de escapar de su agarre nuevamente.

Su poder de teletransporte desafortunadamente había sido deshabilitado. Además, ese lugar era demasiado frío. Sus brazos y piernas estaban muy entumecidos desde el momento en que se separó de Long Siye. Indiscutiblemente, sus movimientos no serían tan suaves y ligeros como antes. Long Siye la sujeto nuevamente, “¡Xijiu!”

Justo cuando él nuevamente estaba tratando de convencerla, escucharon tres sonidos de alguien chocando sus manos en la entrada, seguido por un tono perezoso de voz, “¿qué clase de pelea dramática está ocurriendo aquí?”

Long Siye estaba aturdido y miró en la dirección de la entrada.

Di Fuyi estaba allí, justo al lado de la puerta. Él dejó caer su oscuro cabello negro y se le podía ver vistiendo una túnica púrpura con ondas formadas por las pequeñas ráfagas de viento. La luz del sol había enmarcado su silueta con un llamativo color dorado. Miraba con tranquilidad.

Extendió su mano hacia Gu Xijiu y dijo, “ven aquí, cariño”.

Inicialmente ella había esperado nunca más volver a verlo, pero en ese momento, su oportuna presencia era un alivio para ella. Por lo menos, Long Siye no podría dañarla de ninguna manera de momento.

Long Siye en efecto no estaba impresionado. Fríamente, lanzó una mirada helada hacia Di Fuyi, “¡por favor no seas tan frívolo cuando hables con ella!”

Di Fuyi enderezó su cuerpo y respondió con una ligera sonrisa, “¿frívolo? Ella podría ser mi prometida en cualquier momento, por tanto ¿qué tiene de malo llamarla cariño?”

“¿Qué… qué prometida?” Long Siye estaba tan asombrado que comenzó a tartamudear un poco. Ese era un escenario muy raro.

Di Fuyi se bulo con aprobación, “¿es difícil para ti entender el término de ‘prometida’?”

“¡No! Quiero decir, ¿cómo podría ser ella tu prometida? Hey, ¿qué estás haciendo?”

Di Fuyi se movió tan rápido como el rayo.

Él inicialmente estaba apoyado perezosamente en contra del marco de la puerta hace unos momentos, luciendo inofensivo y nada amenazante. Repentinamente, él parecía que estaba a punto de atacar sin ninguna advertencia.

No estaba apuntando hacia Long Siye. En su lugar, él tenía la intención de golpear el ataúd de hielo. ¡Su energía era tan poderosa que su ataque inminente indudablemente terminaría con un sonido estruendoso! Una vez que golpeara el ataúd de hielo, todo se rompería en pedazos, incluyendo el cuerpo de la chica que yacía dentro. Restaurarla sería imposible.

¡Long Siye estaba asustado más allá de las palabras! Sin más vacilación, dejo ir la mano de Gu Xijiu y corrió hacia el ataúd de hielo. Se detuvo bruscamente junto a él con ambos brazos abiertos con la esperanza de prevenir que el golpe de Di Fuyi golpeara el ataúd de hielo.

El ataque de Di Fuyi tenía un brillo dorado y el movimiento defensivo de Long Siye en su lugar brillaba con un verde.

¡El golpe dorado pareció golpear como un martillo! La defensa verde parecía ser una red defensiva capaz de detener cualquier cosa fuera en su dirección. Gu Xijiu escuchó un fuerte ruido con su colisión.

El ruido fue tan fuerte que había invadido sus oídos, casi como si un clavo metálico fuera brutalmente empujando a través de sus tímpanos. Hubo un corto zumbido en sus oídos. Entonces, su mente se quedó en blanco y ella comenzó a caer con su cabeza abajo.

De pronto, alguien la tomó por la cintura y la sostuvo antes de que cayera. El brazo que la alcanzó era tan cálido que pasó él suficiente calor para calentar todo su cuerpo. Ella no se había sentido así de cálida desde que se distanció de Long Siye.

También sintió un resurgimiento de fuerza y el ruido en sus oídos se volvió más tolerable.