Capítulo 231: Bebe con nosotros


Cuando todavía estaba pensando en cómo escapar, Di Fuyi sujeto con fuerza su otra muñeca y tiró de ella hacia un lado para sentarla. “No tienes prisa. Puedes acompañarnos a beber”.

Esa vez, Gu Xijiu estaba sentada al otro lado de Di Fuyi mientras él estaba sentado al lado de Long Siye. La expresión facial de Long Siye cambió, pero se podía decir que estaba tratando de permanecer calmado. Quería levantarse, pero Di Fuyi lo detuvo, “no te preocupes, no voy a lastimarla. Sólo haré lo que tengo que hacer”.

“Vamos a continuar nuestra conversación sobre dejar ir a Gu Xijiu”. Long Siye inmediatamente hizo la pregunta que más le preocupaba.

“Eso es algo sencillo. Debes escoger entre dos opciones. Tengo que ejecutar mi tarea ya que es mi responsabilidad, por lo que Gu Xijiu tendrá que pasar a través del proceso de verificación. Sin embargo, si ella prueba que no posee un regalo celestial, no destruiré su kung fu y sólo la lanzare en el Bosque Oscuro. Esa es la primera opción. La segunda opción es que no reportaré tu error al Señor para que no seas castigado. ¿Cuál elegirás?”

Long Siye se burló, “ambos sabemos que ella posee poderes espirituales débiles así que no será capaz de salir con vida del Bosque Oscuro. Por tanto, eso ni siquiera es una opción. En cuanto a informarle a El Señor, no es necesario que te preocupes por eso. Iré a obtener mi castigo, ¡así que no tienes que discutirlo aquí! “

Gu Xijiu no quiso ninguna ayuda de Long Siye a pesar de sus valientes esfuerzos. Además, cuanto más la defendía, más celoso era el Maestro Celestial Zuo y las posibilidades de su muerte eran aún más prominentes.

Gu Xijiu rio y dijo, “no necesito la ayuda de nadie. Además, el Maestro Celestial Zuo me ha prometido la misma condición antes. No es bueno que la uses de nuevo como otra condición, ¿verdad?”

Di Fuyi sacudió su cabeza y la miró, “¿te prometí algo?”

Gu Xijiu respondió con seriedad, “Ayer…”

Antes de que pudiera terminar su frase, Long Siye la interrumpía, “fue sólo un sueño. Muy bien, Maestro Di, su condición es muy dura. Quiero agregar otra condición”.

“Por favor, dila”.

“Si ella no posee un regalo celestial, quiero ir con ella al Bosque Oscuro siempre que no destruyas su kung fu”.

Di Fuyi se rio y dijo, “aunque el Bosque Oscuro es secreto e impredecible, no es difícil para ti y para mí escapar de él. Si vas con ella, ¿seguiría siendo un castigo? Si permitimos que eso suceda, ¿cómo podrían descansar en paz las almas de aquellos que no pasaron la prueba y murieron en el Bosque Oscuro?”

Vertió el licor en su copa y tomó un sorbo. Su voz era aún más fría en esa ocasión, “se supone que es una gran ofensa si alguien miente sobre poseer un don celestial. La razón por la que los ponemos en el Bosque Oscuro es para darles una oportunidad. La posibilidad de supervivencia es sólo una en un millón, entonces es justo dejarlos vivos si sobreviven. Si un maestro acompaña a la persona que recibe el castigo, entonces ¿cuál es el significado de obtener ese castigo?”

Long Siye permaneció en silencio. Gu Xijiu secretamente apretó su puño. Aunque su punto era válido, ¡sabía que su objetivo final era matarla! ¡Él era una persona persistente!

El rostro de Siye se puso más pálido mientras hablaban y preguntó, “¿no puedes adaptarte un poco?”

Di Fuyi los miró a ambos y suspiró, “bueno, ya que somos amigos, no la pondré en el lado más profundo del Bosque Oscuro. ¿Qué opinas?”