Capítulo 223: Ni siquiera una sola respuesta


Fue la primera vez que maniobraba el avión y él estaba justo a su lado, guiándola. Como ella era extremadamente inteligente, aprendió rápidamente. Al principio, aunque voló el avión con una inclinación, aún estaba volando normalmente.

En ese momento, él la felicitó y dijo que no era como una persona normal…

Ella pensó que verdaderamente la estaba alabando – estaba tan feliz que sus ojos se iluminaron.

Como Long Xi era el instructor del campo asesino, actuaba con bastante frialdad. Apenas elogiaba a algún estudiante, pero usualmente los regañaba. Por tanto, cada asesino en el campamento le tenía miedo, pero aun así lo respetaba. Ocasionalmente, cuando alababa a alguien, ponía celosos a todos y hacía feliz a la persona por unos días…

Casi todas las chicas estaban enamoradas secretamente del Instructor Long – deseando capturar su atención.

Gu Xijiu era una persona indiferente. No se enamoraba fácilmente, pero sólo estaba interesada en ese instructor.

Tenía diecisiete años cuando comenzó a gustarle. La elogió en el avión y su corazón se agito por primera vez…

Estaba tan emocionada que voló el avión con varios estilos y cuando vio el ala del avión que pasaba a través de una nube, dijo que quería montar un pájaro…

Era sólo una broma ya que nunca había pensado que volaría en el cielo montada en un pájaro.

La grulla volaba rápidamente pero el viento no era fuerte en su espalda. El viaje tampoco fue accidentado, en realidad fue bastante cómodo.

Ciertamente, Long Siye había lanzado un hechizo para separar el viento de la espalda de la grulla.

Long Siye no solía ser hablador, pero lo era ese día. Hablaba mucho, principalmente recordando las memorias de su vida anterior.

En contraste, Gu Xijiu no hablaba ni una sola palabra ni respondía.

No importaba lo dulce que fuera, era sólo una broma si terminaba en una gran mentira. ¡Por tanto, sería un dolor de corazón en lugar de la dulzura por la reminiscencia!

El viento soplando había dispersado la irritación.

Aunque Gu Xijiu no dijo ni una sola palabra, había estado revisando secretamente los alrededores. Long Siye obviamente, estableció un encantamiento de ocultamiento debido a que ocasionalmente veía pasar a algunas personas montando varias aves. Aunque esas personas habían pasado, ni siquiera les daban una mirada.

Parecía que Long Siye era en efecto un hombre capaz y no era considerado como uno de los tres Señores Supremos por nada.

A lo largo del camino, como no habían visto la aparición de ese pervertido Maestro Celestial Zuo, obviamente se lo habían sacudido por completo.

“Xijiu, ¿tienes sueño? Si lo tienes, puedes tomar una siesta mientras te apoyas en mí. Te despertaré una vez que lleguemos”. Long Siye dijo gentilmente.

Gu Xijiu permaneció en silencio y ni siquiera quería dormir.

Las esquinas de sus labios se levantaron ligeramente.

No podía dormir, tenía miedo de que si se recostaba sobre la mesa de operaciones, su órgano estaría esperando a que se lo llevaran cuando despertara.

Long Siye también parecía haber pensado en algo. Oscureció sus ojos, frunció sus labios, abrió sus ojos como si quisiera explicar, pero al final no lo hizo. Sólo dejó escapar un suspiro.

La Montaña Tianwen estaba muy lejos del Reino Tianxing, a una distancia de más de mil kilómetros.

Incluso un caballo bien criado requería correr por un día, pero la velocidad de esa grulla era mucho más rápida que el anterior. Voló sólo por una noche antes de que la Montaña Tianwen pudiera verse al amanecer.

La forma de la Montaña Tianwen parecía ser como la del Monte Shu en el juego.

La montaña lucía alta y hermosa, una maravilla, pero una peligrosa.

Las nubes rodeaban la parte central de la montaña y su totalidad estaba parcialmente cubierta con ellas, tal como se capturaría en una obra de arte.

La Montaña Tianwen comprendía tres picos y el pico en medio era el más alto y el más empinado.

Tan pronto como el Señor Supremo Long vio la Montaña Tianwen, soltó un suspiro de alivio.

Esa persona eventualmente no los alcanzó. Parecía que su truco para confundir su paradero estaba funcionando.