VVC – Capítulo 222

0

Capítulo 222: Inesperadamente, ¡él fue quien la encontró!


Se miró en el espejo nuevamente y descubrió que la chica en el espejo se había visto más bella con el parche rojo desvaneciéndose.

En ese momento, no tuvo tiempo de identificar la causa que aligeró el parche rojo. Sin embargo, el parche rojo que se desvanecía ahora le había hecho más fácil disfrazarse. Al menos, ya no tenía que volver a su rostro rojo oscuro.

Luego, se disfrazó como una joven débil con un rostro amarillento y después se teletransportó varias veces para salir de la ciudad. Tomó un descanso en una gran roca y cuando quiso teletransportarse a la ciudad más cercana, repentinamente una mano se colocó en su hombro, lo que impidió que se teletransportará.

¡Ella estaba sorprendida! ¡Y su primera reacción fue que ese pervertido, el Maestro Celestial Zuo la había alcanzado!

“Di Fuyi, conoces muy bien el lugar…” ¡repentinamente se giró y dejó de refunfuñar!

Había un hombre detrás de ella. Tenía una buena postura, así como un hermoso rostro refinado, como si fuera un inmortal.

¡Long Siye!

¡Inesperadamente, fue él quien la encontró!

Él la abrazó con fuerza pero no se veía bien. La miraba a los ojos mientras decía, “¡Xijiu, soy yo!”

Sus ojos parecían estar muy emocionados mientras la miraba descarada y penetrantemente.

Gu Xijiu también lo miró a los ojos y se rio después de un momento, “¡Señor Supremo Long, tú agarre duele, libérame!”

Ella forcejeo. Long Siye no soltó su mano, más bien la estrechó en sus brazos, “¡No te liberaré! Xijiu, ¡te juro que no te dejaré ir en esta ocasión!”

Básicamente, él le enseñó todo el kung fu que conocía a Gu Xijiu en su vida anterior. Por tanto, él conocía claramente sus características, hábitos e incluso su forma de tratar con las cosas. Además, con la ayuda del ave rastreadora, podía encontrarla rápidamente.

Su kung fu actual era tan pobre y era incluso más pobre de lo que era en su vida anterior. Mientras tanto, como él había estado practicando durante cien años en ese mundo, su kung fu era mucho mejor que el de su vida anterior y por tanto, lo hizo más arrogante. Por ello, ella no podía escapar en absoluto.

Gu Xijiu dejó de luchar, permaneció en su abrazo mientras olía el aliento familiar. Entonces, Gu Xijiu se rio, “Señor Supremo Long, ¿qué es lo que quieres?”

Su risa era en realidad una broma. Long Siye fue herido pero él la abrazaba fuertemente, “¡Ven conmigo! Créeme, te daré la mejor vida”.

Le hizo una señal a su propia grulla y saltó mientras llevaba a Gu Xijiu.

Las nubes flotaban, su grulla no era normal. Tenía una cresta de oro, un cuello largo blanco como la nieve, un cuerpo esbelto, una cola en forma de abanico de color verde oscuro y era aproximadamente de cuatro a cinco veces más grande que una grulla normal. Cuando abrió sus alas, era como un planeador pero su velocidad era comparable a un avión de combate, pasando rápidamente a través de las capas de nubes.

Gu Xijiu estaba sentada en la parte posterior de la grulla mientras Long Siye estaba sentado detrás de ella. Uno de sus brazos se colocó alrededor de su cintura, abrazando su pequeño cuerpo.

La brillante luna se veía en el cielo, junto con las tenues estrellas y las nubes blancas.

Tal condición parecía familiar.

“Xijiu, ven, toca esas nubes”. Long Siye dejó que la corona pasara a través de las capas de nubes y barrió la nube hacia Gu Xijiu con un movimiento de su manga.

La nube era material y no se dispersaría con su ola.

Gu Xijiu no extendió su mano incluso cuando él barrió la nube hacia ella.

Un destello de decepción se observó en los ojos de Long Siye, pero forzó una sonrisa y dijo, “Xijiu, ¿lo recuerdas? Tú tenías diecisiete años aquel año y te enseñé cómo maniobrar el planeador, el tipo más pequeño. Estábamos volando a través del cielo como lo estamos haciendo ahora. Dijiste, sería mejor si fuera un pájaro para que pudieras tocar esas nubes blancas mientras cabalgas sobre el…”

Gu Xijiu se mantuvo muda.

¿Cómo podría ella no recordarlo?