Capítulo 215: ¡Sólo puede esperar para morir!


Gu Xijiu frunció su ceño.

Mo Yuyan se veía sutilmente diferente y tosió, “ese es el mensaje que el maestro celestial quería que le entregara”.

“¿Dónde está tu maestro celestial?” Gu Xijiu pregunto.

“El maestro celestial está ocupado verificando al discípulo que recibió el regalo celestial. Por cierto, el Escenario del Cielo Abierto sólo puede abrirse una vez al mes, pero la Señorita Gu desapareció repentinamente en ese día y por tanto, la prueba fallo. El maestro celestial había planeado abrir el escenario nuevamente mañana, así que tiene que prepararse ahora”.

Gu Xijiu, “…” ¡parece que todavía quería ponerla a prueba!

¡Y ella allí pensando que se conmovió su conciencia y ya no quería ponerla en una posición difícil!

La puso bajo arresto domiciliario, sólo para prepararse para la prueba mañana…

Gu Xijiu claramente sabía que su kung fu fue adoptado de lo que aprendió en la era moderna y no estaba relacionado con el regalo celestial.

Si ese Escenario del Cielo Abierto realmente funcionaba, ¡definitivamente probaría que era una farsante!

Para ese momento, ¡tendría que recibir un castigo y sólo podría esperar a su muerte!

Gu Xijiu no conocía la configuración que tenía el Palacio Fucang porque sólo podía usar parcialmente su técnica de teletransportación.

Parcialmente significaba que podía teletransportarse a unos diez metros, siempre que no estuviera bloqueada por ningún obstáculo. De lo contrario, golpearía en contra de una pared o un árbol.

Tal particularidad era en realidad comparable a un brillante Qing Gong, pero ella no era considerada extraordinaria en el Palacio Fucang que estaba lleno de maestros.

El Maestro Celestial Zuo no le explicó el origen de Gu Xijiu a la gente en el palacio. Sólo mencionó que su apellido era Gu y que era muy astuta. ¡También les ordenó que la cuidaran y que sería su culpa si lograba escapar!

Había un total de 36 chicas y 36 asistentes de turno en el Palacio Fucang. Aunque su kung fu no era tan bueno como los ocho guardaespaldas del Maestro Celestial Zuo, aún eran muy hábiles. ¡Con la adición del sistema de defensa especial del Palacio Fucang, incluso los señores supremos de los tres clanes no podrían escapar si fueran arrestados allí!

Tal caso donde el Maestro Celestial Zuo la cargo y decoró la habitación especialmente para ella, ciertamente no se había visto antes.

La gente en el palacio suspiró por el extraño estándar estético de su maestro de palacio mientras la servían incondicionalmente. Por supuesto, la estaban cuidando para asegurarse de que no escapara…

Gu Xijiu podía moverse libremente dentro del Palacio Fucang pero no podía salir por las puertas del palacio. Además, la seguían a donde fuera – incluso cuando estaba en el baño, estaba resguardada desde el exterior.

Mo Yuyan sintió que ese señor gordo era muy enérgico. Tan pronto como se despertaba, pasearía por el Palacio Fucang sin descansar, además de tener sólo sus dos comidas.

“¿Qué lugar es ese?” Gu Xijiu señaló hacia el edificio antiguo, hexagonal y blanco con su mano gorda.

“Esa es la sala de estudio del maestro celestial”. La seguidora Mo Yuyan explico.

Con un giro, Gu Xijiu había llegado a la puerta de entrada de ese pequeño edificio hexagonal y blanco. Antes de que Mo Yuyan pudiera decir algo para detenerla, ya había abierto la puerta y entrado.

En el edificio, todo estaba muy limpio, las decoraciones, las estanterías y el escritorio eran todos impecables…

“Esta es la colección de libros del maestro celestial. Muchos son copias únicas o copias raras de libros. Por tanto, podrían venderse a un precio elevado si se sacaran los libros de allí”. Mo Yuyan explicó por detrás.

Gu Xijiu asintió con su cabeza y dijo, “entonces, todos ustedes son afortunados de poder leer sus libros”.

Mo Yuyan sacudió su cabeza, “no, nosotros no podemos simplemente leer estos libros a menos que hagamos algo bueno. Sólo entonces, el maestro del palacio nos permitirá elegir un libro para leer durante una hora”.

¡¿Era así de estricto?! Como era de esperar, ¡era como sus características perversas!

Gu Xijiu miró hacia la puerta desbloqueada y descubrió que no había guardias en absoluto. ¿Eran esos sirvientes tan obedientes?