Capítulo 208: ¡No siento calor! ¡No me quitare la ropa!


Ella había enumerado algunos objetos más. Di Fuyi la miró y preguntó, “¿te vas a marinar a ti misma o te convertirás en un guiso?”

Gu Xijiu cerró sus ojos para mostrar su insatisfacción, “¡sólo esas cosas podrían quitarme el disfraz en el rostro!”

“Confío en ti”. Di Fuyi sonrió. “Pero, ¿qué son esas cosas en tu cuerpo?”

Él le dio un vistazo a su gordo cuerpo redondo, “¿cuántas capas de túnicas de algodón llevas dentro? ¿No le tienes miedo a las erupciones? ¿Necesitas que te ayude a quitártelas?”

Gu Xijiu estaba molesta y dijo, “¡No siento calor! ¡No necesito quitármelas!”

Con el fin de hacerse ver realmente gorda, también había disfrazado su cuerpo. Se sentía como una verdadera capa de grasa en su abdomen.

Mientras era aún más difícil eliminar esa grasa, necesitaba algunos materiales especiales para bañarse.

Aunque el carruaje era lo suficientemente grande, no podría colocar una bañera. Además de eso, ¡no quería estar desnuda y tomar un baño frente a Di Fuyi!

Di Fuyi rápidamente le dijo a sus subordinados que prepararan esos materiales y volvió a revisar a Gu Xijiu, “¿realmente te sientes bien?”

“Sí, siento frío. Mira mi rostro, ni siquiera he sudado”. Gu Xijiu dijo.

Di Fuyi fue con bastante tranquilidad, “muy bien, depende de ti”.

Gu Xijiu se sintió aliviada, no parecía estar tan loco como ella había imaginado.

“¿A dónde me llevas?” Aunque había una ventana en la cabina, ella estaba recostada en el cojín. Sólo podía ver las nubes encima. Aparentemente, el carruaje estaba volando en el cielo…

“Escenario del Cielo Abierto”. Di Fuyi dijo.

Gu Xijiu estaba aturdida, “¡yo pensé que habías prometido dar un período de tres días!”

“Ummm, eso era sólo con la condición de que no intentaras escapar, pero por desgracia, incluso me envenenaste”. Di Fuyi dijo.

“Pero… Pero fallé, ¿cierto? Estás perfectamente bien. Eres un Maestro Celestial, no seas tan quisquilloso con una niña”.

“No, tú tuviste éxito”. Di Fuyi habló lentamente, “fui envenenado, pero sólo podremos descubrir si estoy seguro o no después de casarnos”.

Gu Xijiu permaneció en silencio.

Respiró hondo y dijo, “Maestro del Palacio, creo que tenemos que hablar”.

Di Fuyi la miró, “no todos pueden dirigirse a mí como Maestro del Palacio, ¿sabías eso? Primero que nada, él o ella debe ser mi subordinado. En segundo lugar, él o ella debe ser mi amigo. Y por último, mi esposa también puede llamarme de esa manera. Entonces, ¿cuál eres tú?”

Gu Xijiu quedo sin palabras. No era su subordinada, no era su amiga y por supuesto, ¡ella no era su esposa!

“Entonces… Señor Maestro Celestial”

“Tenemos dos Maestros Celestiales, ¿cómo sabría a quién estas llamando?”

Gu Xijiu no quería argumentar sobre asuntos triviales, “¡Bien! Señor Maestro Celestial Zuo, yo…”

“Todos se dirigen a mí de esa manera, ¿así que quieres decir que ellos son tus iguales?”

Gu Xijiu estaba molesta y sin palabras. ¿¡Él ni siquiera podía hablar amistosamente!?

“Entonces, ¿cómo debería llamarte?”

Di Fuyi extendió sus piernas y dijo, “Cariño, deberías descubrirlo por ti misma”.

Gu Xijiu reflexionó y preguntó, “Oh, cierto, ¿por qué me llamas ‘cariño’?”

Él la había estado llamando cariño muchas veces hasta ahora. A ella no le importaba antes, ya que estaba ocupada planeando su gran escape.

Di Fuyi la miró y dijo, “hace muchos años, tuve un viaje al exterior y esa fue la primera vez que te conocí. Eras tan pequeña en ese entonces”. Él alzó su mano e intentó ilustrar su tamaño con la mano. “Yo ya te había llamado cariño en ese momento”.