Capítulo 204: Está cavando una tumba para sí mismo…


“¿Era un fantasma?” El conductor sacudió su cabeza y salió de la cabina.

Se sorprendió cuando vio a alguien flotando en la copa de un árbol. Llevaba una túnica púrpura con una máscara fantasmal cubriendo su rostro.

No tenía idea de cuánto tiempo había estado allí.

Estaba mirando al conductor.

No hizo nada, pero el conductor ya estaba temblando.

“¿Cuál es la octava regla en la Casa del Éxtasis?” El hombre con la túnica púrpura preguntó.

El conductor se sorprendió y preguntó, “¿Por qué… Por qué preguntas?”

El hombre de la túnica púrpura no respondió, sólo lo miró fijamente.

El conductor sintió que estaba congelado cuando vio la mirada de ese hombre. El hombre con la túnica púrpura todavía no respondía. Sonrió y leyó la regla, “No debo revelar ningún secreto de mis clientes sin permiso, tampoco debo juzgar a mi cliente. Si me encontraran culpable, me cortaran la lengua y tres años de sueldo serían mi penalidad…”

¡El conductor estaba asustado!

¡No esperaba que la persona que estaba frente a él conociera las reglas! Dio un paso atrás con terror. “¿Cómo… cómo lo supiste?”

El hombre de la túnica púrpura interrumpió, “¿ejecutaste esto sólo? ¿O alguien te ayudó?”

¡El conductor no respondió, y en su lugar golpeó las nalgas del caballo!

El caballo relinchó y escapó.

El hombre con la túnica púrpura no lo persiguió.

Un momento después, escuchó un choque, seguido por un fuerte grito. Algo se había estrellado en la pared del acantilado…

El sonido se detuvo. Aparentemente, la persona estaba muerta.

El hombre de la túnica púrpura sonrió.

Inicialmente, él quería dejarlo ir. Sin embargo, él estaba cavando una tumba para sí mismo…

Presionó sobre la yema de su dedo y un rayo de luz blanca brilló en el aire.

Un momento después, una joven apareció y se arrodilló para saludarlo, “Maestro”.

El hombre de la túnica púrpura dijo, “lleven el carruaje y al conductor a la Casa del Éxtasis. Además, díganle a Madre Xi que es hora de reorganizar la Casa del Éxtasis. ¡Infórmenle que también traiga su cabeza para verme si hay más errores en el futuro!”

La joven asintió y se marcho.

El hombre de la túnica púrpura se quedó allí por un momento y sopló su anillo negro después de mirarlo.

“Cariño, no es agradable que demasiada gente sepa sobre tu técnica de teletransportación. Podrías meterte en problemas. Te he estado ayudando a resolver todos estos pequeños problemas que paren haber afectado mi reputación…”

¡Una bata de seda y un sombrero de hombre rico, un cuerpo gordo y un bigote! Ese era el disfraz actual de Gu Xijiu.

Dormía profundamente en un carruaje con un águila pintada en la pared.

Era el mejor y más rápido transporte en el hotel. Aunque no era nada comparado con el carruaje de la familia real, era un carruaje bueno y rápido. Viajar por dos mil kilómetros no era un problema para el transporte.

Por supuesto, no era barato contratar un carruaje tan bueno. Costaba 1000 platas por día, excluyendo la necesidad de pagar las comidas del conductor.

Ella estaba roncando en la cabina y el conductor sacudía su cabeza.

El conductor había recibido una orden para prestarle más atención a un hombre bajo en su lugar.