Capítulo 201: Descubriendo al maestro detrás de todo


“¿Qué hay de su nombre?”

“No tengo idea”. La Piedra del Firmamento dijo. “Ese propietario nunca muestra su rostro, pero es capaz de resolver todos los problemas secretamente. Nadie lo ha visto antes. Quizás, sólo los equipos de alta gerencia de ambos negocios hayan tenido oportunidad de conocerlo antes”.

Gu Xijiu asintió. Las personas en la sala de subastas no se comprometen fácilmente. Eso muestra cuán poderoso puede ser su jefe.

¿Quién es?

¡Suspiro! De cualquier forma, eso no tenía nada que ver con ella. No era necesario que descubriera quién era el maestro detrás de todo…

Gu Xijiu realmente disfrutó el baño, todo su cansancio se había disipado.

Se puso un vestido nuevo y trató de atar una cola de caballo. Liu Qiandai rápidamente la detuvo y le dijo, “Señorita, ese peinado no le queda muy bien. Aquí, yo le ayudaré”.

Gu Xijiu estaba feliz y por tanto, acepto.

Liu Qiandai era muy hábil; ayudó a Gu Xijiu a peinarse en menos de 15 minutos. Le pasó un espejo y le dijo, “echa un vistazo, ¿cómo luce?”

La mujer en el espejo llevaba un bollo de flores en su cabeza. Su flequillo estaba cuidadosamente peinado, con un par de ojos parpadeando. Lucía genial a pesar de que su piel estaba un poco bronceada.

Gu Xijiu estaba feliz con eso.

Era fácil para las mujeres construir su amistad. ¡Dos horas después, ambas se hicieron amigas!

Gu Xijiu no sólo trató la enfermedad de Liu Qiandai sino que también le dio algunas recetas y cosméticos para el cuidado de su piel.

Liu Qiandai también le regaló a Gu Xijiu un carruaje cuando escuchó que necesitaba continuar su viaje…

Despidió a Gu Xijiu antes de regresar a su patio. Justo cuando acabo de entrar a casa, alguien la esperaba adentro.

Era delgada, con un vestido color amarillo cáscara de huevo, su hermoso rostro estaba cubierto de muselina y sólo tenía los ojos expuestos, los cuales se veían como la cola del Fénix. Un parpadeo era suficiente para cautivar el alma de cualquiera.

Era extremadamente hermosa, en la medida en que nadie era capaz de adivinar su edad.

Estaba sentada frente a la mesa con una taza de té en su mano. La taza de té estaba girando en su palma. Aparentemente, estaba aburrida de esperar.

“¡Madre Xi!” Liu Qiandai rápidamente se arrodilló para saludarla.

Era el rostro del negocio de la Casa del Éxtasis, Madre Xi.

No siempre iba a la Casa del Éxtasis ya que había algunas personas para asistirla. De vez en cuando, pasaba a hablar con las prostitutas.

Nadie imaginaría a Madre Xi como semejante persona tan hermosa.

Además de eso, también era una persona talentosa y la mayoría de las prostitutas aprendieron sus habilidades de ella.

Madre Xi era bastante extraña; era joven y bonita cuando Liu Qiandai tenía sólo ocho años. Aunque habían pasado diez años, ¡todavía se miraba igual! El tiempo parecía haberse congelado y ella nunca envejecía.

Liu Qiandai era muy arrogante, pero respetaba mucho a Madre Xi.

Todos en la Casa del Éxtasis respetaban a Madre Xi, la respetaban y también le temían.

Madre Xi no había ido a la Casa del Éxtasis durante casi un año. Liu Qiandai se sorprendió cuando apareció repentinamente en su casa.

“Qiandai, ¿era una pequeña en tu habitación? ¿Tenía el rostro bronceado y rojizo, con muy buenos conocimientos médicos?” Madre Xi preguntó muy directamente.