Capítulo 200: El hombre detrás


Incluso si alguien estaba dispuesto a pagar con todos sus ahorros, eso no significaba que pudiera lograr que Liu Qiandai tocara una canción. Ella estaba tocando la cítara en la mesa, sus habilidades eran increíbles y su voz, encantadora.

Gu Xijiu estaba disfrutando de la música, se sentía como si estuviera rodeada de montañas y lagos.

“Maestra, la fragancia de Xiang Man Luo se habría ido cuando te sumergiste en la bañera durante 15 minutos. ¡Sin embargo, has estado sumergida durante una hora!” La Piedra del Firmamento le recordó.

“Puede ayudarme a reducir mi cansancio”. Gu Xijiu apartó el largo cabello de su hombro.

Para deshacerse del talismán de rastreo que el Maestro Celestial Zuo le puso, ella fue deliberadamente al Lago Manxiang para lavar el talismán con Xiang Man Luo.

Aunque el talismán había desaparecido, todavía estaba exudando la fragancia del Xiang Man Luo que se volvería desagradablemente repulsiva después de unos días.

Sin embargo, necesitaba encontrar una forma de eliminar el olor del Xiang Man Luo si no quería oler mal.

La Piedra del Firmamento le dijo a Gu Xijiu que la única forma de deshacerse de la fragancia del Xiang Man Luo era obtener la receta del perfume de Liu Qiandai.

Por tanto, Gu Xijiu viajó todo el camino en busca de ella.

De hecho, era difícil ver a Liu Qiandai, ya que era casi imposible para la gente común entrar en su habitación.

Sin embargo, no era un problema para Gu Xijiu ya que siempre podía teletransportarse a su habitación.

Por supuesto, Liu Qiandai se asustó cuando Gu Xijiu se coló dentro de su habitación. Justo antes de que lograra gritar pidiendo ayuda, Gu Xijiu dijo algo que la deleitó completamente.

Lo que le dijo fue, “¿quieres que te traten tu enfermedad? Yo puedo ayudarte”.

Por tanto, Liu Qiandai había decidido no gritar.

Después de una larga conversación, creía que esa niña de piel bronceada podría curar su enfermedad.

Liu Qiandai era delgada, en forma, bonita y podía cantar muy bien. Casi era considerada una mujer perfecta.

Sin embargo, había algo que nadie sabía – ella tenía un mal olor corporal.

Por supuesto, como no era muy serio, nadie se daría cuenta si ella se duchaba ligeramente más a menudo.

Sin embargo, para una perfeccionista como ella, eso definitivamente era una condición crítica. Había estado buscando consejos y tratamientos de muchos doctores y consumió muchos medicamentos diferentes, pero ninguno de ellos funcionó. Por tanto, aprendió el arte de inventar perfume y ahora se había convertido en una experta…

Siempre olía bien con perfume, por tanto, nadie notaba su mal olor corporal.

¡La llegada de Gu Xijiu era en efecto en el momento perfecto! Por lo cual ella la sirvió como un VIP.

Ambas eran personas decisivas y llegaron a un acuerdo mutuo en muy poco tiempo.

Liu Qiandai prepararía un perfume especial para el baño de Gu Xijiu y a cambio, Gu Xijiu ayudaría a tratar a Liu Qiandai después del baño.

Así fue como llegamos a la escena de Gu Xijiu sumergida en la bañera.

“¡Maestra, eres tan afortunada, Liu Qiandai toca la cítara para ti! Rong Chu quería que ella le tocara una canción hace muchos años, pero falló. No sólo eso, él no pudo hacer nada para vengarse”. La Piedra del Firmamento murmuró en su mente.

Gu Xijiu abrió los ojos y reflexionó, “el jefe de la Casa del Éxtasis debe ser alguien poderoso, para que incluso Rong Chu lo dejaría ir. ¿Sabes quién es?”

“Madre Xi”. La Piedra del Firmamento respondió.

Gu Xijiu frunció su ceño, ¿cómo podría una madame ser tan poderosa?

“¿Sabes quién es el cerebro detrás de todo?”

La Piedra del Firmamento dijo alegremente, “¡Finalmente has hecho la pregunta correcta! He escuchado que la Casa del Éxtasis y la sala de subastas en la capital son propiedad de la misma persona. Esa persona es muy poderosa, pero siempre se mantiene bajo el radar”.