Capítulo 197: La chica sólo estaba mintiendo


Agito su mano despreocupadamente hacia los jóvenes, diciéndoles que se acercaran. “Los cuatro parecen ser bastante observadores. ¿Pueden decirme exactamente cuándo inserto el veneno? ¿Y dónde coloco el veneno?” Preguntó.

Los cuatro habían presenciado todo el incidente. Entonces, trataron de desglosar los escenarios, “¿puso el veneno en el pescado? ¿El plato de sopa? ¿El palo del pescado a la parrilla? O probablemente en las especias…”

Di Fuyi sacudió su dedo y respondió con una respuesta de una palabra, “¡no!”

Si la chica hubiera puesto el veneno en los lugares antes mencionados, él habría expuesto su intención hace mucho tiempo.

A uno de los jóvenes se le ocurrió una buena idea, “¡puso el veneno en el aire!”

“No exactamente”.

Los cuatro continuaron haciendo sus conjeturas probando todas las posibilidades, pero a cambio, todas las suposiciones fueron rechazadas por una respuesta de una o dos palabras de su maestro.

Realmente no podían entenderlo. Al perderse en lo que tenían que hacer, se miraron entre ellos con desesperación.

Al ver a los jóvenes sonrojados por la agitación, Di Fuyi se levantó lentamente para resolver su confusión, “el veneno estaba en su canto”.

Los jóvenes permanecieron en silencio. ¿Cómo podría su canto ser venenoso? ¡Eso era algo nuevo!

Di Fuyi sacudió su cabeza y les explicó de nuevo de forma amable, “no era exactamente veneno, sino un agente nocivo llamado Hechizo del Agua Feliz”.

Di Fuyi dejó escapar un suspiro, “en otras palabras, ni las bebidas ni los peces eran venenosos, pero después de ser procesados y cocinados específicamente, se creó un agente nocivo una vez que el pescado estuvo en contacto con la bebida. Todavía era inocua a menos que se disparara con su canto. Por tanto, su canto fue la verdadera causa de todo. Por la forma en que lo expliqué, ¿lo entienden?”

Los cuatro estaban completamente convencidos, “¡Entendemos!”

El Maestro Celestial Zuo realmente hacia honor a su nombre. ¡Claramente había visto una gran cantidad de experiencia para estar tan bien informado, incluso podía descubrir un “veneno” tan raro!

“Esta es la primera vez que escucho de un veneno así. Qué nombre tan único”, dijo uno de los jóvenes.

“¿Único? ¿No crees que es icónico?” Di Fuyi alzó sus cejas.

“Oh, en efecto es icónico”, el joven estuvo de acuerdo rápidamente.

Di Fuyi rio entre dientes y dijo, “ese es el nombre que acabo de inventar, por supuesto. Es bastante apropiado”.

¡El nombre fue completamente inventado por el Maestro Celestial Zuo! Los jóvenes nuevamente estaban perdidos de palabras.

Sin embargo, impulsados por la curiosidad, preguntaron, “Maestro, ¿cree que el ‘veneno’ era tan dañino como ella lo describió? La chica sólo estaba mintiendo, ¿no es así?”

“Sobre eso, sólo puedes descubrirlo una vez que lo hayas probado”, dijo Di Fuyi.

Confusión.

Los jóvenes no se sentían muy seguros sobre ello. Audazmente, habían decidido preguntar, “maestro, ¿a qué se refiere?”

“También tengo mucha curiosidad sobre este ‘veneno’, por eso hice un pequeño truco cuando lo extraje de mi cuerpo. No hay necesidad de cantar cuando se convierte el veneno en gas. Serás envenenado una vez que inhales ¿Cómo se sienten los cuatro en este momento?”

Conmocionados.

Ellos estaban de pie, pero sus piernas repentinamente estaban débiles. Había un flujo inquietante en su estómago. Al principio era insignificante, pero creció muy fuerte en cuestión de segundos, como si hubiera un monstruo despertando en su cuerpo, con innumerables insectos excavando sus caminos dentro de ellos. Era hormigueante y doloroso, incluso había una sensación de adormecimiento en la parte posterior de sus espinas – ¡el efecto era inmensamente abrumador!

Los rostros de los cuatro se habían vuelto verdes.

Di Fuyi se levantó y dijo, “hmm, ahora sienten lo que sentí en ese momento, pero lo que yo tuve fue cuatro veces más fuerte. Todos ustedes son físicamente débiles, así que no puedo soportar ver que sólo uno de ustedes sufra solo, por eso dividí los efectos secundarios en cuatro para que todos puedan unirse para compartir el dolor”.