VVC – Capítulo 196

0

Capítulo 196: ¡El Maestro Celestial Zuo fue envenenado!


Gu Xijiu rio, dio la vuelta y dijo, “¡puedes decir que tienes mala suerte! Oh cierto, no me culpes por no recordarte, el veneno que tuviste la última vez era trivial, podías sacarlo fácilmente de tu sistema. Esta vez es diferente, tendrás que calmarte y meditar durante tres días consecutivos y por el momento, no debes realizar ningún poder espiritual o habilidades internas, de lo contrario… ¡jeje!”

“¿De lo contrario, qué? ¿Este veneno letal tuyo me va a matar?” Di Fuyi levantó las cejas incrédulo.

“Hmm, no es letal. Soy lo suficientemente compasiva como para no matar por deseo. Ese veneno sólo te volverá impotente – en realidad no es gran cosa. Cierto, si no tienes miedo de convertirte en un eunuco, puedes moverte tanto como lo desees y ¡venir a buscarme!” Gu Xijiu saludó, dio la vuelta y desapareció sin esfuerzo en segundos…

La orilla del río volvió a su tranquilidad habitual. Las túnicas de Di Fuyi ondeaban con la ráfaga de viento.

El aire se llenó con la fragancia de una bebida, el aroma de los peces y el leve aroma de su esencia…

Di Fuyi estaba allí sentado con las mangas abajo, mirando la superficie del lago y contemplando. Repentinamente, sonrió.

Las comisuras de su boca se torcieron hacia arriba. Entonces, estallo en carcajadas.

Su risa era contagiosa, como el sonido del viento crujiendo a través de un bosque de bambú y como el brillo de la luz de la luna deslumbraba a través de la ventana. Su risa creció más y más y las ondas se extendieron a través del lago, como si el sonido de su risa hubiera causado una serie de olas en la superficie.

Él se rio lo suficiente. Perezosamente, se sentó en su silla y por el rabillo del ojo, notó algo desde lejos, “¡ustedes cuatro, salgan y muéstrense!”

El viento soplo. Cuatro jóvenes aparecieron de la nada. Estaban vestidos con ropa elegante y todos eran bien parecidos. Esos eran los jóvenes quienes remaban en el bote. Aparentemente, todos ellos poseían un Qing Gong extraordinario – no había polvo en el aire cuando aterrizaron, incluso las pequeñas flores sólo se inclinaron un poco a sus pies.

Los cuatro se inclinaron ante Di Fuyi, “¡Maestro!”

Di Fuyi los miró, “¿estaban disfrutando del espectáculo? ¿No vinieron a revisarme, sabiendo que estaba envenenado?”

Los cuatro jóvenes se sorprendieron y sacudieron sus cabezas con desaprobación, “nadie en la tierra es capaz de envenenarte. Debe haber una razón para que el maestro haga esto…”

“No, estoy envenenado”, Di Fuyi señaló sus palabras con un tono bastante suave. Enrollo sus mangas para revelar su dedo como si estuviera sosteniendo una bandera.

Una vez que los cuatro jóvenes tuvieron una imagen clara del color de su dedo, sus expresiones cambiaron completamente. La piel cristalina había desaparecido y en ese momento, era púrpura, especialmente la yema del dedo. ¡Era tan púrpura como las uvas!

¡El Maestro Celestial Zuo estaba realmente envenenado!

Los cuatro quedaron momentáneamente aturdidos. “Maestro, ¿qué tipo de veneno es?” Preguntó un joven, sus ojos brillaban intensamente.

“Maestro, ¿cómo se siente ser envenenado?”

“¡Maestro, realmente has sido envenenado!”

“Maestro…”

Di Fuyi lanzó una mirada furiosa hacia ellos y se preguntó, ¿en qué estaban pensando esos cuatro idiotas?

Ellos no parecían estar preocupados por su maestro. Por el contrario, parecían muy interesados, como si acabaran de hacer un nuevo descubrimiento…

Rio y alzó sus cejas, “parece que todos ustedes están interesados, ¿no es así? Parece que disfrutan de mi desgracia, ¿verdad?” Dejó escapar una sonrisa helada, fría como los vientos helados.

“…” los cuatro jóvenes estaban perdidos de palabras.

Finalmente se dieron cuenta de que estaban dándole la impresión equivocada a su maestro, por lo que ocultaron rápidamente su expresión para mostrar una lealtad inmutable.

Esos jóvenes, sin embargo en realidad no estaban preocupados. ¡Después de todo, realmente no había nadie que fuera lo suficientemente bueno como para envenenar al maestro! El Maestro Celestial Zuo era indudablemente invencible.

Di Fuyi les dio otro vistazo y suspiró, pero no se molestó en reprenderlos por su ignorancia. Después le dio un vistazo de cerca a su dedo.

Unos momentos más tarde, gentilmente movió su dedo hacia el aire y se pudo ver algo de sangre púrpura salpicar desde la punta de su dedo, antes de desaparecer en el aire en forma de un gas púrpura. La yema de su dedo volvió a su estado cristalino y no había ni siquiera un corte en su piel.

Claramente, se había curado a si mismo del veneno.