VVC – Capítulo 195

0

Capítulo 195: Cariño, tienes agallas


Gu Xijiu no tenía palabras.

Repentinamente, comprendió que el gran dios frente a ella en realidad estaba buscando formas de matarla, ¿cierto?

La tasa de éxito de ese matrimonio era muy poco probable que sucediera, incluso desde el inicio. Era tan improbable que había llegado al punto de pasarse por alto.

Sin embargo, estaba comprometida oficialmente con Rong Yan y no era fácil romper el compromiso. Si no fuera por su viaje a través del tiempo para estar allí, la Señorita Gu estaría muerta desde hace mucho tiempo. De todos modos estaría arruinada, incluso si no estuviera muerta. Quizás en ese momento, la idea de romper el compromiso funcionaría, pero sería embarazoso. Probablemente sería atrapada y ahogada en una jaula de cerdos por el propio General Gu. Entonces, incluso si el Maestro Celestial Zuo le hubiera hecho tal favor a la esposa del General, el favor parecería insignificante.

¡No iba a funcionar en absoluto!

Era todo por su culpa, ella rompió el compromiso sin causar ningún daño o indignación, lo que le había dado al Maestro Celestial Zuo una sensación de crisis.

Por eso la observaba constantemente y siempre intentaba llevarla de regreso para realizar las pruebas…

Porque la probabilidad de que saliera viva del Bosque Oscuro era muy pequeña y si estaba muerta, entonces no habría compromiso.

“Maestro, ¿y qué pasa si hubiera nacido como un discípulo? ¿Qué tal este matrimonio?” Gu Xijiu decidió preguntarle al maestro para que lo aclarara.

“Si naciste como un discípulo, entonces no tienes que aventurarte en el Bosque Oscuro. Oh, debería decir, depende de ti decidir si quieres hacerlo o no. Si deseas casarte conmigo puedes darle un intento, este compromiso será instantáneamente válido una vez que salgas con vida”.

Gu Xijiu lo sabía muy bien en su corazón.

Si hubiera nacido como discípula, no sería tan retrasada para entrar en el Bosque Oscuro. De lo contrario, habría gastado 15 años en paz.

Si no…

Si realmente fuera llevada al Bosque Oscuro, incluso si pudiera hacerlo, ya no volvería a salir como “Gu Xijiu”.

¡Sin embargo, no debía permitir que ese compromiso sin sentido se volviera válido!

No, espera, ¿por qué debe adherirse de acuerdo s sus planes?

“Maestro, antes dijiste que me darías dos opciones – ¿cuál es la otra?”

“La segunda opción es simple, si no me sigues obedientemente, puedes intentarlo con todo para luchar. Te dejaré inconsciente y llevare de regreso y luego comenzaré a ejecutar las pruebas al día siguiente”.

¡Monstruo! Eso claramente la dejó con una sola opción.

Afortunadamente, salió con la tercera opción ella misma…

Suspiró, se puso de pie y dijo, “básicamente, mis tres peces sólo me pueden dar tres días de período de tregua a cambio. Parece que sólo puedo elegir la primera opción…”

“¡Genial! Volvamos ahora, se está haciendo tarde…” Di Fuyi se levantó. Justo cuando estaba a punto de hacer algo, se puso en pie de repente, su gran cuerpo se tambaleo un poco.

“Hey, ¿qué pasa contigo? ¿Estás borracho?” preguntó Gu Xijiu, fingiendo que le importaba.

Di Fuyi la miró con una mirada aguda. El peso del silencio en los alrededores se estaba volviendo insoportable.

Gu Xijiu estaba cerca. Lo había estado observando, completamente a gusto, mientras sostenía la olla de hierro que se usó para cocinar el pescado.

Di Fuyi sonrió un poco, “Cariño, tienes agallas, ¡cómo te atreves a envenenarme!”

El tono de su voz era tan suave como el viento y tan sofocante como si una gran tormenta estuviera a punto de tocar tierra, insinuando así miedo.

Gu Xijiu, con sus ojos agudos y brillantes, no iba a negar las acusaciones, “lo siento”.

Di Fuyi se tambaleó un poco de nuevo, con su rostro poniéndose verde, el veneno obviamente estaba empezando a tener efecto.

¡Extraño! “La bebida era mía, el pescado no era venenoso, entonces ¿cuándo pusiste el veneno?” Preguntó perplejo.

Gu Xijiu se rio, con voz suave, dijo, “ni el pescado ni la bebida eran venenosos. Puedes adivinar el tipo de veneno que contiene. Estoy segura de que puedes adivinar bien, ya que eres tan sabio”.

Di Fuyi quedó sin palabras. Se movió un poco como si estuviera a punto de hacer algo, pero sus piernas estaban tan débiles que se dejó caer en su silla. La miró y sonrió débilmente, “Cariño, ¡me has envenenado dos veces!”