Capítulo 191: ¿Piensas que es tan tonto?


Gu Xijiu maldijo secretamente pero mantuvo la calma en su exterior, “¿quieres un pez Princesa Plateada? ¿Qué tan grande quieres que sea?” Pensó que era mejor para ella preguntar con precisión o de lo contrario trataría de manipular la situación para molestarla nuevamente.

Di Fuyi la miró y sonrió, “por lo menos de tres libras”.

Los peces Princesa Plateada eran bastante pequeños. Di Fuyi había echado una mirada furtiva a los peces que rondaban el área y notó que sólo había dos peces Princesa Plateada que pesaban alrededor de una libra.

Gu Xijiu permaneció en silencio y comenzó a ajustar su anzuelo y carnada. Tomó la perla brillante y la reemplazó con un brillante diamante azul. También cambió su ubicación y comenzó a pescar nuevamente. Esta vez, tomó un poco más de tiempo para que ella lo atrapara. La tenue luz azul sólo iluminaba una pequeña área del tamaño de una taza de té.

Algunos peces mordieron el anzuelo, pero Gu Xijiu no tenía intención de tirar del anzuelo para atrapar a esos peces. Después de 15 minutos, finalmente tiro del anzuelo. ¡Un hermoso pez brillante fue atrapado y sacado del agua!

El pez todavía estaba luchando en la mano de Gu Xijiu, por lo que lo abofeteo en la cabeza hasta que dejó de moverse y luego se lo arrojó a Di Fuyi, “¿qué tal este? ¡Son exactamente tres libras!”

Di Fuyi permaneció en silencio.

No necesitaba pesarlo, pero él sabía que el pescado pesaba exactamente tres libras. ¿Esa pequeña era una maestra de la pesca? ¡Su técnica de pesca era increíble!

Una hoguera fue preparada para un festín y Gu Xijiu estaba ocupada asando pescado a la parrilla. Afortunadamente, era buena cocinando y en tan sólo unos minutos, el pescado había sido preparado. Se lo pasó a Di Fuyi quien se sentó junto a ella y le dijo, “Maestro del Palacio, tómalo por favor”.

Di Fuyi lo aceptó y le dio un mordisco. El sabor era delicioso y era diferente de lo que había estado acostumbrado a comer en el pasado. Parecía que esa pequeña había intentado duramente asar el pescado, así que estaba encantado.

Entonces, Gu Xijiu comenzó a asar el pescado de otoño… Antes de que estuviera totalmente cocido, el aroma se había extendido y eclipso el olor del pescado Princesa Plateada. Si el pescado Princesa Plateada era un plato sabroso, entonces el pescado de otoño sería el mejor plato de la noche. Después de que él olfateo el aroma del pescado de otoño, sintió que su pescado sabía tan insípido como el agua.

Di Fuyi levantó la vista y miró el pez en la mano de ella. Sin embargo, Gu Xijiu no lo miró. Estaba hambrienta ya que se había teletransportado repetidamente y había consumido una gran cantidad de su energía. Aunque el pez de otoño no lucía bonito, estaba lleno de nutrientes y tenía un sabor muy agradable. ¡Era su pez favorito en el mundo!

El pez de otoño no era grande. Pesaba alrededor de sólo una libra. En sólo un momento, Gu Xijiu había despojado al pescado de su carne y sólo había dejado sus huesos atrás.

“Piakkk…” Gu Xijiu escuchó un fuerte sonido junto a su pierna. Miró hacia abajo y vio un gran pez de otoño que saltaba involuntariamente al lado de su pierna. Ese pez de otoño era dos veces más grande que el pez de otoño que acababa de comer, así que ella se sorprendió. Miró a Di Fuyi quien permanecía sentado frente a ella como si nunca se hubiera movido.

Gu Xijiu miró el pez y miró nuevamente al Maestro Celestial Zuo. Preguntó, “¿acaso el pez simplemente saltó por sí sólo?”

El Maestro Celestial Zuo se miraba relajado mientras respondía, “¿crees que es tan tonto?”

Gu Xijiu revisó su caña de pescar. Todavía estaba colocada en su sitio original y no parecía haberse movido en absoluto. Después lo miró nuevamente y preguntó, “¿tú lo atrapaste?”

Di Fuyi limpió su boca y respondió, “te responderé cuando termines de asar el pescado para mí”.

Gu Xijiu vacilante comenzó a limpiar el pescado. Manejó el pescado con gran habilidad y lo colocó en una rama para comenzar a asarlo sobre la hoguera. Di Fuyi quedó impresionado y comenzó a conversar con ella, “¿Asas pescado muy a menudo?”

Después miró a través de las botellas de condimentos a su lado. Había pimienta, sal, salsa… ¡era un conjunto completo de ingredientes para sazonar!