Capítulo 188: Bebé, has asustado a mi pez


Di Fuyi la observo por un momento y tuvo un pensamiento en su mente.

No había mucha gente de la que le gustara burlarse y entre los que lo tentaban estaban los mejores talentos de ese mundo. Esas personas tuvieron reacciones muy diferentes después de ser molestados por él.

Si esas personas se encontraran la misma situación que Gu Xijiu, pelearían desesperadamente en su contra, llorarían y admitirían la derrota o se teletransportarían hasta que el Maestro Celestial Zuo tuviera otras cosas que hacer.

Al molestar a esa niña descarada, había considerado los diferentes resultados y reacciones, ¡pero nunca esperó eso! No estaba enojada y no lloraba, más bien calmadamente lo ignoró.

Lo mejor de todo era que no fingía estar calmada, sino que realmente lo ignoraba. El Maestro Celestial Zuo podía decir rápidamente por el latido de su corazón y el flujo sanguíneo si eso no era cierto. Sin embargo, no vio nada.

A medida que pasaba el tiempo, una noche estrellada se mostró en el cielo. El lago se balanceaba suavemente mientras las estrellas brillaban como diamantes en el cielo. Gu Xijiu había estado meditando durante una hora en el agua y nunca abrió sus ojos. Había entrado en un reino de tranquilidad.

Di Fuyi apenas sonreía, pero nadie podía ser más paciente que él en ese momento. Sacó una caña de pescar de la nada y comenzó a pescar. Sin embargo, él nunca atrapó nada a pesar de sus pacientes esfuerzos. Finalmente, hubo un fuerte tirón en su caña y cuando alzó su mano para enrollar el pez, Gu Xijiu repentinamente se despertó y movió su cuerpo. El agua salpicó un poco y el pez se asustó y escapó.

Di Fuyi intentó atraparlo pero falló y el pez escapo. Di Fuyi permaneció en silencio al inicio, pero después de un rato, dijo con frialdad, “Bebé, has asustado a mi pez”.

Gu Xijiu levantó su mano hacia él, “puedo atrapar uno para ti”.

“No es fácil atrapar un pez aquí. ¿Estás segura de que puedes hacerlo?”

Gu Xijiu dijo, “nunca intentes, nunca sabes”. Era una campeona en la pesca en su vida anterior.

Di Fuyi sonrió y le entregó la caña de pescar, “confío en ti ahora, bebé”.

La caña de pescar era de color verde y brillante. Gu Xijiu alzó sus dos dedos y dijo, “tengo dos condiciones”.

Di Fuyi suspiró, “¿quieres que te deje ir?”

“No”. Gu Xijiu sacudió su cabeza.

“Uh, entonces ¿cuáles son tus condiciones?”

“Primero, quiero pescar en la orilla. Segundo, quiero cambiar el color de esta caña de pescar”.

Finalmente, Gu Xijiu estaba en la orilla. Todo su cuerpo estaba goteando con agua. Había estado en el agua por tanto tiempo que su piel estaba arrugada por todas partes. Ya era de noche y el clima era bastante frío a la orilla del lago. Como estaba mojada, estornudó varias veces mientras se acercaba a la costa.

Se ordenó su cabello mojado y le preguntó a Di Fuyi, quien estaba sentado al lado de la orilla, “¿puedo cambiar mi ropa? Está demasiado mojada y afectará mi temperamento y mi paciencia”.

“¿Dónde vas a cambiar tu ropa?” Di Fuyi alzó una ceja.

“Ahí”. Gu Xijiu señaló hacia un lugar no muy lejos. Había un lugar rodeado por un montón de rocas que estaba protegido y escondido.

“No, es demasiado fácil para ti escapar. No tengo la paciencia para perseguirte de nuevo”. Di Fuyi rechazó su petición.

Gu Xijiu secretamente maldijo. Nunca le suplicó que la persiguiera. Él fue quien la siguió hasta llegar a ese lugar.

Suspiró y respondió, “no puedo cambiarme aquí. No es apropiado que una chica esté desnuda frente a un hombre que no es su esposo. Aunque todavía soy joven, todavía soy una mujer”.

Di Fuyi la miró por un momento y dijo en voz baja, “Ah, por supuesto, sé que eres una chica…”