Capítulo 187: Bebé, eres una buena aprendiz


“Pequeño Cang, ¿aún puedes recordar la imagen original del localizador?”

“No puedo recordarlo. Maestra, ¿quieres aprenderlo? Requiere un fuerte poder espiritual para dibujar ese localizador”.

“Tarde o temprano tendré poder espiritual, así que es bueno para mí aprender tanto como sea posible ahora”.

“Bebé, eres una buena aprendiz. Eres una buena chica…” Una voz vino detrás de ella. Era una voz muy agradable, pero sonaba como un demonio para Gu Xijiu. El sonido estaba muy cerca de ella. Estaba lo suficientemente cerca como para sentir el ligero aliento de la persona que hablaba.

Su cuerpo se puso rígido por un momento. Afortunadamente, sólo se quitó la mitad de su ropa. No dio marcha atrás, más bien se abotonó rápidamente su blusa antes de darse la vuelta y mirar detrás de ella.

Una túnica morada, cabello negro y un ojo de rubí en la frente – era el molesto Maestro Celestial Zuo. En ese momento, estaba parado en el agua, pero sus zapatos ni siquiera estaban mojados. Estaba rodeado por el Man Xiang Luo lo cual formaba una escena deslumbrante.

¿Él era incluso humano? ¿O nació como el perro de Erlang Shen? Ella ya había lavado el localizador, ¡pero él aún podía encontrarla! Gu Xijiu secretamente apretó sus puños.

Él sonrió, “Bebé, ¿quieres aprender sobre ese hechizo localizador? Conozco todos los seis métodos para dibujarlo. ¿Quieres que te enseñe todos?”

Gu Xijiu lo miró pensativa y dijo, “sí, quiero aprender”.

Di Fuyi la miró y dijo, “¿así que ya no quieres huir?”

Gu Xijiu asintió con su cabeza, pero dijo, “no es demasiado tarde para aprender a escapar”.

Di Fuyi permaneció en silencio. Después de un momento, él suspiró, “no le enseño mi habilidad fácilmente a otros, ¿por qué crees que debería enseñarte?”

“Me preguntaste si quería aprender, así que ya me diste una opción. Ahora que decidí que quería aprender, pareces haberte lamentado tu decisión. Como un Maestro Celestial, ¿cómo puedes romper tu palabra?”

Di Fuyi suspiró nuevamente, “tienes un punto…”

Sacó una silla de la nada y la coloco sobre la superficie del agua. Después se sentó y apoyó su barbilla con su mano. La miró con severidad y habló, “como Maestro Celestial, ¿debería cumplir siempre mi palabra? ¿Qué pasaría si yo rompo mi promesa?”

Gu Xijiu nunca esperó que el respetado Maestro Celestial Zuo contemplaría semejante cosa tan desvergonzada.

Se sorprendió por un momento, pero después preguntó, “¿eres el verdadero Maestro Celestial Zuo?”

“Claro que lo soy”.

Gu Xijiu no respondió nada y dio la vuelta para nadar hacia la orilla. Sin embargo, se rindió después de que nadó por un tiempo. A pesar de que la costa parecía estar muy cerca, ni siquiera se acercó a un metro después de nadar durante un minuto como si hubiera una pared invisible frente a ella.

Aparentemente, era otro truco jugado por el loco Maestro Celestial Zuo. Di Fuyi se sentó en el agua y el viento sopló hasta que su bata revoloteó. Parecía una persona divina con una actitud recta, pero ella nunca esperó que hiciera algo tan infantil.

No podía escapar de él, no podía luchar en contra de él y no era tan descarada como él. Y esa persona parecía estar muy libre para molestar a la gente.

Frunció sus labios y decidió meditar en el agua sin mirarlo más.