Capítulo 184: ¡Él en realidad la encontró!


Gu Xijiu miró alrededor de las ruinas de esa casa abandonada. Esa era la famosa casa fantasma a la que nadie se atrevería a entrar. Por tanto, estaba sola. Se sintió aliviada ya que sabía que la risa de antes le pertenecía al Maestro Celestial Zuo. Él la encontró.

Afortunadamente, respondió rápidamente y se teletransportó antes de que él pudiera atraparla.

Cuando usaba su habilidad, nadie podía decir en qué dirección desapareció, ya que no dejaría ningún aroma a lo largo del camino para que otros lo rastrearan. Recordó que en su vida anterior cuando fue a asesinar a un líder, estaba rodeada por una docena de guardias armados fuera de su casa. Sin embargo, se teletransportó y desapareció antes de que pudieran dispararle. Más tarde, cuando los guardias fueron arrestados, le dijeron a la policía que se encontraron con un fantasma.

Incluso si el Maestro Celestial Zuo era hábil rastreando personas, creía que no sería capaz de encontrarla después de unas pocas teletransportaciones. Había usado mucho esfuerzo para realizar algunas teletransportaciones consecutivas, así que cuando finalmente se sentó en la escalera, dijo, “Pequeño Cang, ¿puedes sentir si ese tipo loco está en los alrededores?”

La Piedra del Firmamento no dio ninguna respuesta pero repentinamente había una mano en su hombro y se escuchó una voz junto a sus oídos, “Bebé, ¿qué estás diciendo?”

¡Gu Xijiu se sorprendió más allá de las palabras! Inmediatamente se levantó y la mano se deslizó de su hombro. Aprovechó la oportunidad para teletransportarse nuevamente para permanecer alejada de la casa.

Dentro de un campo de cultivo.

Como eran finales de otoño, el maíz no había cosechado aún y crecía alto dentro del campo de cultivo. Gu Xijiu apareció en el campo y estaba oculta en esos altos cultivos.

Como no había estado lloviendo durante mucho tiempo, había mucho polvo en las hojas de esos cultivos. Gu Xijiu se quedó allí por sólo un momento pero estaba sucia con tierra. Sabía que si usaba su Técnica de Teletransportación con demasiada frecuencia le causaría mareos, así que jadeaba pesadamente y se sentó en un bordo para descansar.

Aunque el Maestro Celestial Zuo tenía grandes habilidades, él era extremadamente limpio, por lo que pensó que tal vez no querría ir a ese lugar para encontrarla. Si él aparecía nuevamente, le arrojaría tierra.

Cuando terminó de pensar en esa idea, hubo un suspiro en su espalda, “te estás volviendo traviesa… Moviéndote de una casa abandonada a un yermo… Tsk tsk, ¿puedes conseguir un lugar más limpio para descansar?”

En esa ocasión, Gu Xijiu no se teletransportó. Lentamente se giró y miró la dirección de donde venía la voz. En la cima de las desordenadas cosechas, había un hombre parado tranquilamente. Tenía su cabello hasta la cintura con un rubí en la frente y vestía una bata púrpura.

¡Di Fuyi!

Gu Xijiu se levantó lentamente y preguntó, “¿qué quieres de mí?”

Ella ahora sabía que no podía escapar de él. Aparentemente, ese tipo había instalado algún rastreador para poder encontrarla con tanta precisión. Se había cambiado toda su ropa e incluso se había bañado.

¡Podría ser sólo suerte si la encontrara una vez, por coincidencia si pudiera encontrarla dos veces, pero esa era la tercera vez que podía encontrarla con éxito!

Di Fuyi se paró encima de las hojas de la cosecha, sonrió y preguntó, “¿por qué no estás huyendo?”

Gu Xijiu lo miró enojada y sintió ganas de golpearlo. Como era inútil escapar, ¿por qué querría escapar nuevamente? ¿Para jugar a las escondidas con él? ¡Ella no era así de estúpida!