Capítulo 183: Maestra, ¿a dónde vamos ahora?


Después de que Gu Xijiu había terminado de comer, sacó un conjunto de equipos de su bolsa de almacenamiento para disfrazarse. Su pequeño tamaño era una gran desventaja para ella, además de la prominente marca de nacimiento en su frente. Cuando ella se disfrazaba, tenía que asegurarse de cubrir bien su marca de nacimiento.

Cuando miró el espejo, la chica que vio lucía anticuada con un par de ojos tímidos diferentes a los suyos. Gu Xijiu estaba satisfecha y sonrió. Estaba complacida consigo misma ya que tuvo la previsión de guardar su equipo en la bolsa de almacenamiento antes de ir al palacio del Emperador. Finalmente, ahora fue útil para ella.

“Maestra, ¿a dónde vamos ahora?” la Piedra del Firmamento de pronto preguntó.

“Finalmente estás despierta”. Gu Xijiu lo miró y respondió. Esa pequeña piedra había estado muerta por mucho tiempo, pero repentinamente parecía haber sido revivida.

“Maestra, yo no te traicioné. Mi aura repentinamente fue sellada y perdí mi conciencia”, la Piedra del Firmamento trató de explicar.

Gu Xijiu estaba un poco conmocionada, pero creía en la Piedra del Firmamento. De pronto pensó en el Maestro Celestial Zuo. Debió ser él quien causó el problema. ¡El hombre no era humano!

No era ningún secreto que Gu Xijiu se consideraba a si misma buena para leer a la gente. Sin embargo, no pudo ver a través de esa persona. ¡Instintivamente, sintió que esa persona era extremadamente peligrosa! Él era alguien a quien no debía provocar con sus habilidades actuales.

“Maestra, ¿a dónde vamos ahora?” La Piedra del Firmamento volvió a preguntar.

“Tenemos que salir de este país y explorar nuevos horizontes”.

Con la situación actual, Gu Xijiu sabía que tenía que abandonar el Reino Feixing para evitar problemas.

“Tengo la sensación de que el Maestro Celestial Zuo no soltara tan fácilmente este asunto”. La Piedra del Firmamento estaba preocupada.

Gu Xijiu palmeó el brazalete en su muñeca y se rio entre dientes antes de responder, “Incluso si no quiere soltarlo, no puede hacer nada mientras tenga mi Técnica de Teletransportación”.

“¡Jaja!” Después de que Gu Xijiu terminó su oración, una voz burlona se escuchó a su alrededor. La expresión facial de Gu Xijiu cambió, e inmediatamente tomó un plato y lo arrojó hacia la dirección de la risa.

El plato cayó al suelo y casi se rompió. Afortunadamente, el suelo estaba cubierto con gruesas alfombras, por lo que el plato estuvo perfectamente bien. Cuando el plato cayó al suelo, Gu Xijiu se teletransportó fuera de la habitación.

“¡¿Quién es?!” la doncella fuera del dormitorio abrió rápidamente la puerta para revisar cuando escucho un sonido. Inmediatamente miró alrededor de la habitación pero no pudo ver a nadie. Sin embargo, descubrió que el té y los platos que preparó para el Emperador habían sido terminados. El rostro de la sirvienta se puso pálido mientras cuidadosamente comprobaba nuevamente. Sin embargo, no encontró nada y tampoco fue robado nada.

Era un grave error dejar entrar a la gente al dormitorio del Emperador, por tanto, la doncella no se atrevió reportárselo a su líder. Rápidamente preparó un nuevo juego de té y platos para restaurar la habitación a su estado original. Esa sirvienta era muy eficiente, así que en sólo unos minutos, había restablecido todo a la normalidad.

Gu Xijiu se teletransportó varias veces consecutivamente y finalmente se detuvo en una casa abandonada. Había sido abandonada durante tanto tiempo que había hierba alta por todas partes dentro. Cuando Gu Xijiu estaba de pie dentro de la hierba, todo su cuerpo fue completamente cubierto.