Capítulo 177: ¡Esa pequeña niña en efecto es astuta!


¡¿Él la estaba probando?! Gu Xijiu miró nuevamente el dibujo y luego miró al Maestro Celestial Zuo. Con una expresión de sorpresa apropiada, dijo, “¡esa persona se parece a ti, Maestro Celestial! ¿Es eso un autorretrato?”

Di Fuyi frunció su ceño y la miró con una leve sonrisa, “¿crees que me pinté a mí mismo? ¿Nos parecemos?”

Gu Xijiu suspiró antes de decir, “francamente, el temperamento parece diferente a pesar de tener el mismo aspecto. ¿Él es tú hermano gemelo?”

Di Fuyi se rio pero no respondió directamente su pregunta, “¿lo has visto antes?”

En esa ocasión, Gu Xijiu admitió, “¡sí, lo he visto antes!”

“¿Dónde?”

Gu Xijiu se cruzó de brazos y preguntó, “¿eso está relacionado con la verificación?”

“Sólo necesitas responder a mi pregunta”.

Gu Xijiu se rio de una manera bastante encantadora y dijo, “Maestro Celestial Zuo sólo deberías tener la autoridad para probar si recibí un regalo celestial. Si no lo estás aclarando, lo siento, pero no lo voy a decir”.

¡Esa pequeña niña era realmente astuta!

Di Fuyi estaba un poco sorprendido por la actitud de esa pequeña y respondió, “de hecho, está relacionado con la verificación”.

“Lo he visto en un sueño”.

Di Fuyi la miró y con una leve sonrisa, preguntó, “¿en un sueño? ¿En su sueño o en tu sueño?”

Gu Xijiu respondió con calma, “por supuesto, en mi sueño”.

“Oh, entonces fue tu sueño…” Su tono había cambiado. Continuó, “¿qué le hiciste a él en tu sueño?” El tono de Di Fuyi sonó como si estuviera buscando justicia para la estatua de jade. ¡Era como si el Maestro Celestial Zuo fuera el dueño de la estatua de jade! ¿Se había enterado de que le había quitado la ropa de esa estatua de jade y por lo tanto, quería vengarse? ¿O todo eso era una prueba? Ella sólo le había quitado la ropa. ¿Valía la pena vengarse por eso? A menos que… ¿La ropa de esa estatua de jade poseyera sus poderes y por tanto le impedía funcionar correctamente? Ciertamente no notó nada encantado al respecto.

Gu Xijiu continuó allí sentada mientras su cerebro extrapolaba una serie de preguntas.

“¿Por qué no estás hablando? ¿Sientes culpa?” Di Fuyi toco el tablero de dibujo nuevamente y preguntó.

“Jaja, ¿qué puedo hacer con eso? Era sólo un sueño y no recuerdo los detalles”. Gu Xijiu respondió vagamente.

“No debes ser descuidada sobre ninguna parte del proceso de verificación. Especialmente desde que estas completamente consciente de las consecuencias”. Di Fuyi dijo fríamente.

Gu Xijiu suspiró, “entonces, por favor déjame recordar cuidadosamente”.

Di Fuyi se rio y después dejó de hablar completamente. Con un gesto de su mano, el dibujo en el tablero se convirtió instantáneamente en polvo y desapareció. Más tarde, cerró sus ojos para un descanso rápido.

Gu Xijiu quedó sin palabras, “…”.

“Pequeño Cang, ¿quién era la estatua de jade en el dibujo? ¿Es el hermano del Maestro Celestial Zuo? ¿O se pintó a sí mismo?” Gu Xijiu le preguntó a la omnisciente Piedra del Firmamento en su corazón.

La Piedra del Firmamento parecía haber muerto y no respondió.

“¡Hey, no me digas que estás muerto debido a que se te acabó la energía!” Gu Xijiu golpeo nuevamente el brazalete en su muñeca para despertarlo.

La Piedra del Firmamento todavía no respondía.

Bastardo, ¿cómo puedes fallar en semejante momento tan crítico?

“Maestro Celestial Zuo, ¿cuántos procedimientos son para este proceso de verificación?” Gu Xijiu fue directamente al grano.

“¿Ahora tienes miedo?” Di Fuyi abrió sus ojos nuevamente para mirarla y su enfoque pareció inadvertidamente escanear el brazalete en su muñeca.