Capítulo 176: ¡Ellos no lucen iguales en absoluto!


Gu Xijiu todavía recordaba haberse cruzado con la estatua de jade cuando salió de la cueva. Sin embargo, curiosamente el rostro de la estatua se le había vuelto vago y parecía como si la bruma ocultara por completo su rostro cuando intentaba recordar cómo lucía. Lo que debemos recordar es que la estatua de jade era demasiado hermosa para ser un humano ordinario. Desde entonces, Gu Xijiu se encontró con un flujo interminable de problemas y no pudo preocuparse por el rostro vago de la estatua de jade que tenía en su mente.

¡Cuando vio la obra de arte del Maestro Celestial Zuo, el rostro vago de la estatua de jade repentinamente se hizo más claro y ella pudo reconocerlo de inmediato! Ese Maestro Celestial era realmente talentoso en el dibujo. Se veía tan real que parecía que el hombre de la imagen podía salir sólo con unas pocas pinceladas.

Después de mirar ese dibujo y luego al Maestro Celestial Zuo, su corazón latió rápidamente en su pecho a pesar de estar tranquila e inexpresiva en el exterior. ¡El rostro del Maestro Celestial Zuo mostraba un marcado parecido con la estatua de jade! Las únicas diferencias notables eran la túnica púrpura en contra de la túnica blanca y el temperamento de los dos.

El Maestro Celestial Zuo era fascinantemente guapo pero parecía tener un aura ligeramente oscura. Por otro lado, esa estatua vestida de blanco tenía una piel clara y delicada que la hacía verse pura y noble. ¿Cuál era la relación real entre el Maestro Celestial Zuo y esa estatua de jade? ¿Él había tallado la estatua de jade basándose en su apariencia? Si lo hizo, ¿por qué sus temperamentos variaban tanto? ¿O era esa estatua de jade su hermano gemelo? Pero con tal apariencia y temperamento, su existencia no habría pasado desapercibida.

Gu Xijiu rápidamente recordó el diseño de la cueva y recordó que parecía algo decorado al natural. Como las obras de ese Maestro Celestial eran algo misteriosas, no sería una sorpresa si él fue quien diseñó toda la cueva. Gu Xijiu solía escuchar en la era moderna que enterrar una estatua de piedra o metal en áreas en particular podía evitar desastres. Como el Maestro Celestial Zuo era bastante rico, era posible que enterrara una estatua de jade en su lugar.

Si esa era su intención, ¡entonces no debería haber usado su estatua ya que eso le traería mala suerte! Entonces, ¿la estatua de jade era su hermano gemelo? Si no, ¿quién era él? Gu Xijiu se sentó tranquilamente en su barco pero tenía numerosas conjeturas destellando a través de su corazón.

“¿Puedes reconocerlo?” Di Fuyi habló mientras apuntaba con su dedo a la imagen. Su tono parecía ser bastante indiferente y Gu Xijiu respondió de una manera más segura, “no, no lo creo”.

Di Fuyi encantadoramente preguntó nuevamente, “¿estás segura? ¿No lo has visto antes?”

Ella lo había visto antes. De hecho, ¡también lo tocó y le quitó su ropa!