Capítulo 175: ¿Era ese Maestro Celestial incivilizado?


Gu Xijiu repentinamente parecía estar cayendo. Afortunadamente, estaba preparada y sujeto la ‘luz blanca’ que aún flotaba en el aire. Era, de hecho, una gasa casi transparente. Gu Xijiu se aferró a la gasa y se balanceó como un columpio hacia la nave.

Todo sucedió demasiado rápido para que nadie más lo procesara. Desde el momento en que Gu Xijiu fue jalada como si estuviera siendo pescada, hasta el punto en que se agarró a la gasa blanca y se balanceó hacia la nave, fueron sólo unos pocos segundos. Antes de que alguien abajo pudiera responder, ya había aterrizado en el barco flotante.

¡Qué flexibilidad y agilidad! ¡Los ciudadanos abajo no pudieron evitar animarla!

En realidad, casi cualquier persona con habilidades en artes marciales podría hacerlo, pero probablemente no con la misma elegancia que Gu Xijiu, ¡quien podría reaccionar y responder a eso tan rápido! Si esa niña no tuviera poderes espirituales tan inútiles, ¡sería talentosa en las artes marciales!

En una reflexión al azar, el Emperador lamentó haber preguntado por su maestro. Todo eso podría haberse evitado si no hubiera empujado ese problema hasta ahora. Si ella hubiera recibido un regalo celestial, el final de esa historia sería agradable. Pero si no hubiera sido agraciada con tal regalo, el Emperador mismo tendría que ver todas las habilidades externas de Gu Xijiu ser removidas de ella e incluso la vería siendo arrojada al Bosque Oscuro.

La alfombra debajo de sus pies era blanca como la nieve y tan suave como una nube. Gu Xijiu se paró en el barco y miró al Maestro Celestial Zuo, quien estaba en una postura reclinada, “Maestro Celestial, ¿estás pescando?”

Di Fuyi recuperó la gasa que había usado antes y una vez que estuvo en su poder, la guardó. Todo el proceso de cómo lo hizo fue bastante encomiable y también único. La gasa en la palma de su mano estaba doblada prolijamente y fue guardada en su manga en un abrir y cerrar de ojos.

Él rio perezosamente y dijo, “mi estado de ánimo es epiceno”.

Esa frase sonaba gramaticalmente incorrecta y no tenía ningún sentido. ¿Era ese Maestro Celestial incivilizado?

“¡Eh, no! Epiceno…” ¡Gu Xijiu recién parecía haberle preguntado a la Piedra del Firmamento si Di Fuyi era un epiceno! ¡¿Podía él escuchar su conversación con la Piedra del Firmamento?!

Gu Xijiu se sorprendió más allá de las palabras. El Maestro Celestial Zuo de pronto tomó un pincel y comenzó a dibujar en el tablero de dibujo.

Desde donde Gu Xijiu estaba, podía ver su hermoso rostro bajo su largo cabello y también notó que sus cejas inclinadas eran de color negro verdoso. Parecía que estaba concentrado en el tablero de dibujo, pero Gu Xijiu lo dudaba.

“Toma un asiento”. Él pronunció tres palabras mientras señalaba hacia un futón sin apartar su atención del tablero de dibujo.

Gu Xijiu le dio las gracias e inmediatamente se sentó en el futón.

El futón estaba a sólo un metro de distancia de Di Fuyi lo cual era una distancia cómoda para una charla informal. Su nueva posición le permitió observar el dibujo del Maestro Celestial Zuo. ¡Estaba tan sorprendida que su corazón se saltó dos latidos!

El dibujo era de un hombre elegante y talentoso vestido de blanco quien estaba sentado en un pedestal similar a un lirio en un kiosco con sus ojos algo cerrados y nadie podía saber si él estaba dormido o estaba meditando.

¡Lo que sorprendió a Gu Xijiu no fue lo encantador que era el hombre en el dibujo sino el hecho de que estaba muy familiarizada con el dibujo!

Era la estatua de jade que vio en la cueva poco después de que vino a ese mundo. ¡A la que ella le quitó la ropa! ¡La apariencia y la posición de meditación del hombre en el dibujo e incluso el kiosco en el fondo, era lo mismo que ella vio!

Incluso la ropa blanca en el dibujo era idéntica a la que Gu Xijiu le quitó.