Capítulo 171: ¡De lo contrario ella habría escapado!


Rong Chu estaba tan nervioso que sudaba profusamente e inmediatamente se postro y dijo, “¡no, yo no me atrevo! ¡Yo, Rong Chu, definitivamente no quise decirlo!”

Di Fuyi frunció el ceño y con la misma voz indiferente, “¿qué quieres decir con que no quisiste decirlo? ¿Crees todavía que ya has sido calificado como un Emperador?”

Rong Chu, “…” ¡él ya no sabía qué responder!

A pesar de que los oficiales de la corte sabían que él quería ser un Emperador y que también podía lograrlo, éste no podía confesar ya que todavía no estaba haciendo ningún movimiento. Sin embargo, si él lo negaba directamente, ¡perdería su calificación para ascender al trono!

Por tanto, independientemente de su respuesta, todavía estaría mal. Como el Maestro Celestial Zuo lo atrapó fácilmente con sólo unas pocas palabras, su sudor pronto llenaría una piscina si él no se hacía nada para ayudarlo.

Después de hacer una pausa por un momento, de repente se arrodilló en el suelo y se postro ante el Maestro Celestial Zuo, “Maestro Celestial… ¡Sé que estoy equivocado! Por favor, perdóneme”.

El Maestro Celestial Zuo sonrió pero no dijo nada. Por tanto, Rong Chu sólo podía seguir postrándose. Después de un centenar de reverencias, la frente de Rong Chu estaba sangranda hasta el punto de que su rostro estuvo cubierto de sangre. Di Fuyi sonrió y dijo, “Cuarto Príncipe, no dije que estuviera enojado. ¿Estás tratando de disgustarme con tu rostro ensangrentado?”

Rong Chu, “…” sólo podía ponerse de pie e inclinarse nuevamente, “mi error. Si puede disculparme”.

El Maestro Celestial Zuo ya no dijo nada, ¡y Rong Chu rápidamente se retiró como si fuera perseguido por algún espíritu maligno!

Fue en ese momento que Gu Xijiu presenció el verdadero poder y la fuerza de ese Maestro Celestial. Aunque su estado en el Reino Feixing era sólo un poco más alto que el Maestro Celestial You, ¡Rong Chu no tuvo tanto miedo como cuando estuvo con You!

“Todavía puedes hacerlo si te teletransportas en este momento”. La voz de Long Siye entró en la mente de Gu Xijiu. “Puedo bloquearlo por un tiempo. Sal inmediatamente de la ciudad y espérame al oeste del bosque. Sé que tú me odias, pero no es el momento para que seas estúpida”.

Gu Xijiu frunció sus labios y actuó como si no hubiera escuchado eso. Mientras tanto, sonrió amargamente dentro de sí misma porque no podía teletransportarse en absoluto en ese momento. ¡De lo contrario, ella habría escapado! No tenía el poder espiritual, ni poder interno para hablar con él a través del audio dirigido, por eso sólo guardó silencio.

“Gu Xijiu…” El Maestro Celestial Zuo repentinamente llamó a Gu Xijiu con su voz clara.

Ella inconscientemente levantó su cabeza y vio al Maestro Celestial Zuo sonreír encantadoramente y dijo soñadoramente, “Ahora, es tu turno”.

Extendió su mano y la invitó, “Ven aquí”.

Su palma era muy clara, lo que la hacía lucir como el producto final de un jade blanco tallado y sus uñas eran rosadas. Sin embargo, ¡parecía increíblemente delicado! La pregunta era, “¿Esa delicada mano la iba a enviar al cielo? ¿O al infierno?” ¡Parecía que la probabilidad era más alta para que él la empujara al infierno! Pero ya no podia escapar. Sus ojos brillaban y dio un paso adelante pero no a su lado. Lo miró desde la distancia y dijo, “Maestro del Palacio, creo que me eres familiar…”

Di Fuyi frunció su ceño y la miró con una sonrisa, “¿Oh?”

“Creo que te ofendí hace poco…” Gu Xijiu suspiró.

Con sus palabras, ¡ella sorprendió a casi todos!

Di Fuyi aún seguía sonriendo, “¿cómo hiciste eso?”

Gu Xijiu lo miró nuevamente, pero esa vez indirectamente, “¿Maestro del Palacio, lo has olvidado?” Enfatizó las palabras ‘Maestro del Palacio’ a propósito.