Capítulo 169: ¡Qué pequeña tan fea!


“¡Bien! Señor Supremo Long, te ves bastante bien”. El Maestro Celestial Zuo se rio en respuesta.

Con el rostro serio que tenía ahora, estaba dando una señal de advertencia a todos para que no se le acercaran. Sin embargo, su sonrisa era como un puñado de flores floreciendo. Fue tan atractivo y encantador.

La gente allí parecía estar influenciada por su sonrisa hasta el punto en que todos en el área no podían evitar sonreír también. Era de alguna manera tan notable que las mujeres se sonrojaron y sus corazones se bombeaban rápidamente.

¡El corazón de Gu Xijiu también latía rápidamente, pero por una razón diferente! ¡¿Por qué Long Siye se refirió a él como ‘Maestro Di’?!

“Maestro del Palacio… Princesa…” ¡Maldición! Si no me equivoco, ¡él era esa hermosa princesa en la fuente termal! Él era un maestro del palacio y no la princesa. Ella lo había malentendido.

Cuando Gu Xijiu recordó lo que hizo en la piscina para probarle que era una dama, ¡se sintió enojada y avergonzada!

“¡Bastardo, Pequeño Cang! Él era el maldito maestro del palacio y deberías conocerlo ya que estás tan bien informado, ¿verdad? ¿¡Por qué no me avisaste ese día en la piscina!?”

La Piedra del Firmamento se sintió herida, “Maestra, es la primera vez que veo su rostro real. Anteriormente, él llevaba una máscara a donde quiera que iba. Mira al resto, también están estupefactos”.

Gu Xijiu estaba enojada, “¿por qué es él, un Maestro Celestial, conocido como un maestro del palacio? Se ve tan femenino, ¿nadie lo confundiría con una mujer?”

“Quizás es debido a que él vive en el Palacio Fucang y él es el maestro del palacio. Por tanto, ¿se llama a sí mismo el maestro del palacio? Sin embargo, la gente generalmente lo llama Maestro Celestial y aquellos que lo llaman maestro del palacio deben ser cercanos a él”. Era tan raro encontrarse con él que incluso la omnisciente Piedra de Firmamento no sabía que el Maestro Celestial Zuo era conocido ocasionalmente como “Maestro del Palacio”.

“Maestra, es posible que la bella dama de la piscina no fuera él, sino su hermana gemela. Mira, su altura y sus modales son diferentes. La bella dama de la piscina era muy gentil y obediente; obedecía cuando la dejaste salir fuera del agua y también cuando querías atarla. Por otro lado, el aura de ese hombre es tan fuerte que le da presión a todos, incluso a distancia”. La Piedra del Firmamento continuó analizando, “mira a ese Maestro Celestial, ¿Lo tomarías por una mujer?”

“¡No!” Gu Xijiu sacudió la cabeza incrédula.

Aunque la apariencia de esa persona era casi la misma que la de aquella en la piscina, él lucía como un hombre. ¿Tenía una hermana gemela?

“¿Cuál es el verdadero nombre de ese maestro celestial?” Preguntó Gu Xijiu.

“Di Fuyi”.

¡Qué nombre tan inteligente!

El Maestro Celestial Zuo llegó allí a tiempo para bloquear el camino de Long Siye, evitando que se fuera aunque quisiera. Él también fue bastante directo. No saludó al emperador sino que preguntó directamente, “¿dónde está la persona que recibió el regalo de los dioses?”

“¡Es ella!” Antes de que el Emperador hablara, Rong Chu apuntó con su dedo hacia Gu Xijiu para responder la pregunta del Maestro Celestial.

Di Fuyi miró primero la mano de Gu Xijiu, que era eclipsada por la de Long Siye, antes de cambiar su enfoque al rostro de Gu Xijiu. Al analizar su apariencia, él escupió unas palabras, “¡Qué pequeña tan fea!”