Capítulo 168: ¡Por lo menos un par de gemelos!


Gu Xijiu quería gritar debido a que no podía escapar aunque lo quisiera. Ya no podía usar su poder de teletransportación ya que eso revelaría su verdadera identidad.

Aunque el barco del Maestro Celestial Zuo parecía moverse lentamente, estaba viajando muy rápido. Cuando Gu Xijiu lo vio por primera vez, todavía estaba a unos tres kilómetros de distancia, pero ya se había detenido sobre el palacio cuando nuevamente giro la cabeza.

Una pieza de alfombra de seda roja fue arrojada desde el barco hacia la entrada del palacio y fue muy bien distribuido frente a la entrada del palacio.

El hombre en púrpura salió de la nave flotante y bajó lentamente a lo largo del sendero de seda roja. ¡La naturaleza de la seda roja era tal que era tan liviana que un pájaro no podía pararse en ella! ¡Pero mágicamente el Maestro Celestial Zuo caminó sobre ella!

Sus movimientos eran tan elegantes, misteriosos y graciosos que era casi similar a los dioses. Las personas presentes lo miraban como si fuera un dios debido a que ellos no podían hacerlo. Por tanto, estaban dispuestos a adorarlo.

Long Siye siguió parado allí y no se movió. Su mano la cual sostenía a Gu Xijiu se volvió más fría y él la sujeto con más fuerza.

El Maestro Celestial Zuo finalmente aterrizó en el suelo justo al final del camino de seda roja. La ondulante capa color púrpura revoloteaba sobre su cuerpo y Gu Xijiu finalmente pudo verlo. En ese momento en particular, ¡se sorprendió!

“¡La bella princesa!” ¡Sorprendentemente, el rostro de ese hombre era del ochenta al noventa por ciento similar al de la princesa que Gu Xijiu conoció en las aguas termales! Lo que se diferenciaba era que la princesa era tan pura como el agua y tan obediente como un gato.

“¿Era él esa bella princesa? No podría serlo, ¿cierto? ¿O él era el hermano de esa hermosa princesa? ¿Eran gemelos?” Gu Xijiu tenía tantas preguntas en su cabeza. El Maestro Celestial parecía haber sentido la mirada de Gu Xijiu cuando de pronto miró hacia ella.

Gu Xijiu estalló en sudor frío al sentir que su vista era tan penetrante que podía atravesar a Long Siye quien estaba frente a ella. Intentó verse tranquila y continuó observando a esa encantadora persona.

Su atención repentinamente se desplazó a la frente de ese hombre, donde vio una joya que era tan roja como el fuego y con la forma del ojo de un zorro brillando bajo la luz del sol.

¡El corazón de Gu Xijiu saltó un poco en ese momento! ¡También había visto esa joya en la frente de esa bella princesa! ¡Era idéntica! Después se deslizo por el cabello largo de esa persona y sintió que estaba incluso más sorprendida porque la longitud de su cabello también parecía ser similar. La única diferencia debería ser su altura.

¡Esa hermosa princesa medía más o menos 1,78 metros mientras que el Maestro Celestial Zuo medía alrededor de 1,85 metros! “Maldita sea, ¿era esa la bella princesa? Si él no lo es, debe estar estrechamente relacionado con esa princesa. ¡Por lo menos gemelos!”

El Maestro Celestial Zuo finalmente miró a Long Siye, “¡Oh, Señor Supremo Long! ¡También estás aquí!”

Long Siye lo saludó con la mano, “Maestro del Palacio Di, ¿cómo estás? Han pasado unos años y todavía eres tan bien parecido como antes”.