Capítulo 164: No estoy aquí por ella


Gu Xijiu suspiró y dijo, “¿por qué quiere obligarme? Le he dicho, no me gusta el té”.

Ella nunca bebería nada ofrecido por él.

Se había forzado a sí misma a que le gustara el té en su vida anterior, pero ahora ya no lo consideraba necesario.

El Emperador estaba preocupado de que Long Siye la envenenara con el té y preguntó, “¿quién tiene la cura para ese veneno?”

Tosió y dijo, “Señor Supremo, ¿estás aquí por Gu Xixi? Su conocimiento médico es excelente y probablemente fue un accidente que perdiera la apuesta. De todos modos, es una cosa muy común”. Estaba intentando insinuarle a Long Siye que evitara darle problemas a Gu Xijiu.

Inesperadamente, Long Siye interrumpió sus palabras y dijo, “no es necesario cubrir sus defectos, no vine por ella”.

“Entonces, ¿estás aquí por…?”

“¡Estoy aquí por ella!” Long Siye dijo mientras sostenía la mano de Gu Xijiu.

¡Gu Xijiu estaba aturdida!

¡Estaba alerta, así que ella giró su muñeca e intentó escapar de su agarre!

Rápidamente apretó sus dedos y cerro su mano. Él la miró y le preguntó, “¿quién te enseñó esta habilidad?”

En su vida anterior, todas sus artes marciales fueron enseñadas por él. Por tanto, estaba muy familiarizado con todo el kung fu que ella conocía. Sin embargo, se dio cuenta de que no había visto antes ese arte marcial, por lo que pensó, “¿quién era su mentor?”

Gu Xijiu frunció el ceño mientras lo miraba. Actuó sorprendida y dijo, “no entiendo lo que dice, Señor Supremo. No parece ser relevante para usted, ¿cierto?” Movió su mirada hacia sus manos que estaban cerradas una con la otra. “Señor Supremo, es inapropiado que tengamos contacto físico. ¡Suelte mi mano, por favor!”

Si ella pudiera vencerlo, ¡lo habría abofeteado en el rostro! ¡No era necesario hablar tantas tonterías con él!

El Emperador se sintió más preocupado al observar sus interacciones. “Señor Supremo Long, Xijiu todavía es joven. Es inapropiado para ti sostener sus manos así…”

“Estoy revisando su pulso”. Long Siye respondió.

Todos los ojos se abrieron ampliamente. Se escucharon susurros, “¿¡El Señor Supremo vino aquí sólo para revisar su pulso!? ¡Eso es increíble!”

¡Cada mujer en la basílica estaba celosa! ¡La chica que solía ser intimidada había recuperado su suerte! No sólo los príncipes la ayudaban, sino que incluso el Emperador también intentaba protegerla. ¡Y ahora, el respetuoso Señor Supremo hizo una visita especial sólo para comprobar su pulso! ¡Era una chica muy afortunada!

Gu Xijiu permaneció en silencio mientras observaba sus bellos dedos presionando en su muñeca. Un momento después, soltó su muñeca y le tocó el rostro. Gu Xijiu no lo evitó en esa ocasión. Él estaba sintiendo su marca de nacimiento roja, centímetro a centímetro y parecía que intentaba sentir algo.

Retiró su mano y la miró, “¿recibiste esa marca de nacimiento desde que tenías tres años?”

“Si”. Gu Xietian respondió rápidamente antes de que Gu Xijiu terminara sus palabras, “Señor Supremo, ¿cree que eso se puede curar?” ¡Gu Xietian estaba encantado! “Por favor ayúdale, Señor Supremo”.

“La ayudaré, con una condición” Long Siye dijo.