Capítulo 154: Tratando de engañarte


Su Majestad asintió y dijo, “tampoco creo que sea la asesina”.

Se dio la vuelta y le preguntó al Jefe General del ejército real, “¿es confiable tu gente? Asegúrate de que la Señorita Gu salga ilesa”.

El Jefe General se inclinó y dijo, “Su Majestad, todos ellos son personas confiables. No la lastimarán aunque luzcan mortales. El Custodio Li sólo le corto gentilmente la piel antes. La droga no es venenosa y es una droga de exorcismo”.

El Emperador se dio la vuelta y le preguntó a un hombre en una túnica azul, “¿Custodio Huo, la droga sólo es dañina para las personas que han sido invadidas por espíritus?”

El Custodio Huo inclinó ligeramente su cuerpo y dijo, “no se preocupe Su Majestad. La droga no le hará daño si sólo es una simple dama”.

El Señor Huo era el custodio del clan Jiuxing, así como el tío celestial de Gu Tianchao. Tenía un excelente poder espiritual y era un experto en el exorcismo. Debido a eso, era muy conocido en la Tierra Crepuscular Estrellada.

Cuando el mentor de Gu Tianchao recibió las noticias de él, lo encontró muy peligroso e informó al Custodio Huo que sospechaba que Gu Xijiu estaba poseída por un espíritu maligno particular… El Custodio Huo odiaba a los espíritus malignos y nunca permitiría que ningún demonio que encontrara escapara libremente. Por tanto, quería descubrirlo por sí mismo.

La droga del exorcismo era uno de sus talismanes y si alguien era poseído por un espíritu maligno, su cuerpo se endurecería como una momia y eventualmente quedaría paralizado.

El Emperador estaba mirando a Gu Xijiu quien corría para escapar. Aunque no tenía ningún poder espiritual, ¡era ágil! Su Majestad exhaló un suspiro de alivio y dijo, “ahora podemos ver que ella es sólo ella y no un espíritu malvado, ¿cierto?”

El Custodio Huo miró a Gu Xijiu y dijo, “es una cosa grave, por favor tenga paciencia, Su Majestad. Veamos cómo reacciona más tarde en la matriz Jiuxing”.

Al final del callejón había una basílica con una puerta entreabierta. Gu Xijiu tenía prisa y entró a la basílica ya que ella no tenía otra opción. El diseño en la basílica parecía extraño, ya que había muchas capas de telas amarillas con patrones extraños. Parecía como una escritura sánscrita. También había un incensario colocado en una gran pieza de jade verde en el centro de esa basílica.

Repentinamente, se escucharon ruidos fuertes desde el exterior. El ejército real había llegado. Estaban gritando y peleando con los asesinos.

Nadie la había seguido desde que entró a la basílica.

Ella rápidamente se dirigió a las capas de tela amarilla y aterrizó en el suelo de jade verde. Pero antes de que siquiera pudiera estabilizarse, el piso tembló y había nueve pilares que se levantaron del suelo.

Gu Xijiu parecía haberse asustado y miró a su izquierda y derecha con curiosidad. No pareció hacer mucho después de que los pilares se levantaran del suelo, pero ella lo hizo. Fingió ser curiosa, pero se estaba riendo sarcásticamente en su corazón.

Había visto tal matriz anteriormente, la cual usualmente se usaba para el exorcismo.

Fue en ese punto cuando se dio cuenta de que el Emperador había sospechado que era una asesina e intentó ponerla a prueba.

Ese método era útil para el exorcismo, pero ella no era un demonio. Era alguien con superpoderes. Además, los agravios de la verdadera Gu Xijiu habían desaparecido y ahora era completamente dueña del cuerpo. Estaría a salvo incluso si entraba en la matriz.

“Maestra, afortunadamente te has vengado de la dueña. ¡Si todavía estuviera agraviada, estarías atrapada en la matriz Jiuxing y perderías tu vida aquí! Esos seres humanos son tan falsos. Te trataron muy bien de frente pero también están intentando engañarte por detrás”. La Piedra del Firmamento suspiró.