Capítulo 152: Alguien te está siguiendo


¿Era posible que esa persona misteriosa estuviera viviendo en el foso?

¡Gu Xijiu consideró la posibilidad de que la persona misteriosa fuera un espíritu del agua!

“Maestra, ¿qué debemos hacer?” La Piedra del Firmamento le pregunto.

“¿Qué más? ¡Vete a casa y duerme!” Respondió Gu Xijiu y después caminó hacia la dirección de su casa.

“¿Qué? ¿Qué es? No vas a seguir investigando”. La Piedra del Firmamento siguió presionando a Gu Xijiu para reconsiderar.

Gu Xijiu no respondió, pero parecía tener un plan.

Tenía información limitada sobre la persona misteriosa, pero al menos había obtenido algo de información nueva.

Por ejemplo, la persona misteriosa era quien la miró desde el árbol. Además, sus artes marciales eran tan buenas como las de Long Siye o incluso mejores. ¡Además de eso, el individuo llevaba la misma fragancia que poseía la familia real y olía especialmente! Sólo lo había detectado previamente desde Rong Jialuo y la princesa.

Ahora era mucho más fácil para ella encontrar a esa persona misteriosa. Sólo necesitaba hablar con Rong Jialuo o Rong Che y la verdad debería revelarse por sí misma. Una vez que descubriera la identidad de esa persona, podría diseñar y elaborar una estrategia para ponerle fin.

En el camino de regreso a la ciudad, la Piedra del Firmamento le recordó, “¡Maestra, alguien te está siguiendo!”

“Lo sé”. Gu Xijiu respondió y continuó, “estoy haciendo esto a propósito”.

“¿Huh? ¿Por qué?”

“Ellos deben ser los expertos del Departamento de Inteligencia Central. Supongo que Rong Yan debe haberme acusado y esa gente está aquí para saber si conozco algún arte marcial”.

“¡Ya veo!” La Piedra del Firmamento entendió y quedó impresionada. ¡Su maestra tenía un coeficiente intelectual excepcional! Como encontró una buena dueña, su vida sería más fácil en el futuro.

Gu Xijiu tenía razón, los dos hombres que la seguían eran en efecto los investigadores del Departamento de Inteligencia Central. La estuvieron siguiendo pacientemente hasta que regresó a la residencia del General.

Se miraron el uno al otro y luego uno de ellos comenzó a escribir rápidamente, “Gu Xijiu, Qing Gong nivel tres, cero poder espiritual”.

Otra persona preguntó, “Jefe, ¿tenemos que entrar y verificar?”

Quien estaba registrando sacudió su cabeza y dijo, “no es necesario, esto es suficiente”.

Basados en su habilidad actual en artes marciales, creían que ni siquiera podía entrar y salir secretamente de la residencia del General, mucho menos matar al Conde Le Hua. Por tanto, no tenía sentido desperdiciar el tiempo con ella.

El sol brillaba intensamente justo encima de la cabeza de Gu Xijiu. Estaba sentada en su silla de manos y estaba acalorada. Había recibido un mensaje del emperador cuando regresó a casa. Se le pidió que pasara al palacio para una breve discusión crítica.

El oficial que llevo el decreto la instó a prepararse rápidamente, por lo que ni siquiera tuvo tiempo de tomar un sorbo de agua antes de que la enviaran al palacio. Aunque había interactuado con algunos príncipes anteriormente, esa era la primera vez que visitaba el palacio.

Las paredes rojas, la basílica de techo alto, el largo pasillo y cientos de puertas…

El diseño era bastante similar al de la Ciudad Prohibida. La principal diferencia era que el techo de la Ciudad Prohibida estaba hecho de tejas de vidrio, mientras que el techo de ese palacio estaba cubierto por tejas azules hechas de carey.

“¡Cuidado, Maestra! ¡Puedo sentir peli…!” La Piedra de Firmamento en su muñeca le recordó.

Antes de que terminara de hablar, ¡soplo un fuerte viento y unos pocos rayos de luz brillaron directamente sobre la silla de manos!