Capítulo 142: ¿Podría ser?


Gu Xijiu cerró sus ojos y sintió su cuerpo. Descubrió que su cuerpo levemente rígido ahora era más vivo y ágil.

¿Qué ocurrió?

Gu Xijiu miró la Piedra del Firmamento. Esta tosió, “anteriormente, algunos de los agravios de la dueña original aún te rodeaban, por lo que era normal que este cuerpo estuviera rígido. Ahora que los agravios se han ido y tú espíritu se ha adaptado aún más perfectamente con este cuerpo, tú te sentirás más animada y ágil cuando uses este cuerpo”.

“Ya veo”.

Gu Xijiu se sintió aliviada. De pronto, ella recordó algo, “¡tengo que ir a ese palacio abandonado para atrapar nuevamente al gusano venenoso!” e inmediatamente quiso teletransportarse.

Después de un momento abrió sus ojos y miró a su alrededor, confundida, “¿por qué estoy todavía aquí?”

En realidad no se teletransportó exitosamente y todavía estaba en su habitación.

Esa situación nunca había sucedido anteriormente. Gu Xijiu no creyó eso y lo realizó otra vez, pero aun así fracaso.

¡¿Cómo puede ser?!

Gu Xijiu finalmente se sintió preocupada.

Le preguntó a Piedra del Firmamento, “¿Por qué fallo mi teletransportación? ¿Fue por qué los agravios se han ido?”

La Piedra del Firmamento también estaba confundida, “Eso es imposible. Sin los agravios, tú incluso serias aún más flexible… ¿Estás muy cansada? Has estado muy ocupada este día…”

¿Era verdad?

Gu Xijiu era médico, pero no podía descubrir la causa raíz de ese caso. Continuamente se dio a sí misma algunas terapias pero aun así no logró ningún resultado.

Como no tenía otra forma de resolver el problema, decidió primero descansar.

Poco a poco, la noche descendió.

Repentinamente, hubo una aparición que silenciosamente abrió la ventana y se deslizo en el dormitorio.

Un hombre de verde apareció de pronto junto a la cama de Gu Xijiu.

Permaneció al lado de Gu Xijiu por un momento, lentamente extendió la mano y destapó suavemente las cortinas de la cama, exponiendo a la chica que dormía dentro.

La chica en la cama era delgada y pequeña en tamaño. En el pequeño rostro del tamaño de una palma, había unos extremadamente delicados rasgos faciales. Sin la mancha roja de su frente, sería una chica hermosa cuando creciera.

La niña no dormía bien. Frunció ligeramente su ceño, repentinamente giró su cuerpo y pateó la colcha a una esquina.

El hombre fue sorprendido y la miró por un momento. Alzó su mano y esa colcha voló automáticamente de regreso para cubrirla.

“¡Hace calor!” la chica murmuró por un momento y pateó nuevamente la colcha.

Pero ya era otoño y el clima por la noche era bastante frío.

En ese momento, no había ni un calentador o una estufa en la habitación. Sin estar cubierta por una colcha, era muy fácil contraer un resfriado.

Sin embargo, ella no parecía fría aunque sólo vestía un camisón delgado, pero sentía calor, mientras el sudor ya se estaba formando en su frente.

Los ojos del hombre profundizaron y lucían un poco decepcionados. Sólo ahora supo que esa chica tenía una constitución corporal cálida.

Extendió sus dedos para tomar la muñeca de la chica. Después de un tiempo, retiró sus dedos y miró a Gu Xijiu, luego movió sus dedos hacia su rostro, aparentemente revisándola.

Después de eso, retiró su mano. Miró el rostro de Gu Xijiu y tuvo un profundo pensamiento.

Parecía estar pensando sobre algo. Un momento después, suspiró y levantó su mano, la ventana volvió a abrirse y él desapareció justo frente a la ventana.

Los guardias seguían patrullando fuera sin siquiera notar que hubo un hombre que irrumpió en la habitación.

La habitación regreso al silencio absoluto.

Gu Xijiu abrió lentamente sus ojos.

“¡Maestra, finalmente estás despierta! ¡¿Sabías que alguien acaba de entrar?! Si la persona quisiera matarte, ¡tú ya serías un cadáver!” La Piedra del Firmamento soltó el descontento en su mente.

Gu Xijiu permaneció en silencio.