Capítulo 138: Un conejo desesperado puede asesinar personas


Rong Yan estaba teniendo dificultades para descifrar eso, pero no era capaz de descifrar nada.

El Emperador tuvo que actuar con justicia, frente a la multitud, por tanto, ordenó sentenciar a Rong Yan y Gu Tianqing primero a prisión, antes de pasar su juicio sobre la acusación, después de la investigación.

Después de todo, Rong Yan era sólo un adolescente. A pesar de que creció en el palacio, él no era una amenaza para nadie, así que incluso si había gente que lo despreciara, no había nadie que quisiera ponerle una trampa, porque él no valía la pena.

Por tanto, no tenía experiencia en lidiar con los problemas. Ya estaba en estado de pánico cuando supo que tenía que soportar las acusaciones, pero no podía hacer nada para demostrar su inocencia.

Él tampoco era lo suficientemente valiente. Entonces, cuando los guardias fueron a llevarlo a prisión, apenas pudo pararse y fue arrastrado fuera del salón.

En contraste, Gu Tianqing era más dura. Aunque estaba asustada, aún pudo ponerse de pie y decir, “Su Majestad, realmente no maté al Conde Le Hua. No sé nada sobre eso. Su Majestad, investigue la verdad detrás del caso y pruebe nuestra inocencia…”

Su voz era aguda y había perdido toda su feminidad. ¡Estaba totalmente avergonzada!

Pero nadie la escucharía, nadie creería en ella. Incluso su padre quien la amaba más, también se alejó sólo así y la ignoró.

Estaba llena de desesperación. Cuando la arrastraron hacia las escaleras, miró a Gu Xijiu y repentinamente se volvió loca. Gritó, “¡debe ser ella! ¡Todo fue hecho por ella! ¡No es Gu Xijiu! ¡Todo está mal! ¡Debe estar poseída por el diablo para atraparme! Usualmente es tan débil y ni siquiera se atrevía a hablar cuando era intimidada. Ahora es una persona completamente diferente… ¡Ella ya no es ella! Es un demonio…”

No pudo completar su oración ya que su punto de acupuntura fue bloqueado por los guardias que la escoltaron antes de ser arrastrada inmediatamente fuera del salón.

Al principio, era un evento feliz cuando Gu Xijiu derrotó a la Santa Tianwen y el Emperador quiso aprovechar la oportunidad para celebrar, pero como eso ocasionó problemas, ya no tenía ganas de hacerlo.

El ruido que Gu Tianqing hizo no pareció causar ningún estrés. Él no le preguntó nada a Gu Xijiu pero aún la consoló por un tiempo. Después de hablar brevemente con algunos ministros, regresó a su palacio.

Gu Xijiu regresó a casa con Gu Xietian en el mismo carruaje. En el camino de regreso, Gu Xietian se llenó de emociones, intentó hablar con Gu Xijiu y relató algunos de los recuerdos de su infancia.

Sin embargo, dado que sólo había un contacto mínimo entre él y su hija, los momentos que se podía recordar eran muy pocos.

De todos modos, todavía había dos o tres momentos que sólo él y la hija conocerían. Gu Xietian dirigió intencionalmente la conversación a esos momentos.

Gu Xijiu se burló de su corazón. Parecía que Gu Xietian había sospechado, ya que no habría intentado ponerla a prueba de esa manera si no lo hubiera hecho.

Afortunadamente, poseía los recuerdos de la dueña original. Aunque la dueña original era débil, tenía muy buena memoria. Gu Xijiu pudo responder todas las preguntas con facilidad.

Cuando terminó de contestar, tomó su brazo y miró a Gu Xietian, “¿el General Gu sospecha de mí?”

Gu Xietian estaba un poco avergonzado. Respondió con un suspiro, “Xijiu, realmente cambiaste mucho…”

Gu Xijiu respondió ligeramente, “¿alguna vez ha oído hablar de ese modismo que sigue la línea de que ‘un conejo desesperado también puede asesinar personas’?” En ese momento el carruaje había llegado al frente de la casa, Gu Xijiu terminó su oración y simplemente saltó para dejarlo.

Gu Xietian se arrepintió y se dio una ligera bofetada en la frente. ¿Qué le estaba mal con él? ¿Cómo podía sospechar de su propia hija?

Esa chica simplemente se vio obligada a revelar su verdadero carácter.