Capítulo 137: Estaban tratando de enmascarar su culpa


El Emperador sacudió su cabeza, “desde luego que no. Este asunto no tiene nada que ver con Xijiu. Parece que Rong Yi fue muerto por asesinos…”

El costo de contratar a un asesino en el Reino Feixing era muy caro, por lo que no había muchas personas que pudieran permitirse contratar uno, sin mencionar que contrataran a uno con semejante experiencia. Parecía que sólo la familia real podía permitírselo.

Los príncipes reales estaban rodeados por varios guardias que poseían hábiles artes marciales. Si tuvieran que matar gente, estos probablemente enviarían a sus guardias y no necesitarían contratar a ningún asesino.

Después de algunas consideraciones y pistas, parecía que sólo Rong Yan era el que tenía tanto odio hacia Rong Yi como para poder contratar a un asesino…

¡Él era un idiota!

El Emperador miró fríamente a Rong Yan, “¡Maldita sea! ¿Qué has hecho?”

Rong Yan estaba ansioso, “¡Mi Padre Emperador, la muerte de Rong Yi realmente no tiene nada que ver conmigo! Oh, sí, alguien fue testigo de que Gu Xijiu salió de su casa ese día…”

El Emperador preguntó fríamente: “¿Quién la vio?”

“Tianqing y sus dos doncellas…”

El Emperador golpeó la mesa, “¡Tonterías! Nadie creería sus palabras porque ella tuvo una aventura contigo”.

“Y las dos doncellas…” Rong Yan miró a las dos, “Digan que la vieron, ¿no es así?”

Las dos doncellas eran las que Rong Yan quería matar para prevenir que divulgaran el secreto. En ese momento, las dos doncellas se arrodillaron en el piso y sacudieron sus cabezas “¡No! La señorita Gu Tianqing nos pidió que lo dijéramos y lo reportó al departamento legal… De hecho, nosotras no vimos nada”.

Rong Yan y Gu Tianqing permanecieron en silencio.

Las dos doncellas se arrodillaron, se postraron y dijeron, “Su Majestad, lo hicimos únicamente en base a las órdenes de la Señorita Gu Tianqing. Ella prometió que una vez que cumpliéramos la tarea, nos recompensaría con mil platas. Incluso prometió que si la tarea fallara, nos ayudaría a no terminar en la cárcel… Sin embargo, nunca esperábamos que no se preocupara por nosotras después de haber completado con éxito su tarea. No sólo no nos cuidó cuando estábamos en la cárcel, sino que también envió a alguien para asesinarnos. Afortunadamente, el Rey Lu llegó a tiempo ese día para salvarnos o de lo contrario ya estaríamos muertas en prisión…”

Todo estaba claro ahora. El emperador regañó enojado, “Bastardo, ¿qué más puedes decir ahora? Si los dos son inocentes, ¿por qué querían asesinar a esas dos personas?”

Aparentemente, ellos estaban tratando de ocultar su culpabilidad. El Emperador estaba decepcionado de las tontas acciones de su hijo.

Él sabía que su hijo no era demasiado inteligente, pero nunca esperó que pudiera ser tan estúpido.

Con una serie de evidencias, era imposible que Rong Yan se defendiera más.

Sólo podía inclinarse y clamar su inocencia. En su corazón, sintió que estaba atrapado, pero él no sabía realmente quién lo había inculpado.

Tenía un sentimiento complicado y no pudo evitar mirar hacia Gu Xijiu. Ella estaba allí parada sin ninguna expresión facial, pero sus ojos brillaban, tan fríos como la luz de la luna.

¿Ella fue quien lo inculpo?

¡Era imposible! Después de todo, era sólo una niña de trece años. ¡¿Cómo pudo haber diseñado una trampa tan complicada?!

Aunque había algunas personas que conocían su aventura con Gu Tianqing, no había nadie más que supiera realmente sobre el collar, excepto su dueña. Además, el embarazo de Gu Tianqing era completamente un secreto y no había tercera persona que realmente supiera sobre ese asunto.

¿Cómo pudo el Rey Lu tener acceso a toda esa información? ¿Quién le contó sobre esos secretos?