Capítulo 128: Sólo puedo salvar a uno


¡En efecto era una enfermedad extraña! Desafortunadamente, los dos se habían vuelto tontos y no podían decir una palabra.

De hecho, ambos sabían leer y escribir, pero les temblaban las manos y les impedían escribir una sola palabra. Por tanto, nadie podía preguntar qué pasó exactamente con ellos en el Bosque Oscuro.

El Bosque Oscuro era una zona prohibida muy conocida en el Reino Feixing. Había rumores sobre el bosque de que tenía numerosas bestias monstruosas devoradoras de humanos y un lodo ilusorio del que no se puede escapar una vez que te has atascado. Por tanto, la gente normalmente no se atrevía a entrar, ¡así que nunca esperaron que estos dos inocentes invadieran el bosque!

El emperador miró con esperanza a Gu Xijiu y Gu Xixi, “¿pueden identificar los síntomas de la enfermedad?”

Gu Xixi miró a los dos niños, “¿cuál de ustedes está dispuesto a dejarme hacer un diagnóstico?”

Los ojos de los dos se iluminaron pero no pudieron hablar, ¡así que asintieron con su cabeza al unísono!

La sensación de orgullo brilló en los ojos de Gu Xixi pero ella suspiró suavemente, “pero sólo puedo curar a uno de ustedes, porque el otro será dado a la sexta hija Gu”. Señaló a Gu Xijiu con su delgado y largo dedo.

El pánico brilló en los ojos de esos dos niños.

Gu Xixi se rio entre dientes, “¿cuál de ustedes está dispuesto a ser visto por la sexta hija de Gu? Probablemente podría curar su enfermedad por suerte”.

Los dos sacudieron su cabeza rápidamente.

La gente, “…”

Gu Xixi finalmente recuperó su reputación. Le dio un vistazo a Gu Xijiu, “parece que no pueden confiar en la sexta hija de Gu. Pero me están colocando en una posición muy difícil porque sólo puedo sanar a uno”.

Yu Gelao no pudo contenerse y dijo, “Santa, si puede salvar a uno de mis hijos, tenga la misericordia de salvar al otro después de ganar la apuesta”.

Gu Xixi frunció sus labios, “¡de ninguna manera, sólo puedo salvar a uno! Gelao, ya que eres su padre, puedes ayudarlos a escoger”.

Yu Gelao estaba mirando a sus dos hijos y estaba luchando para decidir. Finalmente, estaba decidido y señaló con su dedo, “Santa, por favor, salva a Mubai”. Señalo a su hijo menor, Yu Mubai, cuyo poder espiritual era un poco más elevado que su hermano mayor, Yu Muqing.

Los ojos de Yu Mubai se iluminaron, mientras que los ojos de Yu Muqing mostraron una desesperación.

Gu Xixi le dio un vistazo a Gu Xijiu otra vez, con la esperanza de ver alguna vergüenza en el rostro de esa niña, ¡pero quedo decepcionada!

Gu Xijiu estaba allí parada mirando tranquila y su pequeña boca incluso mostraba una débil sonrisa. También parecía haber hecho la vista gorda ante la expresión de los dos niños.

Gu Xixi estaba un poco decepcionada, ¡pero se sentía encantada en su corazón!

Los síntomas de esos dos niños eran extraños, pero tenía la suerte de haber visto casos similares antes y de ver cómo su maestro, Long Siye, trato a sus pacientes. ¡Lo que la hizo aún más feliz era que tenía la medicina para curar la enfermedad en su bolsa de almacenamiento!

Tomo una ligera respiración, ¡iba a ganar esa ronda! Estaba segura de que Gu Xijiu no había visto los mismos síntomas, ¡menos aún que tuviera la medicina para curar la enfermedad!

Sintió el pulso de Yu Mubai por un momento y estuvo aún más segura de su diagnóstico. Al mismo tiempo, sus ojos también brillaron con deleite.

Yu Gelao siguió mirándola y cuando terminó de sentir su pulso, preguntó, “¿cómo está? ¿Qué enfermedad es? ¿Se puede salvar?”

Gu Xixi respondió con indiferencia, “está envenenado con un extraño veneno incoloro e insípido que no se puede detectar. Si no se cura adecuadamente, morirá dentro de medio mes”. ¡Los dos niños fueron envenenados durante catorce días!

En otras palabras, ¡a los dos les quedaba solo un día!

La gente se sorprendió, la voz de Yu Gelao se estremeció aún más, “Santa, deberías ser capaz de curarlo, ¿cierto?”