VVC – Capítulo 1234

0

Capítulo 1234: No creo que tenga nada que comprar


Gu Xijiu no lo dejó mirar. «No está herida. Sólo has roto esa daga”. Su tono era ligero.

Di Fuyi aflojó su aliento. “Esa daga no era lo suficientemente buena. Espera a que regrese y te haré una personalmente – ¡será cien veces mejor que la otra!”

Gu Xijiu no habló. Hay momentos en que la importancia de una cuchilla no reside en su calidad, sino en lo que simboliza.

Gu Xijiu siempre había sido racional y apenas podía entender el momento de ansiedad de Di Fuyi por esa situación, por lo que ya no quería sospechar de él.

Incluso a pesar de que no se había comprometido con él, no había sido fácil para ellos llegar a esta etapa. Gu Xijiu comprendió cuánto se amaba y valoraba a sí mismo; sin embargo, era simplemente un entendimiento – una bolsa de dolor había crecido dentro de su corazón.

Sin embargo, comparada con esta bolsa de dolor, estaba más preocupada por otro asunto. «¿Fuiste una vez el cuñado de esa princesa?»

Los dedos de Di Fuyi se congelaron por un momento. La miró, «¿te preocupa esto?»

¡Qué diablos es esto!

Gu Xijiu fue descarada en su discurso. «Si alguien que no conoces sale de la nada y te llama su cuñada, ¿no te preocuparías?»

Di Fuyi quedó sin palabras.

Reflexionó por un momento antes de responder, «este asunto… no es lo que crees. No me convertí en su cuñado, ya que no estaba comprometido con su hermana… Fue un malentendido que ocurrió hace unos miles de años».

«¿Un malentendido?» Gu Xijiu alzó una ceja.

Estaba claro que Di Fuyi estaba ocultando un secreto. Él suspiró. «Xijiu, le prometí a alguien que nunca más mencionaría ese incidente de nuevo. Además, su hermana ya ha fallecido hace unos pocos miles de años, no es necesario que tengas envidia de ella».

Ahora era el turno de Gu Xijiu de quedarse sin palabras.

Di Fuyi puso su mano sobre la suya. «Muy bien. Querida, el carnaval organizado por las sirenas aquí sólo ocurre una vez al año. Está lleno de cosas buenas e hicimos un gran esfuerzo para llegar hasta aquí – ¡no nos lo perdamos!”

Él la levantó sin siquiera esperar su respuesta. «La razón por la que te traje aquí fue para comprar algunas cosas».

Gu Xijiu estaba un poco desanimada. «No creo que tenga nada que comprar».

Di Fuyi la miró con una sonrisa a medias. «Las cosas que quiero comprar son para una boda. ¿Estás segura de que no tienes nada que comprar?

El corazón de Gu Xijiu saltó.

¿Una boda?

¡¿Así de rápido?!

Respondió inconscientemente, «no hablé de casarme contigo en absoluto…» ¡ellos ni siquiera habían tenido un compromiso formal!

¡Di Fuyi la llevó por la fuerza a su abrazo y la besó sin más dilación!

El beso hizo que su corazón saltara como un rayo y abrumó su cabeza. Le habló sin prisa, «¡¿por qué no intentas hablar acerca de no casarte conmigo otra vez?!»

Con su aliento envolviéndola y su delicioso beso justo ahora causándole un cortocircuito en su cabeza, ella respondió audazmente, «no quiero casarme contigo…»

Antes de que pudiera terminar su oración, Di Fuyi la soltó y la dejó caer. La sorprendió y pensó que aterrizaría en el frío mármol; estaba en contra de sus expectativas cuando descubrió que estaba recostada en un colchón que era tan suave como una nube después de aterrizar.

Di Fuyi presionó su cuerpo contra el de ella y sostuvo ambas manos sobre su cabeza con una de sus manos, mientras que los dedos de su otra mano levantaban la manga de su camisa. Tenía una sonrisa un tanto retorcida jugando con sus labios.

«Cariño, estás probando los límites de mi paciencia…»

Suavemente mordió sus labios con un cálido aliento y peligro en sus ojos. «Cariño, ¿tienes la intención de que te tenga aquí y ahora?»

Ya había diferencias físicas significativas entre los dos, sin mencionar el hecho de que el poder espiritual de Gu Xijiu era mucho menor al suyo. Por tanto, cuando audazmente puso su cuerpo bajo control, ella no podía empujarlo lejos a menos que se le acercara.