Capítulo 123: Dudas que puedas ser falsa


Gu Xixi estaba atónita, “¿Qué?”

Gu Xijiu continuó, “Dijiste en la mansión del general que no todo el mundo es merecedor de ser tratado por tú maestro. En otras palabras, te refieres a que mi estado social es bajo y por tanto no valgo para ser sanada por el Señor Supremo Tianwen. Suena como si fuera una persona mercenaria que sólo busca el favor de los influyentes. Eso es, de hecho, corromper la imagen del Señor Supremo de Tianwen. ¿Puedo preguntar si eso es lo que hacen los discípulos? Por lo tanto, ¡¿me equivoco al dudar de que eres falsa?!”

La gente, “…” todos los que estaban presentes repentinamente sintieron que también estaban cuestionando la identidad de esa Santa después de escuchar lo que Gu Xijiu había dicho…

Incluso Rong Chu, quien había estado considerando a Gu Xixi como una persona muy importante, también estaba siendo convencido y comenzó a mirarla con otra perspectiva.

No es que dudara de la identidad de Gu Xixi, ya que había investigado secretamente su identidad y estaba seguro de que era la Santa Tianwen. Después de todo, su agencia de inteligencia no era inútil y habían verificado minuciosamente a Gu Xixi.

Sin embargo, dudaba si Gu Xixi no era la favorita de su maestro como dijo, de lo contrario habría conocido el estilo de su maestro al practicar medicina.

Gu Xixi estaba en una batalla perdida, pero trató de evitarlo, “me he dedicado a las habilidades medicinales y no me gusta preguntar sobre los asuntos de otras personas. Además, mi maestro trabaja misteriosamente con un perfil bajo y no le gusta contarle a los demás lo que hace, yo… no es algo fuera de lo común si no estoy enterada…”

“¿No es extraño?” Gu Xijiu repitió sarcásticamente, “tal vez no pensarías que es extraño, pero no está mal que un forastero sienta que es algo extraño, ¿cierto?”

Gu Xixi, “…”

Gu Xijiu examinó a través de la audiencia, “¿crees que mis dudas estaban equivocadas?”

Nadie podía negar lo que había dicho, ni siquiera Gu Tianqing y su pandilla, que siempre habían querido estar en desacuerdo con ella.

Los ojos de Gu Xietian se iluminaron y siguieron asintiendo con su cabeza, “¡Tu duda es suficientemente justa! ¡No está mal en absoluto!”

El emperador tosió, “Lo que la Señorita Gu dijo es razonable”.

Como el emperador había dicho eso, el resto también hizo eco por las palabras del emperador.

El hermoso rostro del Maestro Celestial era bastante inexpresivo, pero declaró, “Gu Xijiu ha ganado el caso, basado en ese razonamiento”.

El rostro de Gu Xixi estaba sombrío. Como ya no podía refutar esa razón, gimió, “¡yo soy discípula del clan Tianwen!  ¡Si no me crees, puedes pedirle pruebas al clan Tianwen!”

Shumishi Pei dijo, “no hay necesidad de ninguna prueba, de hecho eres verdadera”.

Gu Xixi se giró para mirar a Tian Jiyue. Este último dijo, “no estamos discutiendo si eres real o no, sino si las dudas de la Señorita Gu son razonables o no. Ahora acaba de demostrar que son razonables”.

¡Muy bien! Gu Xixi ya no quería discutir sobre ese problema. Miró a Gu Xijiu, “incluso si las dudas de la Señorita Gu sobre mi identidad son razonables, ¿cómo pueden justificar que menosprecie mi reputación en el campo de la medicina? Creo que todos ustedes reconocen mis habilidades médicas. ¿Cómo podrían describirse como inútiles?”

Había dos reconocidos médicos imperiales presentes en ese momento y los dos asintieron con su cabeza, “las habilidades médicas de la Santa Gu están a un nivel muy impresionante, bien podría ser reconocida como una experta”.

Gu Xijiu sonrió y dijo con indiferencia, “este mundo también tiene mucha gente reconocida que no es tan buena como se pensaba que era. No me importa lo famosa que seas, sólo estoy diciendo un hecho basado en lo que vi. La Santa Gu estaba sintiendo mi pulso para revisar mi enfermedad antes y dijo que el parche en mi rostro era congénito. ¿Estoy en lo correcto?”

Gu Xixi quedo aturdida. Ella sintió el pulso de Gu Xijiu en la mansión del general principalmente porque dudaba de su identidad.