VVC – Capítulo 1219

0

Capítulo 1219: ¿Qué problemas has creado?


El rey de las sirenas suspiró. «¡Estaba demasiado sorprendido! Es raro verte con una prometida. Desde luego, necesito darte algo bueno. Hagamos esto. Ya que hoy es el festival de las flores, cuando vayas al mercado del festival, puedes obtener tres artículos y grabarlos en mi cuenta…»

Di Fuyi frunció su ceño. «Te he dado siete regalos en el pasado, ¿y ahora sólo me das tres?»

El rey de las sirenas no se opuso a Di Fuyi, pero trató de defenderse. «Solo me diste un regalo por cada esposa con la que me casé. Si quieres obtener más regalos, debes casarte con algunas esposas más…”

Di Fuyi lo miró. «¿Puedes repetir tu oración?»

El rey de las sirenas se estremeció y finalmente accedió. «Muy bien. Como rara vez te casas, puedes comprar cinco artículos a mi cuenta».

Di Fuyi rio. «¡Esto es lo que estaba esperando!» Luego, tiró de la manga de Gu Xijiu. «Vámonos. Te llevaré de compras”.

Gu Xijiu finalmente entendió el propósito por el cual Di Fuyi la trajo aquí. ¡Era para conseguir regalos!

Aunque el rey de las sirenas tenía un rostro de mujer, no era gay. De hecho, se casó con siete esposas. Además de esto, cada vez que se casaba, mostraba a sus esposas frente a Di Fuyi y le pedía un regalo. Al parecer, Di Fuyi le había dado muchos regalos.

Finalmente, él tenía una prometida, así que tuvo que venir y pedir regalos.

Gu Xijiu nunca esperó que Di Fuyi tuviera semejante amigo. Además, Lan Yaoguang parecía conocer su verdadero nombre, por lo que debían haberse conocido por un largo tiempo.

«Hermano Huang, es raro que vengas a visitarme. Tengo algo que discutir contigo”. Lan Yaoguang apareció frente a ellos y bloqueó su salida.

Gu Xijiu estaba sorprendida. Parecía que Lan Yaoguang también tenía una gran habilidad. Aunque ella tenía una vista perfecta, todavía no se dio cuenta de cómo Lan Yaoguang apareció frente a ellos.

Di Fuyi frunció su ceño. «¿Qué problemas has creado?»

Lan Yaoguang se veía tenso. «No, no he creado ningún problema durante miles de años. Sin embargo, tengo algunos problemas que requieren tu atención. ¿Puedes seguirme a mi estudio para que pueda contarte a detalle?”

Sonaba muy serio. Parecía que de hecho había algo importante para discutir. Sin embargo, sólo invitó a Di Fuyi.

Afortunadamente, el rey de las sirenas estaba muy bien organizado. Ordenó que una de sus concubinas favorecidas acompañará a Gu Xijiu a visitar el jardín.

Di Fuyi reflexionó por un tiempo y luego estuvo de acuerdo con él. Después de decirle algunas palabras a Gu Xijiu, siguió a Lan Yaoguang al estudio.

El jardín del palacio de las sirenas era diferente de aquellos en el continente. Tenían corales como árboles y conchas de tortugas marinas como caminos. Largas cintas de seda se mecían en el suelo junto con muchas flores diferentes que Gu Xijiu nunca había visto antes.

A las sirenas les gustaban las cosas por ser complicadas. Todo lo que construían era muy exquisito. Incluso las plantas y los árboles tenían formas diferentes. Gu Xijiu disfrutó viendo todos estos escenarios únicos.

La concubina que sirvió a Gu Xijiu también era una gran belleza. Cuando acompañó a Gu Xijiu a su lado, trató de explicarle todo sobre el jardín. Ocasionalmente intentaba preguntar sobre los antecedentes de Gu Xijiu, pero ella la evitó y no respondió.

¡De la conversación con esta concubina, Gu Xijiu supo que Di Fuyi había sido amigo de Lan Yaoguang durante al menos 6000 años!

Lan Yaoguang era un hombre muy romántico. Siempre decía que las damas estaban hechas de agua, por lo que tenían que ser tratadas lo más gentilmente posible.

La forma en que trataba a las damas era casarse con ellas cada vez que conocía a alguien que realmente le agradara. Una vez que se enamoraba de una dama, la mimaría como una gema preciosa. Él le daría cualquier cosa mientras ella lo pidiera. Sin embargo, cada dama con la que se casó sólo lo amaría por menos de 1000 años. Una vez que ya no se sintiera interesado, encontraría un nuevo objetivo.