VVC – Capítulo 1212

0

Capítulo 1212: Crisis en la Transferencia de Almas 3


Gu Xijiu no se negó y asintió. “¡Muy bien!”

Estudió la droga todo el día en la sala médica de Di Fuyi. Después de eso, concluyó que de acuerdo con los componentes de la droga, la inyección no era venenosa. En cambio, era beneficiosa para su cuerpo. No sólo ayudaba a nutrir el cuerpo, sino que también podía separar el alma de uno cuando estaba dormido. La eficacia fue la misma que Long Siye le había explicado.

Long Siye le dijo que Long Fan se había metido con su actual cuerpo clonado para que no pudiera regresar a su cuerpo original. El cuerpo clonado era actualmente un contenedor de su alma que potencialmente podía atrapar su alma. La inyección, por otro lado, era la clave para desbloquear el contenedor del alma para que pudiera regresar con éxito a su cuerpo original.

Gu Xijiu se sintió aliviada cuando descubrió que Long Siye era sincero. Sin embargo, Di Fuyi había intentado tirar de su pierna. «Los componentes de la inyección te quitarán la vida. Después de que tu alma abandone este cuerpo, nadie sabría dónde podría esconder tu alma. Yo tampoco estoy equivocado».

Gu Xijiu estaba frustrada. «El cuerpo clonado que él creó ha sido destruido. Tú eres quien me dijo que descubriste el clon dentro del volcán activo. ¿Dónde más podría esconder mi alma? Es imposible dejarme sólo como un alma, ¿cierto?”

Di Fuyi respondió tranquilamente, «todo es posible».

Gu Xijiu lo miró fijamente. «Siempre dices que soy muy precavida con los demás. Parece que también eres lo mismo y siempre estás pensando desde una perspectiva negativa».

«He sufrido una vez y he aprendido mi lección. Xijiu, tengo que tener mucho cuidado con cualquier cosa relacionada contigo. Si nuevamente vuelves a sufrir un accidente, es posible que no pueda salvarte otra vez».

Gu Xijiu permaneció en silencio.

Pensó en el hecho de que Di Fuyi había arriesgado su vida para salvarla y finalmente dejó de discutir con él. Miró su rostro pálido y le preguntó, «¿cómo está tu lesión?»

Di Fuyi la miró con tristeza. «Finalmente recordaste que estoy herido. Es hora de que aplique mi medicina”. Le arrojó una botella y luego se recostó en la única cama de la sala médica.

Gu Xijiu quedo sin palabras.

Las heridas en Di Fuyi habían mejorado bastante. La mayoría se habían recuperado y sólo quedaban cicatrices. Era una señal de que estaba curándose.

Gu Xijiu ya no estaba enojada después de ver sus heridas. Recordó sus sacrificios por ella. Se sentó frente a él y lo ayudó a aplicar la medicina como él le solicitó. No pudo evitar preguntarle «¿por qué no te aplicaste el medicamento antes cuando estaba meditando durante los últimos tres días?»

Di Fuyi cerró ligeramente sus ojos. Él disfrutaba ser servido por ella. «Estaba teniendo un tiempo serio de meditación. No comí, no me moví y no hablé, desde luego, tampoco aplique el medicamento».

Gu Xijiu suspiró. «Podrías haberlo aplicado justo después de que terminaste tu meditación».

«¡Lo primero que hice después de terminar mi meditación fue buscarte!» Di Fuyi no sonaba muy feliz. «Afortunadamente me presenté aquí a tiempo. De lo contrario, puede que ya no me estuvieras hablando…”

Gu Xijiu permaneció en silencio por un momento antes de que responder, «quizás te habrías reunido con mi cuerpo original. No veo un problema con la droga de Long Siye».

«Nunca sabes. No juzgues un libro por su portada. Bebé, todavía eres demasiado joven para entender eso”. «Di Fuyi no abrió sus ojos.

Gu Xijiu ya no quería discutir este tema con él. No habría un final de la discusión incluso si siguieran.

Secretamente se decidió. Cuando tuviera algo de tiempo libre, iría a recoger los ingredientes necesarios para refinar este medicamento de Long Siye y luego lo probaría en animales.

«Bueno, no lo discutamos más. Deberías saber intercambiar cuerpos, ¿cierto? ¿Por qué no lo haces por mí?”