Capítulo 119: Está bien no apostar en ello…


De su narración, no había nada personal, y fue imparcial. Cuando terminó su declaración, todos estaban impresionados.

Incluso el quisquilloso Rong Chu se quedó sin palabras. Tian Jiyue escaneó a la multitud, “¿es lo que dijo el príncipe, toda la verdad? ¿Alguno de ustedes tiene algo más que agregar?”

La audiencia sacudió sus cabezas.

La multitud presente todavía estaba en la oscuridad sobre la agenda oculta, pero ahora que habían escuchado lo que Rong Jialuo dijo, habrían sacudido su cabeza en lo profundo de sus corazones.

Sin embargo, esos eran sólo chismes infantiles, incluso la Santa Tianwen comenzó a ponerse un poco más seria. Incluso se preguntó cuál era el propósito de comenzar la batalla.

Pero no estaban de acuerdo con Gu Xijiu, porque sus afirmaciones no concordaban con las de la Santa Tianwen, diciendo que su técnica de curación era terrible e incluso sospechaba que era una impostora…

Gu Xixi siempre había tenido un alto perfil, por lo que había gente entre la multitud que la reconocía, sabiendo que era la verdadera Santa Tianwen.

Con respecto al dominio de su técnica de curación, la audiencia no lo dudaba, ya que se había transmitido desde los antepasados de Tianwen – los únicos a través de toda la tierra.

Todos los mejores doctores en cada país que fueron a verla tendrían que honrarla con el título “Santa” e algunos incluso la llamarían maestra.

¡A menos que Gu Xijiu pudiera probar que la técnica de curación de Gu Xixi era realmente terrible, no podría ganar ese caso!

¿Cómo podría una jovencita tener algo que pudiera convencer a los demás?

¡Al parecer su lengua sería cortada!

La audiencia miró a Gu Xijiu con un rastro de lástima.

La niña ya era desafortunada, nunca hubieran pensado que podría empeorar.

Algunos de la audiencia miraron a Gu Xixi, hubo una sensación de desacuerdo, sintiendo que ese caso había sido exagerado.

Tian Jiyue dirigió su mirada hacia Gu Xijiu con un par de ojos fríos, “¿estás segura de que vas a apostar en esta ronda? Dado que estoy aquí como juez, naturalmente, también voy a juzgar por mí mismo”, sonaron las últimas palabras fríamente.

Gu Xietian estaba nervioso. Estaba genuinamente preocupado por su hija, especialmente después de escuchar lo que Tian Jiyue dijo. Sintió algunos movimientos, por lo que se preparó y dijo, “Ministro, esas fueron las palabras de una niña, está bien que no apueste…”

“¡Apostare!”, dijo Gu Xijiu calmadamente, interrumpiendo lo que Gu Xietian iba a decir.

“¡Xiao Jiu!”, Gu Xietian comenzó a volverse ansioso, el sudor estaba goteando de su frente.

La mirada de Tian Jiyue se detuvo en Gu Xijiu por un momento y se alejó sin emoción, antes de mirar a Gu Xixi, “¿Y tú?”

El rostro de Gu Xixi parecía frio. Dijo con frialdad, “no quiero discutir con ella, pero está difamando el nombre de la Santa. Difamar mi nombre sería lo mismo que difamar a todos los maestros y antepasados. ¡Eso es algo que absolutamente no tolere!”

“No hay necesidad de hablar más. Santa, ¿estás apostando contra esta joven?” Tian Jiyue la interrumpió, su voz fue clara y tranquila, incluso monótona, pero Gu Xixi podía sentir el rastro de sarcasmo del ministro.

Frente a un ministro, Gu Xixi se sintió un poco nerviosa. Mordisqueando sus labios, sus ojos escanearon a Gu Xijiu y habló con descontento, finalmente dando un paso atrás, “viendo que todavía era una niña, si se postra 18 veces, se abofetea 100 veces, y dice “me equivoqué” 100 veces, tal vez puedo perdonarla en esta ocasión”.

Sus condiciones fueron viciosas, pero era mucho mejor que los términos de la apuesta. El público no pudo evitar mirar a Gu Xijiu.

Gu Xietian dio un paso al frente, listo para aceptar el castigo en nombre de su hija.