Capítulo 118: Hermoso hasta el punto de ser desesperante


El Maestro You tenía un rostro severo y él era quien priorizaba la justicia. Los casos juzgados por él no tenían lugar para negociaciones…

Mientras el Emperador estaba sumido en sus pensamientos, repentinamente se escucharon sonidos claros de niños anunciando desde afuera, “el Maestro You ha llegado”.

Se escucharon ruidos de pequeñas pláticas, pero en ese momento se callaron instantáneamente y todos se pusieron de pie al unísono…

El sonido de los pasos podía escucharse desde la escalera. Los primeros dos niños entraron sosteniendo una polvorienta estatua de Buda en sus brazos, mientras que los siguientes dos niños se pararon firmemente a cada lado de la puerta y fue entonces cuando apareció la figura de un hombre.

Allí, estaba un hombre de pie vistiendo una túnica negra tan oscura como la noche, con su cabeza adornada con una simple horquilla de jade negro. Su rostro lucía ligeramente pálido, con largas cejas, pupilas oscuras como la noche y labios pálidos como la luna creciente. Entre sus cejas, había un lunar rojo brillante. Su postura era recta como el tronco de un árbol y su belleza estaba más allá de las palabras.

Caminó lentamente. No había viento en ese piso en ese momento, pero su ropa seguía fluyendo como las olas del océano.

¡Hermoso!

Esa era la única palabra que apareció en la cabeza de todos. Todo su cuerpo emitía un tipo de aura que hacía que todos sintieran como si les hubieran salpicado agua fría en el rostro, casi sofocándolos.

El corazón de Gu Xijiu se sacudió un poco, como si el Reino Feixing estuviera produciendo hombres guapos en masa. ¡Más y más hombres hermosos aparecieron uno tras otro!

Entre todos los hombres apuestos que ella había conocido, el hombre frente a sus ojos parecía de ensueño, era el más brillante de todos.

Ni siquiera sabía por qué de pronto recordó la estatua de jade que vio antes en la cueva, tal vez la belleza de la estatua había tocado su corazón. Si esa estatua de jade fuera una persona real, habría sido la belleza número uno del mundo. Hermoso hasta el punto de ser desesperante…

Ella sacudió ligeramente su cabeza, ¡la estatua de jade era increíblemente hermosa! No podía haber posibilidad de que una persona real que luciera así. De lo contrario, todas las mujeres en el mundo se habrían vuelto locas por él.

“Xiao Cang, ¿cuál es el nombre del Maestro You?” Gu Xijiu usó sus poderes telepáticos para comunicarse con la Piedra del Firmamento en su muñeca.

“Tian Jiyue”.

¡Semejante nombre tan inusual! A pesar de lo genial que sonaba ese nombre, correspondía completamente a la imagen de un ministro, Gu Xijiu así lo sentía en su corazón.

“Tuve algunos asuntos que atender, es por eso que llegué un poco tarde”, dijo Tian Jiyue, quien enfrentó al Emperador y alzo sus manos uniendo ambas palmas juntas frente a su pecho. Su voz sonaba profunda, pero tan clara como el cristal.

El gesto que hizo era para personas del mismo estado, a diferencia de otros ministros que necesitaban arrodillarse tres veces y postrarse nueve veces.

El Emperador parecía estar acostumbrado. Rio, “No es tarde, no es tarde. Ministro, por favor tome asiento”.

“Gracias, Emperador.” Tian Jiyue asintió con su cabeza ligeramente, mientras se sentaba en el primer asiento del juez.

Él tenía claro que no lo saludaría junto con los otros ministros. Alzo sus mangas, mientras un pincel y piedra de tinta se presentaban ante él.

Un niño colocó un pedazo de papel y talló la piedra de tinta. En el momento en que levantó el pincel, su mirada se posó en Rong Jialuo, “Príncipe, ¿atestiguaste todo el incidente? Por favor, declara lo que sucedió, ¿sobre quién apostaste?”

Le dio un vistazo a la audiencia, “si lo que él dice no es verdad, pueden señalarlo más tarde”.

Rong Chu no se sentía bien, sin embargo, después de escuchar la mitad, decidió permanecer en silencio. En ese momento muchos ojos estaban mirando y todos escuchaban, Rong Jialuo no se atrevería a mentir delante de todos.

Rong Jialuo decidió no mentir. De hecho, él ilustró todo el incidente exactamente cómo ocurrió.

Su habilidad al memorizar era impresionante, ya que incluso repitió la conversación de unas pocas personas sin perder ni una palabra – sin agregar ni dejar fuera ni una sola palabra.