Capítulo 117: ¿Él estaba preocupado por su prometida?


Él miró a las hermanas a su lado. Bajo semejante ocasión, todas ellas estaban nerviosas.

A pesar de que trataron muy duro de calmarse, todavía parecían ansiosas e inquietas, a excepción de Gu Tianqing, que se comportaba bien. El resto de ellas eran encantadoras pero se alteraban fácilmente.

El emperador estaba acostumbrado a todas las variedades de bellezas y naturalmente, desarrolló una inmunidad en contra de ellas. Independientemente de cuán hermosa fuera la chica, él se acostumbraría y nunca se sentiría conmovido.

Pero en ese momento, cuando vio a Gu Xijiu su corazón tembló un poco. ¡Esa chica era especial!

¡Emanaba un aura donde la amenaza acechaba!

Era atractiva incluso cuando simplemente estaba sentada por sí sola. Lo que era similar a su madre Luo Xinglan…

El emperador y Luo Xinglan se conocieron antes. Aquel año, cuando el emperador estaba llevando a cabo una investigación clandestina, casi fue asesinado. Fue gracias a la heroína Luo Xinglan que él sobrevivió. Se enamoró de ella, pero se fue rápidamente después del rescate. Él ni siquiera sabía su nombre.

Finalmente fue informado de su nombre. ¡Cuando estaba a punto de proponerle matrimonio, se enteró de que estaba enamorada de un pobre vagabundo y se fugó con él a pesar de la desaprobación de su familia!

Estaba deprimido, pero no había nada que pudiera hacer.

Él era un emperador talentoso e inteligente. Por el bien de Luo Xinglan, estaba dispuesto a dejar atrás los rencores pasados, reclutando a ese pobre vagabundo y promoviéndolo en su carrera hasta que se convirtiera en un gran general…

En el fondo del emperador, él tenía un punto débil hacia Luo Xinglan. Admiraba a su personaje.

Incluso estaba preocupado por su hija. Cuando Gu Xijiu nació, el emperador arregló abruptamente un matrimonio entre ella y su hijo…

Lo que sucedió después estaba más allá de su predicción. Luo Xinglan se suicidó saltando por un precipicio cuando Gu Xijiu tenía un año. Y cuando cumplió tres años, le diagnosticaron un tipo de cuerpo débil e incluso se desarrollaron erupciones. Finalmente se convirtió en la broma de todo el Reino Feixing y había hecho que el matrimonio fuera una vergüenza…

El emperador miró a su hijo Rong Yan. Estaba sentado solo, sosteniendo una taza con dedos pálidos, estaba nervioso por algo. Estaba hacia Gu Xijiu y ocasionalmente la miraba secretamente…

El emperador resopló silenciosamente con indignación. Desde que se forjó el matrimonio, a ese mocoso le gustaba hacer ruidos en frente de él por la desesperación de recibir basura y lo había hecho arrepentirse completamente.

Ahora parecía que él no era del todo frío con Gu Xijiu.

¿Estaba preocupado por su prometida?

Tenía todos los motivos para preocuparse. Si Gu Xijiu perdía la apuesta, no sólo no podría casarse con Rong Yan, sino que tendía que cortarse la lengua…

¡Tal apuesta era demasiado cruel para una joven!

El Emperador miró a Gu Xixi con cierto fastidio. Esa Santa Tianwen era hermosa, vestía una túnica blanca como las hadas de los Nueve Cielos la cual era divina y elegante.

El emperador quedó impresionado cuando la conoció por primera vez. Pero ese hermoso rostro no tenía emociones en todo el tiempo, como una escultura de hielo sin vida que carecía de vitalidad. Uno se sentiría cansado después de una larga mirada hacia ella.

¿No era verdad que los médicos trataban a sus pacientes como si fueran sus propios hijos?

La Santa Tianwen estaba furiosa porque había sido tratada así por una niña como está lo hizo. Estaba extrañamente molesta…

Esa apuesta no era favorable para Gu Xijiu. El emperador estaba preocupado por la joven dama. Tal vez si ella perdiera, ¿él suplicaría por ella con sus poderes?