VVC – Capítulo 1154

0

Capítulo 1154: Infidelidad 3


¡El Gran Señor nunca se ha preocupado por nuestras vidas, pero Anciano Long siempre nos da prioridad! Después de todo, hay más de 300 personas en este palacio subterráneo. Si alguien el exterior nos atacará, sería un asunto serio…»

El hombre que habló era, de hecho, uno de los rehenes que fueron capturados por Di Fuyi durante esa ocasión. Los otros estuvieron de acuerdo contigo. “Si, tiene razón. Incluso aunque es conveniente para nosotros el que nos vayamos, nuevamente nos veríamos obligados a pasar por el proceso de investigación cuando regresemos. Podríamos estar encerrados en el cuarto oscuro por algunos días…»

«No vayas mencionando al Gran Señor. Al Señor nunca le ha importado este lugar desde el inicio. La mayoría de la gente aquí obedece al Anciano Long, así que todavía necesitamos escucharlo».

Todo el mundo continuó luchando y muy pronto el lugar se volvió muy concurrido.

La expresión facial de Long Fan cambió. Llegó a la escena y dijo, «¡silencio! ¡¿Qué clase de tonterías estás diciendo?!»

Después de eso, rápidamente se dirigió a un área cercana y se inclinó. «¡Mi Gran Señor!»

Mo Zhao salió desde detrás de un pilar. Ambas partes detuvieron la pelea en cuanto vieron a los dos hombres respetados.

Mo Zhao se burló. «Al parecer mi orden no es tan poderosa como la del Anciano Long”, aunque lo dijo con una sonrisa, sus ojos mostraban ira.

Long Fan permaneció en silencio. No se atrevió a decir nada en ese momento y continuó disculpándose. Al mismo tiempo, le pidió a su gente que permitiera que los subordinados de Mo Zhao se marcharan y regañó a los ayudantes que se habían quejado del Gran Señor. Incluso los castigó golpeándolos 80 veces con una barra de hierro.

Mo Zhao no dijo nada y lo observó en silencio.

Después de que terminó de castigar a sus subordinados, Mo Zhao miró fijamente a los dos individuos quienes se habían quejado de él. «Anciano Long, tienes un corazón demasiado bueno. Si un día me traicionaran, me temo que el Anciano Long no los matará».

Insinuaba que el castigo que Long Fan les había dado a sus subordinados era demasiado ligero. Este se sintió impotente y por eso mató a los dos ayudantes como advertencia para los demás.

Mo Zhao sonrió suavemente. Le dio una palmadita en el hombro a Long Fan y lo elogió, «Long Fan, sabía que eras mi seguidor más leal».

Entonces miró fijamente a los subordinados que estaban a punto de ser ejecutados y dijo suavemente, «¿cómo se atreven a hablar del Anciano Long y de mí? Sospecho que intentaban dañar nuestra relación. Sería demasiado fácil para ellos morir de esta manera…»

Agitó su manga y lanzó varios rayos de luz de colores en su dirección. La brillante luz rodeó a las pocas personas que habían sido atadas. El sonido de gente gritando en agonía se podía escuchar desde dentro de la luz y poco después, la sangre salpicó en todas direcciones. También se vieron varias sombras saliendo desde el interior de la luz.

Las sombras eran, de hecho, las almas de los individuos que Mo Zhao había ejecutado. Él volvió a agitar su manga y las sombras desaparecieron inmediatamente.

Su acción había asustado a todos en la escena. Inconscientemente retrocedieron unos pasos. Mo Zhao se giró y vio a Long Fan quien se veía pálido. “Anciano Long, ¿tienes alguna objeción de la forma en que los maneje?”

Long Fan no se atrevió a dar su opinión. Sólo podía estar de acuerdo y dijo que era un proceso justo.

Mo Zhao miró a través de la multitud y preguntó, «¿han reconocido finalmente quién es el verdadero maestro en este palacio?»

«¡Mi Gran Señor!»

«¡Desde luego eres tú!» Incontables personas respondieron.

Mo Zhao sólo se marchó una vez que quedó satisfecho con sus respuestas.

Long Fan se sintió decepcionado al ver que Mo Zhao se marchaba. Al principio, había querido preguntarle a Mo Zhao sobre sus intenciones de enviar algunas personas. Sin embargo, no pudo preguntarle.

Asustaba a su maestro cuando alguien más tenía una alta autoridad. Ahora era el caso de Long Fan.

Mo Zhao había pasado tantos años en el palacio. Había aprendido todos los métodos crueles para manejar a sus subordinados del Emperador Xuan y ahora los había aplicado frente a él.

Sin embargo, no le haría nada, ya que todavía lo necesitaba.