Capítulo 115: ¿Entonces a quién tienes en mente?


Semejante apuesta era ridículamente grande, aunque cada uno de ellos tenía sus propias intenciones, todos sudaban de nerviosismo.

Gu Xietian apretó su puño. Aunque admiraba el coraje de su hija, le preocupaba todavía más su seguridad.

Había tantos testigos presentes, si su hija perdiera la apuesta. ¿Era el castigo demasiado miserable de soportar?

Incluso si su hija era razonable, podrían tratar de negarlo.

No importaba cómo lo viera, ¡las posibilidades de su hija de ganar eran insignificantes!

Estaba tan nervioso que las gotas de sudor burbujeaban en su cabeza.

“Muy bien, ya que la apuesta se ha establecido, Sexta Dama de Gu, ¡¿podrías presentar tu razonamiento ahora?!” Rong Chu la apuro.

Por el otro lado, Gu Xijiu no tenía prisa. Se sentó en una silla, “¿Por qué tanta prisa? Dado que la apuesta es tan grande, necesitaremos de un tercero neutral como testigo”.

Rong Chu estaba ardiendo de irá, “¿me estás diciendo que ninguno de nosotros aquí es adecuado para ser testigo?”

Gu Xijiu casualmente golpeó la mesa, “un testigo tiene que ser neutral hacia ambos lados”. Le dio un vistazo a la multitud, “considerando que todos los presentes son mis parientes o los tuyos. Sólo la Tía Gu es una tercera persona aquí, pero ella también es una iniciadora, por ello naturalmente, no es elegible para ser un testigo”.

Rong Chu estaba visiblemente furioso. ¡Esa niña fea frente a él era escandalosamente descarada!

“¿A quién tienes en mente entonces?”

Gu Xijiu se giró hacia Rong Jialuo, “Mi príncipe, ¿qué figura en nuestro reino es la más justa y no teme a ningún poder ni a ninguna secta?”

Rong Jialuo le lanzó una mirada y respondió casi sin pensar: “el Maestro Celestial, You y Zuo cumplirían tus criterios”.

Rong Chu se burló, “¿honestamente piensas que los Maestros Celestiales aceptaran tu petición tan fácilmente? Ellos ni siquiera tienen miedo de la autoridad del emperador. Incluso si padre emperador quiere encontrarse con ellos, tiene que hacerlo de una manera muy sincera. ¿Cómo pueden esos funcionarios de alto rango estar de acuerdo en ser testigos de semejantes asuntos frívolos?”

Rong Jialuo respondió tranquilamente, “puedo intentar invitar al Maestro Celestial You”. Se volvió hacia el sirviente junto a él y le dio instrucciones junto a un documento. Ese sirviente después se retiró rápidamente.

Todos ensancharon sus ojos con sorpresa por lo que acababan de ver.

Los personajes más misteriosos y fuertes del Reino Feixing no eran otros que Maestros Celestiales You y Zuo. Nunca aparecían en ningún lugar, pero una vez que lo hicieron, levantaban un alboroto entre todos los que los rodeaban.

A ambos nunca les importó la política. El Maestro Celestial Zuo estaba a cargo de controlar las acciones de los emperadores y transmitir los mensajes de los dioses para la humanidad. No había noticias que pudieran escapar de él.

El Maestro Celestial You estaba a cargo de controlar los signos de las estrellas, la armonía, la fe, invocar la lluvia y deshacerse del mal – similar a un primer ministro.

El Maestro Celestial Zuo tenía un paradero críptico. Nadie sabía de dónde venía, ni a dónde iba.

El Maestro You, por él otro lado, residía en el Palacio del Brillo de Estrellas y nunca salía con facilidad. Tomaría grandes obstáculos para que un plebeyo se reuniera con él.

Gu Xietian trabajó en el palacio durante mucho tiempo, pero sólo vio al Maestro Celestial Zuo una vez. Además, fue desde lejos y él no pudo siquiera distinguir su apariencia, ya que llevaba una máscara…

En cuanto al Maestro Celestial You, Gu Xietian tuvo la suerte de encontrarse con él dos veces, aunque desde muy lejos, cuando él Maestro Celestial You estaba en la plataforma de Plegarias a la Lluvia, mientras que él estaba debajo de esta liderando soldados para hacer guardia.

Los dos Maestros Celestiales nunca socializaban con nadie en el gobierno. Incluso si el emperador hubiera querido encontrarse con ellos, tendría que decir ‘por favor’. Y ya fuera o no que los Maestros Celestiales estuvieran de acuerdo con tales peticiones, eso estaba completamente a la altura de su estado de ánimo.

Entonces, ¿podría el príncipe ligeramente debilitado invitar realmente a uno de los Maestros Celestiales?

Nadie lo creía, pero esa incredulidad sólo duró una hora.

El sirviente de Rong Jialuo regresó en un segundo, “Mi príncipe, el Maestro Celestial You accedió a ser un testigo, pero todos aquí deben estar presentes en el Wan Xing Lou”.